Información General

El momento en que una manada de 70 orcas acorralan y devoran a una cría de ballena azul

Un grupo de turistas presenciaron la trágica batalla entre las orcas y una ballena azul gigante en aguas de la bahía de Bremer, sudoeste de Australia.

Martes 13 de Abril de 2021

El océano es siempre un lugar de sorpresas. Episodios de supervivencia épicos y grandes batallas entre las criaturas que lo habitan suelen entregar escenas fascinantes. Las orcas encabezan la lista de los animales más peligrosos y feroces: pueden pesar más de cinco toneladas y medir hasta nueve metros, lo que las convierten en una letal amenaza para otros habitantes de las aguas profundas. Así quedó demostrado hace unos días cuando un grupo de estos cetáceos acorralaron y devoraron a una cría de ballena azul.

La lucha entre las orcas y la ballena azul tuvo lugar en las costas de Australia, frente a un grupo de turistas. Las personas presenciaron cada minuto de la batalla por la supervivencia y grabaron el trágico final de una de las especies animales más grandes del mundo.

En las imágenes que compartió Whale Watch, una compañía turística de las costas australianas, se aprecia cómo las orcas cazan a la ballena azul gigante durante más de dos hora hasta conseguir dejarla sin fuerzas y devorarla.

Bremer Orca Blue Whale Hunt

Así fue la persecución de la ballena azul

Whale Watch relata en su sitio web que la primera media hora sólo se acercaron a la ballena azul unas cuantas orcas. Incluso pareció que la ballena estaba ganando la batalla. Sin embargo, la táctica de las orcas cambió y en cuestión de minutos un 70 ejemplares la acorralaron a golpearla con sus colas.

La líder de las orcas se movió hacia el flanco inferior de la ballena y empezó a morderla, lo que provocó que ésta levantara su enorme pedúnculo hacia el cielo. "Toda la familia de las orcas puso el peso de su cuerpo sobre la ballena para que no pudiera defenderse, vimos el momento en que dio su último aliento y luego desapareció", indicó Jemma Sharp, de Whale Watch. El momento final fue desgarrador, ya que al ser derribada una de las aletas de la ballena azul se deslizó bajo la superficie: sería la última vez que los turistas verían al animal.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario