El Mundo

El dictador norcoreano amenaza con "apretar el botón nuclear"

Kim Jong-Un agregó que ordenó "la producción masiva de armas atómicas" durante el mensaje de fin de año. Preocupación regional

Martes 02 de Enero de 2018

El dictador norcoreano Kim Jong-Un, ordenó aumentar la producción de cabezas nucleares y misiles, en un mensaje de Año Nuevo poco imbuido del espíritu de paz propio de la fecha. Kim también envió un mensaje bien directo a Estados Unidos, su máximo enemigo: "El botón nuclear está siempre sobre mi mesa".

Pyongyang intensificó en 2017 sus programas nuclear y balístico, a pesar de las múltiples sanciones de la ONU y de las respuestas de EEUU a su retórica amenazante. A diferencia de otras potencias nucleares, Kim Jong-un recurre repetidamente a las amenazas nucleares directas, y no solo contra EEUU sino contra sus vecinos asiáticos: Corea del Sur, Japón y Australia. A todas ellos ha amenazado aniquilarlas con sus armas nucleares.

Kim Jong-Un presidió en septiembre el sexto ensayo nuclear norcoreano, el más potente hasta la fecha y que se consideró realizado con un arma termonuclear, mucho más poderosa y avanzada que las bombas atómicas que había utilizado anteriormente. El dictador comunista, que también supervisó en 2017 ensayos de misiles intercontinentales (ICBM), afirmó que su país es capaz de golpear el territorio de Estados Unidos y se haconvertido en un Estado nuclear. En ambos asuntos, misiles de largo alcance y armas presuntamente termonucleares, Norcorea dio en 2017 saltos cualitativos que muy pocos países han logrado. "Debemos producir masivamente cabezas nucleares y misiles balísticos y acelerar su despliegue", declaró Kim en su discurso anual a la nación. Esta ambición explícita de Kim es en sí una anomalía: las otras ocho potencias nucleares existentes se reservan todo lo posible sus planes, programas y avances. Y utilizan un lenguaje diplomático para referise al siempre delicado asunto del arsenal nuclear. Por lo demás, es dudoso hasta qué punto Norcorea tiene capacidad para producir armas nucleares en manera masiva. Los expertos lo dudan y creen que la producción es de pocas unidades, incluso en este momento. Las restricciones y sanciones internacionales han empeorado inevitablemente las perspectivas del programa nuclear norcoreano, aunque es claro que en pocos años ha dado pasos adelante decisivos tanto en materia de misiles como de armas nucleares.

Sospechas sobre el programa

Muchos sospechan que semejante avance en uno de los países más pobres del planeta no puede ser puramente local: debe haber alguna potencia extranjera proveyendo diseños y materiales a Pyongyang. China, la única aliada que tiene Norcorea en el mundo, es la primera sospechosa. China usa habitualmente a Norcorea para desestabilizar a sus adversarios estratégicos, tanto regionales _Corea del Sur y Japón_, como a Estados Unidos. Pero claramente Kim ha exagerado y se ha salido del control de China,por lo que esta ha apoyado las sanciones impuestas por la ONU.

Corea del Norte "puede afrontar cualquier amenaza nuclear de Estados Unidos, dispone de una fuerza de disuasión fuerte y capaz de impedir que Estados Unidos juegue con fuego", declaró Kim. "El botón nuclear siempre está en mi mesa. No es chantaje, sino la realidad", añadió, como si no estuviera formulando una amenaza de ataque nuclear.

Pero tampoco faltan críticas y falta de responsabilidad en la Casa Blanca de Donald Trump. Este "es increíblemente desestabilizante y claramente imprevisible", declaró el ex jefe del Estado Mayor Mike Mullen al canal ABC. Mullen cubrió su cargo bajo los presidentes Obama y Bush."Actualmente se está más cerca de lo que nunca hemos estado de una guerra nuclear con Corea del Norte y en esa región", dijo Cullen. "Y no veo las oportunidades para resolver esto de manera diplomática", añadió. Trump respondes recordando que bajo el general Mullen y los presidentes anteriores se permitió que Norcorea desarrollara sus armas nucleares sin obstáculos.

La comunidad internacional multiplicó las sanciones contra Corea del Norte, con tres nuevas rondas el año pasado. La semana pasada, el Consejo de Seguridad de la ONU volvió a endurecer las sanciones con medidas relativas al petróleo y los trabajadores norcoreanos en el extranjero.

Esta resolución, como las anteriores, fue adoptada con el apoyo de China, el único aliado y socio económico de Corea del Norte. China posee poder de veto en el Consejo de Seguridad.

Pero las múltiples medidas de represalia no parecen minar la determinación de Pyongyang, al menos de manera evidente.

Antes de cualquier diálogo, Corea del Norte quiere que Estados Unidos la reconozca como Estado nuclear. Washington siempre ha dicho que no aceptará una Corea del Norte nuclear y que Pyongyang debe tomar medidas concretas de desnuclearización antes de cualquier inicio de negociación. En ese estado de bloqueo se halla la crisis, que se ha acelerado con la llegada al poder de Kim-Jong-Un. Dirige el país desde la muerte de su padre en diciembre de 2011.

vecino. Surcoreanos observan en Seúl al dictador norteño lanzar sus amenazas nucleares por la TV.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario