POLICIALES

Lo asaltaron, persiguió con su camioneta a los ladrones, los atropelló y mató a uno

Ocurrió en Navarro y Juez Zuviría. Uno de los asaltantes quedó bajo las ruedas del vehículo y su compañero malherido. El conductor de la chata quedó detenido.

Viernes 09 de Abril de 2021

Un joven de 25 años murió atropellado ayer a la tarde por el conductor de una camioneta a quien minutos antes había asaltado junto con un cómplice y a bordo de una moto en la zona oeste de la ciudad. El robo, que en principio fue cometido a mano armada, ocurrió frente a la casa de la familia del muchacho que no dudó en perseguir al mando de una camioneta Chevrolet S-10 a los ladrones que escapaban en la moto. A toda velocidad transitaron unos 600 metros hasta llegar al cruce de Navarro y Juez Zuviría, donde ambos vehículos subieron a la vereda y se produjo la mortal colisión que derivó en la muerte de Diego Nicolás Quiroga García.

El otro ocupante de la moto, un joven de 29 años identificado como Luciano E., de 29 años, sufrió diversos golpes por los cuales fue trasladado al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (Heca) donde al cierre de esta edición estaba internado fuera de peligro y en calidad de detenido. También quedó apresado Diego Pablo C., de 25 años y conductor de la camioneta que provocó la fatal persecución, a la espera de una imputación de la cual hasta anoche no se sabía bajo qué figura podría efectuarse.

La investigación del trágico episodio está en manos del fiscal de Homicidos Dolosos Patricio Saldutti. En la escena del crimen se secuestró un arma de fuego calibre 9 milímetros que sería de los asaltantes y una mochila que, se dijo oficialmente, tenía una suma de dinero cercana a los 2 mil pesos y 2 mil dólares y que supuestamente le habían robado a Diego C.

>> Leer más: Quedó en libertad el policía que mató a uno de los ladrones que lo asaltaron en Arijón al 1400

Desde un primer momento el episodio presentó algunas aristas confusas que conducían a un dato indubitable: Quiroga había muerto arrollado por una camioneta sobre la vereda de Juez Zuviría al 200 y el vehículo terminó estampado contra un árbol. Sin embargo, en la escena del hecho podían escucharse varias versiones. Primero trascendió que el conductor de la Chevrolet S-10 había sido asaltado a la salida de un banco, después alguien refirió que se trataba de una financiera.

Incluso no faltó, por el lado de la víctima, alguien que indicara que los muchachos atropellados estaban sentados en el cordón de la vereda y que por una razón desconocida se había suscitado una discusión con el conductor de la camioneta que los atropelló. Esa versión ponía en escena a una tercera persona junto con los motociclistas embestidos.

La confusión podía crecer si se atendía a la versión de un hombre que dijo haber sido testigo ocular de lo ocurrido y afirmó que el conductor de la camioneta era el perseguido por los ladrones en moto y el que al llegar a la esquina del hecho, al verse amenazado y ante la inminencia de un asalto, decidió embestir a los ladrones. En ese marco, dominado por la lluvia intermitente y la desesperada congoja de los familiares del joven muerto, algún vecino refirió haber escuchado algún disparo, versión desmentida por el fiscal en el lugar del episodio. Las versiones inconsistentes incluso aparecieron en forma de partes policiales que confundían los nombres de los protagonistas.

>> Leer más: Jubilado mata a balazos a dos de los tres delincuentes que lo asaltaron en Florencio Varela

La llegada a la escena del fiscal Saldutti permitió tener al menos una versión inicial que si bien deberá corroborarse en varios de sus detalles permitió establecer la mecánica de lo sucedido en dos secuencias a partir de las 16.30. La primera fue un asalto, al parecer a mano armada, en Amuchástegui al 600, a unas seis cuadras de donde ocurrió el mortal choque. En ese lugar, donde vivirían familiares de Diego C., este joven fue asaltado a mano armada por los ocupantes de una moto Honda Titán roja y sin patente que le arrebataron una mochila con dinero.

Hasta anoche no se sabía si el muchacho asaltado estaba a bordo de la camioneta o si fue abordado en la vereda. Como sea, la víctima del robo comenzó a perseguir a los ladrones al volante de la camioneta gris. Al cierre de esta edición todavía no se había establecido si hubo algún disparo de arma de fuego en la escena del atraco, ni tampoco el trayecto de la persecución que se esperaba reconstruir con testimonios e imágenes de cámaras de la zona.

Lo cierto es que en algún momento ambos vehículos circulaban por Juez Zuviría cuando, apenas cruzando Navarro, los vehículos subieron a la vereda este sin dimensionar las posibles consecuencias de ese gesto. ¿Qué pasaba si alguien salía en ese momento de su vivienda? Apenas unos metros alcanzaron a recorrer la moto y la camioneta cuando, según la versión inicial, el mayor de los vehículos embistió al rodado menor y arrolló a sus dos ocupantes. Quiroga murió en el lugar bajo las ruedas de la Chevrolet mientras que Luciano E. sufrió politraumatismos con pérdida de conocimiento.

Dos elementos que darían por cierta la versión del robo inicial fueron los hallazgos en el lugar de una pistola calibre 9 milímetros y una mochila con alrededor de 2.000 pesos y 2.000 dólares.

>> Leer más: Un policía mató a un adolescente de 15 años que le quiso robar

Una versión indicaba que, apenas ocurrido el fatal incidente, el conductor de la camioneta bajó y fue corriendo hasta la comisaría 17ª, situada a menos de 200 metros. Sin embargo un parte policial sostuvo que a las 16.40 ingresó a esa seccional un hombre a dar cuenta de que su hijo acababa de ser asaltado en Amuchástegui al 600 y que había salido a perseguir a los ladrones.

Los policías salieron a ver qué había ocurrido y a una cuadra de la seccional se toparon con la escena del trágico choque: la camioneta estampada contra un árbol, debajo del vehículo el cuerpo de Quiroga, a centímetros Luciano E. tendido sobre el piso y la moto en la que iban tumbada sobre el cordón.

Por lo que pudo saberse, tanto el joven muerto como el herido están domiciliados en barrio Ludueña. Y si bien en el lugar se hablaba de que tenían antecedentes delictivos eso no fue confirmado por los investigadores.

En este marco, el fiscal Saldutti esperará para las próximas horas los resultados de algunas medidas para terminar de establecer la mecánica tanto del asalto como de la posterior persecución y embestida mortal. Por lo pronto ordenó que permanecieran detenidos el presunto asaltante lesionado y el conductor homicida a la espera de terminar de redondear la información que le permita formular las respectivas imputaciones.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario