La región

Son mellizas, nacieron distanciadas, pero vivirán unidas para siempre

Los alumbramientos se dieron con 40 kilómetros y una hora de diferencia. Hoy están internadas en un hospital rosarino en buen estado de salud.

Domingo 02 de Agosto de 2020

Josefina y Amelia son mellizas, pero nacieron a más de 40 kilómetros de distancia una de la otra y con más de una hora de diferencia. La primera nació en el Samco de Cañada Rosquín. La segunda en El Trébol. Ambas por parto natural, pese al traslado. Hoy están en el Hospital Roque Sáenz Peña, en Rosario. Recuperando peso porque nacieron con un estado de prematurez tardío (apenas más de ocho meses de gestación), internadas junto a su mamá Leonila Acosta, de 30 años. Todo esto se dio en medio de la pandemia que azota a la región, el país y el mundo entero. Hace 51 años sucedió algo similar, con dos niñas nacidas en Colonia Castelar, también del departamento San Jorge, y su hermana a 35 km, en la limítrofe y cordobesa San Francisco: son Maricel y Elisabet Aranda, que nacieron el 30 de septiembre de 1968 cuando su madre Estela Cassol esperaba solo un varón y dio a luz a las mellizas.

Lo vivido debió ser similar, con la diferencia de más de 50 años y adelantos médicos notorios. Si hasta es difícil de entender que hoy un nacimiento atravesara dos localidades y para mayores controles estar en una tercera como es Rosario. Ni hablar por este momento atravesado por la pandemia del coronavirus. Es cierto que Cañada Rosquín y El Trébol no tienen casos positivos, pero Rosario sí y permanecer en los hospitales es complicado por la posibilidad de contagios. Lo bueno es que las chicas están bien, evolucionando con la mamá al lado.

"En mis años de ejercicio profesional, nunca había visto una situación así. Y no por el tiempo transcurrido entre un nacimiento y el otro, sino por la distancia que separó a los dos alumbramientos, algo verdaderamente inusual". Con estas palabras el director del Hospital Roque Sáenz Peña de Rosario, Matías Vidal, se refirió al extraordinario caso de las mellizas Josefina, que nació con 1,9 kg, y la más "remolona" Amelia, con 2,2 kilos.

La primera nació en el Samco de Cañada Rosquín. Pero las cosas se complicaron en el trabajo de parto y Amelia recién vio la luz en El Trébol, también por parto natural, aunque los profesionales del primer centro médico previeron que podría necesitarse una cesárea y resolvieron el traslado. En ese viaje dentro del vientre de su madre, como incubadora natural, a la espera del final feliz.

"Está claro que los médicos detectaron alguna anomalía que mereció el traslado. Puede interpretarse como un riesgo, pero las cosas salieron como tenían que salir", argumentó el director del hospital rosarino.

Vidal dijo en diálogo con La Capital que las bebés se encuentran en el sector "Mabe" (Madre y Bebé) del hospital Roque Sáenz Peña. Ahora los profesionales trabajan en lo que es la recuperación del peso de las prematuras, que no presentan otras contrariedades. "Algunos bebés prematuros suelen nacer con dificultades respiratorias o afecciones de otra naturaleza, pero éste no fue el caso", reveló el profesional. "Es una internación más bien protocolar, para asegurarnos una buena evolución y la recuperación del peso, que tampoco fue tan bajo", indicó.

"Es normal que cuando nacen mellizos se respeten los tiempos que tienen los bebés para nacer, pero lo que se hace es esperar que ocurra en la misma maternidad", explicó el doctor para enseguida justificar a la médica del Samco de Cañada Rosquín, quien "evidentemente no se quedó tranquila y evaluó la posibilidad de que la madre fuera sometida a una cesárea. Amelia se hizo esperar, nació cuando quiso", bromeó, ya con los buenos resultados a la vista tras el nacimiento de las hermanitas de Jazmín (11 años) y Simón (de 3).

Toda esta movida necesitó de la colaboración de muchos actores que intervinieron para que todo terminara con un final feliz. Primero estuvo el respaldo del Samco de Cañada Rosquín y de los Bomberos de esa localidad que prestaron su ambulancia para trasladar a la primera bebé. También las autoridades de María Susana y de San Jorge pusieron a disposición los vehículos equipados para que se pudiera llevar adelante el traslado de la mamá y sus mellizas a Rosario: la rosquinense Josefina y la trebolense Amelia.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS