Central

Leonardo Gil: "Bauza nos hizo creer en su sistema de juego"

El volante canalla también le confesó a Ovación: "Tenemos orden y vamos a mejorar el juego". El Colo viene siendo pieza esencial en el esquema táctico del Central único puntero.

Martes 21 de Agosto de 2018

Leonardo Gil está ensamblado a la perfección en Central. Su punzante pegada se tornó en una especie de bisturí en la mano de un cirujano a la hora de las jugadas de pelota parada. "Ahora siento que estoy más maduro. También busco ser preciso porque en cada práctica me quedo entrenando centros o tiros libres. Trato de superarme en el día a día", expresó el Colo en el inicio del mano a mano que ayer le concedió a Ovación, una vez que se oficializó que el canalla pasó a liderar de manera solitaria la Superliga tras la derrota de Boca y el empate de Unión. "Bauza nos hizo creer en su sistema y además nos inculca paciencia para ganar los partidos", acotó el volante. "Más allá de que estamos arriba, también es cierto que todo esto recién empieza. Pero igualmente es lindo saber que los resultados están apareciendo por el trabajo y el esfuerzo que venimos haciendo desde hace varias semanas", remarcó el dinámico mediocampista antes de bucear en diversos temas del universo Central.

¿Cómo cerrás el fin de semana sabiendo que quedaron como únicos punteros?

Muy bien, pero a la vez con mucha tranquilidad porque todavía falta mucho por recorrer. Recién estamos creciendo como equipo. Lo bueno es que estamos sumando puntos y eso es algo muy positivo. Dios quiera que sigamos así, pero también sabemos que cada vez se pondrá más difícil todo porque el fútbol argentino es muy duro.

¿Te sorprende el inicio que tuvo el equipo?

No sé si esa es la palabra para definir este presente, porque en realidad nos teníamos mucha fe todos. A eso le agrego que llegó un entrenador como Bauza que le dio mucha jerarquía al equipo y a la institución. El Patón además nos hizo creer en su sistema y forma de juego, así que es lindo ver que los resultaron van a apareciendo de entrada porque eso te genera además mayor confianza.

¿Qué cosas les pide Bauza más allá de ese orden defensivo que reclama en todo momento?

Ser inteligentes. Porque a la hora de jugar, en el fútbol argentino es muy complejo poder ganar tres o cuatro a cero. Ya no se ven mucho esos resultados. Lo más importante es que tengamos orden y que luego estemos tranquilos con la pelota. Que tratemos de atacar cuando se pueda y ser inteligentes a la hora de hacerlo porque cada rival es diferente.

¿Con esto querer decir que el Patón les frenó la ansiedad por querer hacer un gol de entrada?

En parte sí porque cuando te desesperás de entrada la podés pasar mal luego. El Patón nos inculca paciencia, porque tenemos noventa minutos para ganar un partido. Por eso tenemos que ser ordenados antes que nada. Si tenés eso, lo otro llega, porque tenemos jugadores de gran jerarquía que pueden convertir de un momento a otro.

¿La cuestión esencial sería entonces que no les conviertan y luego ver si pueden hacerlo ustedes?

En parte es así. Porque si no tenés orden, no podés pretender ganar después o atacar de manera más prolija. Hay que saber cuándo es el momento.

¿Y qué función te pide el entrenador, porque seguís demostrando que sos muy importante a la hora de la pelota parada?

Por suerte tengo esa confianza. También trabajo para ganármela porque siempre me quedo en las prácticas para mejorar algunas cuestiones puntuales. Por suerte pude asistir a Caruzzo en el gol ante Banfield y a Fernando (Zampedri) contra Talleres. Aunque lo primero que me pide el técnico es que esté bien parado entre los zagueros centrales, porque soy la primera rueda de auxilio. La idea es que siempre esté atento y es una función que voy tomándole el punto porque en mi carrera la había hecho muy poco. Pero Bauza me está dando mucha confianza y eso ayuda a que esté mejor y pueda rendir. Hasta ahora viene saliendo todo bien, pero siento que puedo seguir creciendo como jugador.

¿En qué punto específico te benefició la llegada de Bauza, pese a que pidió un volante central?

En el aspecto de la motivación. Porque es un lindo desafío saber que llegó un nuevo entrenador y debés demostrarle en el día a día que puede contar con vos. Si bien es verdad que llegó un compañero que juega en el medio, también es cierto que vino para sumar y eso es lo más importante. Acá queremos lo mejor para Central. Todos queremos jugar, pero tenemos la semana para demostrar que podemos hacerlo. Luego hay que rendir en los partidos, por cierto. Pero la competencia interna es buena y motivadora porque le permite a uno seguir creciendo y mejorando en cada instante.

¿Cómo viviste ese período en el cual se hablaba mucho de la llegada de un volante, que en definitiva es una competencia directa para vos?

Bien porque es normal que lleguen jugadores en cada temporada. A eso le sumo que pensé en mejorar y en demostrar que puedo jugar en Central. Que me puedo superar. No tenía sentido gastar energía pensando en tal o cual cosa. Hay que trabajar y de uno depende qué hacer en cada entrenamiento. Lo primordial es brindarme al ciento por ciento. En cada club me entrego al máximo y siempre trato de superarme.

Sí lo pusiste en aprietos porque venís marcando la diferencia con el juego y la precisión en la pegada.

Sí, pero también sé que no puedo quedarme con eso. Debo ser más ordenado y más completo para darle calidad al equipo. Luego el entrenador decide quién juega o no.

Desde afuera se percibe que Ortigoza te brinda muchas indicaciones. ¿Eso te ayuda para lograr el nivel que venís demostrando?

En parte sí porque Néstor es un jugador de mucha clase y siempre trata de ayudarme. También es muy importante el aporte que recibo de Caruzzo y Marco (Ruben). Mirá qué apellidos nombro, por algo son lo que son como jugadores. Ellos me ayudan muchísimo y seguro que parte de mi presente es porque ellos me dan muchas cosas, sea en las prácticas como en los partidos.

¿Qué te genera saber que muchos consideran que Central tiene al mejor lanzador de la Superliga?

Mucha alegría porque es un lindo reconocimiento y hasta una especie de elogio si se quiere. Pero también busco ser preciso porque en cada práctica me quedo entrenando centros o tiros libres. Trato de superarme en realidad. No soy perfecto pero trato de ser un jugador más completo.

¿Cómo te definirías ahora entonces?

Creo que soy más completo. Siento que maduré mucho en este último tiempo. Tengo más orden y termino mejor los partidos. Y eso es porque escucho a los entrenadores y compañeros cuando me marcan las cosas. Me adapté y estoy más consolidado en lo que es el mundo Central.

¿Es un presente perfecto?

Es muy bueno. De hecho, ganamos los dos partidos que jugamos y eso nos permite encarar el compromiso que tendremos el próximo domingo contra San Martín de Tucumán, que a la vez no será nada fácil.

Pero ustedes están punteros.

Sí, y es algo muy lindo. Pero esto recién empieza.

¿Y cómo imaginás el Gigante el domingo teniendo en cuenta que la gente espera que llegue ese día?

Con un marco imponente como ante Banfield o cada vez que jugamos en el Gigante. La gente siempre acompaña, de eso no caben dudas. Todos queremos lo mejor y considero que es un privilegio estar en Central y disfrutar de nuestra gente.

¿Cómo se hace para frenar la ansiedad de los hinchas, quienes ya están gastando a cuenta y no les interesa que recién se jugaron solo dos fechas. Ellos miran que están punteros?

Y está bien porque soñar no cuesta nada e ilusionarse es gratis. Lo más lindo que puede tener una persona es que sueñe. Lógico que en este caso somos nosotros quienes debemos mantener los pies sobre la tierra, porque sabemos perfectamente que recién jugamos dos fechas y nos queda un largo recorrido por hacer. Pero más allá de todo, este equipo tiene mucha responsabilidad y compromiso.

¿Por ahí la presión la absorbe Bauza por ser un técnico de nivel y que conoce como pocos la idiosincrasia del club?

Seguro, porque el Patón es un técnico reconocido a nivel mundial. A eso le sumo lo que es para Central. Tenerlo como entrenador hace que el futbolista salga a la cancha a jugar con mayor tranquilidad. Es un placer tenerlo y por eso hay que aprovecharlo para aprender más en el día a día.

¿Sentís que Central puede mejorar desde el juego, porque el equipo no seduce pese a que desde lo numérico viene obteniendo resultados perfectos?

Seguro. Pero cada equipo tiene un estilo y una ideología. Por eso el fútbol es un deporte tan lindo y amplio. Eso hace que nadie sea dueño de la verdad. Se puede jugar bien o ser más ordenado pero el equipo irá mejorando no sólo desde el juego sino en todos los puntos, porque el fútbol te obliga a hacerlo permanentemente. Aunque lo más importante es que lo que nos pide el técnico ya lo tenemos.

¿Qué es lo que tienen?

El orden. Esa fue la primera indicación que nos dio el técnico, como también ser un equipo comprometido. Y creo que Central está demostrando ser ordenado y que cree en lo que está haciendo. Y desde el juego vamos a mejorar porque tenemos un plantel con mucha jerarquía. De eso no tengo ninguna duda.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario