POLICIALES

"Si mi hijo robó tendría que haber ido preso, pero lo mataron y de eso no se vuelve"

Los padres de Diego Quiroga García, uno de los asaltantes perseguidos y asesinados por un conductor, contaron la triste vida de su hijo y la pesadilla que pasan.

Miércoles 14 de Abril de 2021

“Me compadezco de esa madre. Yo tuve que ir a ver a mi hijo preso y sé lo que está sintiendo, sé por lo que está pasando. Yo tuve que ir a la cárcel pero ahora mi hijo ya no está más. A lo mejor murió como quería. También es cierto que a mi hijo un muchacho lo condenó a muerte por un robo y ahora ya no lo tengo”. Secos por el sufrimiento pero con ganas de descargarse, de hablar, de contar su difícil vida, Mónica y Alberto relataron la verdad sobre “su” Diego, uno de los dos asaltantes arrollados por Diego Pablo C. el pasado jueves en una vereda del barrio de Fisherton cuando al mando de una camioneta Chvrolet S-10, y tras ser víctima de un robo, los persiguió seis cuadras y los arrolló sin piedad. Las víctimas de ese atropello fatal fueron Diego Nicolás Quiroga García, de 25 años, y Luciano Escudero, de 29.

Casi con palabras calcadas, Alberto recordó que su hijo “hacía dos años había salido de prisión y desde entonces trabajaba conmigo como fletero, me ayudaba con el camión con el que hago mudanzas y fletes. Por eso no se merecía este final, aplastado en una vereda como un perro. Yo sé lo que es ir a ver a un hijo a la cárcel. Levantarte a la mañana, viajar, soportar las requisas y verlo encerrado después de que con mi esposa luchamos toda la vida para que no llegara a eso. El tuvo errores, fue un delincuente, pero lo pagó en la prisión. Ahora que se encargue la Justicia de lo que hizo este otro pibe y su familia tendrá que sufrir lo mismo que sufrimos nosotros, aunque con una gran diferencia, ellos seguirán viéndolo cada vez que puedan y yo voy a tener que ir al cementerio sin poder verle la cara a Diego porque está enterrado”.

La angustia por la que pasan Alberto y Mónica se profundiza día a día. Dicen que están “amenazados” por allegados al conductor de la camioneta que mató a su hijo. Ambos coinciden y afirman: “Por las redes nos dicen cosas terribles, incluso llegaron a sostener que a mi hijo lo hicieron picadillo, que van a venir a mi casa a instalarse y buscar venganza. Y nosotros somos gente que hizo todo lo que pudo para sacar a dos hijos de la calle, pero siempre nos dieron la espalda. Los quisimos internar y la Justicia siempre nos dio la espalda”, dijo la mujer.

>> Leer más: Lo asaltaron, persiguió con su camioneta a los ladrones, los atropelló y mató a uno

“¿Sabés la cantidad de veces que pedí que mi hijo estuviera preso? ¿Sabés la cantidad de veces que le pedí a Dios que lo sacara de la calle? Porque lo quería vivo, y ya no lo tengo más. Por nosotros nadie se compadece, nadie hizo nada”, agregó Mónica, la madre de Diego Nicolás Quiroga García.Y Alberto completó: “Luchamos por cada uno de nuestros hijos desde que eran chiquitos. Siempre les quisimos dar una buena vida. Pero con dos de ellos no pudimos. Diego desde chico tuvo problemas de adicciones, malas juntas...hicimos todo lo que pudimos y estuvo a nuestro alcance para sacarlo de allí”.

Los Quiroga García son una familia de laburantes que vive en una de las zonas empobrecidas del barrio Ludueña. Una pareja con 40 años en el barrio, conocidos por todos los vecinos del lugar. Una pareja que tuvo cuatro hijos de los cuales dos tuvieron conflictos con la ley. Uno de ellos está preso pagando tras las rejas una condena por un asalto. El otro era Diego, que hace dos años salió tras estar preso por robar un celular.

diegojq4.jpg
Diego Nicolás Quiroga García tenía 25 años y fue uno de los jóvenes que murió en la persecución.

Diego Nicolás Quiroga García tenía 25 años y fue uno de los jóvenes que murió en la persecución.

“Nosotros no vivimos de los robos de nuestros hijos. Somos trabajadores. Yo trabajo en una empresa de limpieza desde hace diez años. Mi marido tiene un camión de mudanzas tras quedarse en la calle en 2001 cuando en medio de la crisis lo despidieron de una empresa de colectivos. Somos personas que hicieron todo lo que tuvieron a su alcance para rescatar a sus hijos de la calle. Nadie nos ayudó”, explicó Mónica. “Y hoy el menor de nuestros chicos no puede ir a la escuela porque a él también lo amenazan por las redes sociales y tiene miedo”, agregó Alberto que, remarcó: “El fin de semana anterior a que todo esto pasara estaba con sus amigos en la esquina y le robaron el celular. No reaccionó porque siempre le digo que no lo haga. Un celular se vuelve a comprar, la vida no”.

>> Leer más: Entre el homicidio simple y la legítima defensa, un debate tras el doble homicidio de Fisherton

“No sabemos qué fue lo que le pasó por la cabeza a Diego. El salió en 2019 tras estar preso dos años por una condena por el robo de un celular. Después de eso empezó a trabajar como peón con el camión de flete de mi marido. Nosotros no sabíamos nada de todo ésto”, relató la mujer. Consultada sobre si conocían a Luciano Escudero, el otro hombre arrollado junto a su hijo, respondió tajante: “En esta casa está prohibida la junta”. Dejando claro que a su casa ese muchacho jamás había entrado.

La charla con Mónica y Alberto arrancó desde el “no queremos hablar”, pero era tanto el dolor contenido que no pudieron evitar contar su realidad. La Capital también buscó a los familiares de Luciano José “Tito” Escudero, el otro muchacho asesinado en el caso, pero la dirección que consta en los archivos policiales es inexistente y los vecinos de Ludueña, en inmediaciones de Solís al 500 bis, dijeron no conocerlo. Si se supo que es una familia de bien, de trabajo, alejada de todo conflicto penal y con otro hijo que es empleado de comercio. Pero como a los Quiroga García, Luciano se les escapó de las manos.

El jueves 8 de abril, alrededor de las 16.30 y cuando una tormenta comenzó a descargar agua sobre la ciudad, Diego Pablo C. fue asaltado frente a la casa de sus padres, en Amuchástegui al 600, por al menos dos hombres que se conducían en una moto. Para la acusación en manos del fiscal Patricio Saldutti esos hombres eran Escudero y Quiroga García. La defensa de Diego Pablo C. indicó que los motociclistas lo encañonaron con un revólver, le rompieron una de las ventanillas, le quitaron una mochila en la que llevaba unos 2 mil pesos y 2 mil dólares y realizaron tres disparos al aire en forma intimidatoria, incidente que aún está bajo investigación tras la supuesta aparición de un tercer ladrón.

Tras el supuesto robo los motociclistas huyeron y Diego Pablo C. persiguió a los dos hombres a lo largo de unas seis cuadras hasta que en la esquina de Juez Zuviría y Navarro la moto subió a la vereda y la camioneta hizo lo mismo. Un desgarrador video muestra como ese vehículo pesado los atropella y los pasa por arriba hasta que termina estrellándose contra un árbol. Quiroga García quedó debajo de la Chevrolet S-10 y fue el primero en morir. Escudero falleció al día siguiente.

>> Leer más: Fisherton marchó bajo la lluvia por la libertad de quien mató a dos delincuentes y por mayor seguridad

Los pesquisas consignaron que en la escena del doble homicidio se encontró una pistola calibre 9 milímetros con parte de un cargador que coincide con otra parte que se encontró en el lugar del robo, en calle Amuchástegui, junto a proyectiles intactos. La secuencia del robo a Diego Pablo C., la persecución y el doble homicidio fue registrada por 19 cámaras de videovigilancia de las cuales hasta ayer solo habían sido relevadas tres. Desde el día posterior al hecho la familia de Diego C. denunció públicamente que eran víctimas de amenazas y eso motivó que el padre del detenido debiera mudarse de la casa frente a la que ocurrió el atraco inicial.

Tras ello hubo dos multitudinarias manifestaciones: una, el sábado bajo la lluvia desde Eva Perón y Wilde hasta el puente de Circunvalación y Eva Perón; la otra, el domingo en la explanada del Centro de Justicia Penal. Esa mañana Diego Pablo C. fue imputado por doble homicidio simple. El juez Román Lanzón hizo lugar al pedido de prisión preventiva del fiscal y estableció un plazo de 60 días.

“A nosotros nos amenazaron desde el minuto cero. Nuestros vecinos vienen y nos cuentan lo que ponen en los perfiles de redes sociales que han abierto pidiendo Justicia por Diego y Liberen a Diego. Han colgado fotos de mi marido con el camión pidiendo que nadie lo contrate porque es el padre de un delincuente; de mi hijo de 16 años, que padece discapacidad; amenazaron de muerte a mi nieta, que no puede ir a trabajar; a nosotros mismos, que dicen que nos van a venir a buscar. Nosotros no podemos vender nuestra casa e irnos. Es lo único que tenemos”, contó Mónica.

>> Leer más: La evidencia colectada hasta el momento deja en prisión por dos meses al joven que mató a ladrones

“Para nosotros esto terminó acá. No vamos a ser querellantes. A nuestro hijo no lo tenemos más y tenemos que proteger a los que nos quedan. Insisto con lo que te digo: compadezco a la madre de ese muchacho. La cárcel es la ley de la selva. Todo tienen un precio y todo se paga. Es la jungla. Hoy mi hijo preso está más drogado estando detenido que cuando estaba en la calle. Mi otro hijo está muerto. Descansa en paz. Nosotros ahora nos tenemos que preocupar por los que tenemos vivos. La justicia por mano propia lo único que genera es un círculo vicioso de mierda que nos mancha a todos. La otra familia tiene a alguien a quien ver en la cárcel. Nosotros no. A Diego lo vamos a ver al cementerio de Ybarlucea”, dijo la mujer.

Alberto, mientras la escuchaba asentía con la cabeza y agregó: “Yo manejé toda mi vida. Fui colectivero, tuve una chata, manejo camión y veo el video en el cual mataron a mi hijo y ninguna persona puede hacer lo que hizo este muchacho. Subió a toda velocidad a la vereda hasta pasarlos por arriba con la chata..me gustaría saber a qué velocidad iba. ¿Y si de alguna casa salía alguien? También lo mataba. ¿Vos me vas a decir que en seis cuadras no tuvo tiempo de pensar lo que estaba haciendo? ¿Ya que dicen que el padre fue hasta la comisaría, por qué no llamó al 911 y les empezó a decir por donde iba persiguiendo la moto para que aparezcan los patrulleros y los agarren? No...prefirió hacer justicia por las de él y ahora lo tiene que pagar con la cárcel”.

El hombre, a medida que sus ojos se enrojecían por el dolor contenido, dijo que apenas se enteró de lo ocurrido fue hasta el lugar donde su hijo yacía muerto. “Estuve cinco horas en la vereda de enfrente viendo a mi hijo abajo de las ruedas de la camioneta. No me dejaban ni acercar...cinco horas hasta que llegó la mortera y se lo llevó. Y encima la empresa privada a la que hace 40 años le pago por los servicios sociales de mi familia no me quiso dar la cobertura del velatorio y el sepelio porque mi hijo murió en un hecho delictivo. ¿Qué tiene que ver eso? Tuve que poner un peso arriba del otro para poder enterrarlo y ahora le voy a hacer un juicio para recuperar esa plata. Pasé cuatro días sin comer ni dormir hasta que me dieron el cuerpo y puede darle el último adiós”.

>> Leer más: "Está abatido", dijo el padre del joven que atropelló y mató a dos ladrones

“Hablan de una mochila con plata que mi hijo habría robado pero la mochila quedó tirada al lado de la camioneta. ¿Quién se la robó al que conducía? Y te digo más...hay un testigo que asegura que el arma que apareció en el lugar donde atropellaron y mataron a mi hijo la tiraron ahí. No sé quién fue, si la policía o alguna otra persona, pero la tiraron”.

“Ahora no quiero saber más nada. Que la Justicia determine si fue un robo o no. Si mi hijo tenía que estar preso lo hubiese estado, pero lo mataron y eso es mucho peor que robar. No quiero ver más noticieros, no quiero leer más nada, mi mujer está deprimida, muy mal, que se haga justicia”, concluyó el hombre.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario