Edición Impresa

Intervención urbana o falta de respeto

En el marco de una intervención artística, el edificio de Oroño y Pellegrini luce pintado de negro. El blog de "Ampliación" del Museo Municipal J. B. Castagnino ofrece una explicación sobre esta modificación: "Pintar el Castagnino de negro es un...

Jueves 04 de Septiembre de 2014

En el marco de una intervención artística, el edificio de Oroño y Pellegrini luce pintado de negro. El blog de "Ampliación" del Museo Municipal J. B. Castagnino ofrece una explicación sobre esta modificación: "Pintar el Castagnino de negro es un llamado de atención, aquí hay un museo, aquí pasan cosas…pintar sobre la piedra, representación ancestral que nos provee de imágenes…". Pintar sobre una pared, sobre una piedra puede ser. Pero el soporte para esta acción puntual es una obra de arquitectura que configura una alta expresión del patrimonio edilicio de nuestra ciudad y como tal debe ser preservado. Este edificio, el primero proyectado para museo en nuestro país, es el resultado de un concurso ganado por el arquitecto rosarino Hilarión Hernández Larguía y su socio Juan Newton, inaugurado en 1937. Fue donación de Rosa Tiscornia de Castagnino en memoria de su hijo, mecenas y coleccionista de arte. Su volumen compacto, prisma depurado y sintético en piedra Paris, ubicado estratégicamente, se ha convertido en un hito ciudadano del patrimonio cultural, derecho fundamental de los rosarinos. Es como si pintaran el Louvre o la National Gallery.

Graciela Schmidt

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario