Edición Impresa

El Rally Dakar levanta denuncias y críticas en Perú, Chile y Argentina

Científicos y ambientalistas exigen severos estudios sobre los daños que provoca en los biosistemas el paso de los pesados rodados. Afirman que la carrera goza de impunidad para avasallar derechos.  

Lunes 07 de Enero de 2013

Quisquiri es una comunidad de 80 familias que se recuesta sobre la ruta 52, 4 kilómetros al norte de la jujeña Purmamarca. Por ese caserío de adobe levantado a metros de la banquina irrumpirá el 11 de enero la larga y ruidosa caravana del rally que vendrá de Chile por el paso de Jama.

"Las comunidades temían al impacto de la competencia y las autoridades dicen que lo han informado. Pero el ruido que producen espantará a vicuñas, guanacos y a toda la fauna de la zona", dice Pablo Trenque, técnico arqueólogo del Centro de Interpretación del Mundo Andino. Sobre el clima en la zona, indica: "Algunos esperan lograr ventas con el turismo, ya que la primera base de la carrera en Argentina es El Moreno, cerca de las Salinas y a dos horas de nuestra ciudad. De todas formas hubo conflictos entre los funcionarios y por eso el recorrido no llegó más al norte en la Quebrada". De todas formas indica que "parece anecdótico que se permita que un rally cruce la quebrada de Humahuaca, declarada en 2003 Patrimonio cultural y natural de la humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco)", dice Trenque. En tanto, el gobierno jujeño, otorgó a 50 comuneros, comerciantes y artesanos un subsidio para emprendimientos de apoyo y servicio a la carrera en la zona.

Ecosistemas débiles. Desde la catamarqueña Tinogasta, el profesor Luis Taborda señala: "Pasan los años y el Rally en la región se toma como algo normal, hasta aparecen réplicas lugareñas cuando se van los corredores. Vemos chicos en motos grandes y cuatriciclos corriendo de aquí para allá en los médanos, les gusta quemar combustible y competir en quién tiene el rodado más grande. No se piensa en ecosistemas que como los médanos son muy débiles, parece que vale el «hago lo que tengo ganas», todo es reflejo de esa carrera que carece de objetivos educativos".

"Como siempre, en Fiambalá, 50 kilómetros al norte de Tinogasta ,los corredores pasan la noche y el 17 parten por la ruta nacional 60 rumbo al paso San Francisco ( 6.465 metros sobre el nivel del mar) para entrar por Copiapó, Chile", advierte el escritor y docente del Instituto de Estudios Superiores de Tinogasta.

"El paso del valle de los médanos, de unos 50 por 20 kilómetros, les encanta. Pero son médanos muy grandes acumulados por vientos de todos los tiempos. No les importa el daño, no lo ven. Pero los cauces de agua que bajan desde la cordillera, cuando llegan a la zona se pierden bajo las arenas y reaparecen para formar el valle del Abaucán, el río principal, nutrido con esos hilos de agua", explica Taborda.

"Los rodados aplastan arena y cortan los cauces, mientras la fauna cambia de hábitat por el movimiento y estruendo que provoca la carrera. Además hay zonas de yacimientos arqueológicos que ni han sido aún registradas y protegidas en la zona de los volcanes Seismiles. Existen intereses económicos en la carrera y es bueno que haya mayor turismo, pero debe también se lo debe controlar ", indicó a La Capital.

"Esos rodados son muy exclusivos y requieren de una gran inversión. Pero hay otras alternativas saludables para recorrer la zona: caminatas, bicicletas o caballos. Pero es una invasión de niños bien, ricos y autosuficientes. Es un tsunami, vienen muy rápido, aplastan todo y se van. Experimentan una competencia de riesgo y adrenalina, no les interesa la cultura y riqueza de cada región", sostiene.

En Perú y Chile. El Colegio de Arqueólogos chileno acusó al Estado por "dejar caer ante una organización internacional al sistema institucional de protección ambiental y patrimonial". La misma Legislatura admitió que la carrera ya destruyó más del 44 por ciento de los sitios arqueológicos evaluados en Atacama.

En Lima, el Museo Paleontológico advirtió que "en 2012 fueron irreparables los daños en Ica, desierto y gran yacimiento de fósiles del Mioceno".

Pero, según el director del Rally, Etienne Lavigne: "Las rutas son estudiadas con autoridades locales, y se pasa de largo por los territorios protegidos". También anunció un "estricto reglamento para que respeten normas de tránsito. (Más información de la competencia en la página 12 del suplemento Ovación).

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS