Edición Impresa

Coronel Aguirre, el ascenso de los más humildes al torneo Argentino B

Toda Villa Gobernador Gálvez celebró con algarabía un logro que le es propio. La mayoría de su gente, humilde y sencilla, se olvidó ayer por un instante de las carencias y preocupaciones

Domingo 21 de Abril de 2013

Villa Gobernador Gálvez es la historia de trabajadores y obreros, luchadores por el pan de cada día, en el mejor de los casos, y también de desocupados peleando por subsistir. La mayoría de su gente, humilde y sencilla, se olvidó ayer por un instante de las carencias y preocupaciones. Coronel Aguirre les dio un ascenso, al torneo Argentino B (cuarta categoría), haciendo posible que el fútbol los deje soñar por un rato y los haga olvidar de ese dinero que no alcanza o la violencia con la que conviven. Más de uno de esos futbolistas que visten la camiseta verdirroja a cada uno de los habitantes de esa populosa ciudad, con quienes comparten la ilusión de esquivarle a la miseria y de demostrarse a sí mismos que son capaces de gambetear las privaciones a las que fueron condenados.

En los rincones del club perduran las enseñanzas de ese entrenador capaz de conmover a cualquiera que se detuvo a oírlo por un instante. Hace tiempo que Miguel Macri emigró y siguió otro destino, pero sus charlas fueron un legado de la vida. Seguro que nadie supo captar como él la esencia humana de cada uno de los futbolistas que defendieron y defienden los colores de Coronel Aguirre, por lo que cada conversación suya fue un consejo de vida, para sacar pecho ante la adversidad. La excusa para tales mensajes eran partidos en los que les tocaba enfrentar a clubes con mejor infraestructura y jugadores que vivían sólo para eso, para jugar, una realidad bien diferente a los futbolistas de Aguirre, quienes entrenan luego de trabajar todo el día.

Recordar el paso de Macri por el club sirve como muestra para entender a un club que se forjó en el barro, se fortaleció y hoy disfruta de un presente único. Gracias, entre otros, a esos pibes que no se resignan a quedar en la marginalidad y ponen el pecho, corriendo detrás de una pelota. Aguirre es así, como Villa Gobernado Gálvez.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS