Edición Impresa

Los jóvenes gays y el VIH/Sida

Dentro de nuestras preocupaciones actuales está el escandaloso crecimiento de las nuevas infecciones del VIH/Sida en el colectivo de jóvenes gays, fruto de muchos factores, pero la falta de campañas...

Martes 02 de Septiembre de 2014

Dentro de nuestras preocupaciones actuales está el escandaloso crecimiento de las nuevas infecciones del VIH/Sida en el colectivo de jóvenes gays, fruto de muchos factores, pero la falta de campañas de prevención desde hace años es fundamental. Eso sí, lo que abunda es la oferta de tratamientos con medicamentos con el consiguiente beneficio de las compañías farmacéuticas extranjeras. ¿Dónde está la Dirección Nacional de Sida? ¿Dónde está el programa provincial de Sida en esta emergencia? Porque si piensan estúpida y homofóbicamente que estas infecciones no importan porque son gays, todos sabemos que más tarde o más temprano desborda las fronteras del colectivo. ¿Dónde está el gobierno nacional y popular en este momento crítico? Por qué para exhibir el matrimonio igualitario como logro propio (que dicho sea de paso no es verdad) o exhibir la bandera del arcoiris en las manifestaciones oficialistas está siempre listo, pero para resolver esta emergencia a la que se suma la necesidad de crear puestos de trabajo legítimos para las trans, el Estado nacional y popular que puede hacerlo está ausente. ¿Dónde está el gobierno provincial de “Santa Fe avanza” con un Programa Provincial de Sida raquítico e inmóvil, con sus autodenominadas mesas de diálogo con la diversidad sexual de la provincia que nunca se logró nada. Este año apenas nos reunimos una vez, con la ley de educación sexual integral implementada tímidamente con idas y vueltas a pesar de ser aprobada en el 2006. ¿Dónde están la Federación Argentina de Lesbianas, Gays y Trans y la Comunidad Homosexual Argentina (CHA) con sede en Buenos Aires que se autoarrogan la representatividad del colectivo de la diversidad sexual argentino? ¿Dónde están cuando hay que golpear las puertas de los ministerios? Porque para aparecer en cámaras y entregar premios por el canal oficial (que entre otras cosas da la sensación a final de lucha y que además con ese dinero se podrían hacer miles de cosas para el bienestar de lesbianas, gays y trans) están siempre prontos y sonrientes. ¿Dónde están para que de una vez por todas se modifique la ley antidiscriminatoria? En esta provincia y en muchas otras estamos de pie poniéndole el pecho al VIH y a la discriminación. Jamás podrán callarnos.

Guillermo Lovagnini

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario