Salud

El uso recreativo del Viagra provoca una merma en el rendimiento sexual

Un estudio reveló que los hombres que toman la medicación sin necesiarla corren el riesgo de sufrir un acostumbramiento que a largo plazo puede ser peligroso.

Lunes 20 de Agosto de 2012

Científicos de la Universidad de Texas hicieron un llamado de alerta sobre el uso lúdico de medicamentos como el Viagra, Levitra o Cialis, creadas para tratar casos de disfunción eréctil, ya que pueden afectar el desempeño sexual de los varones.

Un estudio, que incluyó a 1.207 jóvenes universitarios (no consumidores, consumidores recreativos y consumidores por motivos médicos), reveló que si bien las erecciones eran normales los que usaban la medicación por gusto tenían problemas para mantenerla.

Por lo tanto, se concluyó que los consumidores recreativos de la droga evidenciaban una mayor desconfianza en sí mismos, por problemas psicológicos derivados de haberse acostumbrado a la medicación, no por sus consecuencias físicas. 
“Hay un número cada vez más elevado de hombres que están tomando estos medicamentos pensando en mejorar su desempeño sexual, pero pueden estar cometiendo una equivocación a largo plazo”, señaló la psicóloga Andrea Betancur.

La especialista ha visto en el consultorio numerosos casos en los que la confianza total está depositada en la pequeña pastilla azul que patentó de la farmacéutica Pfizer en 1996, revolucionando el campo del sexo en la tercera edad, en primera instancia.

Betancour usó como ejemplo el efecto que provoca usar anteojos cuando no se los necesita: causa ojos perezosos, que no se esfuerzan por aguzar la vista. Lo mismo sucede cuando se toma Viagra sin necesitarlo se puede crear un órgano sexual perezoso.

“El órgano sexual más importante es el cerebro”, dice la sexóloga Carolina Lodoño, de manera que esos placebos lo que hacen es engañarlo.



“El Viagra y sus similares están indicados solo cuando los problemas de erección se encuentran en fallas vasculares”, agrega la experta, pues estas pastillas son conocidas por su efecto vasodilatador, lo que permite que los cuerpos cavernosos del pene se llenen de sangre y se permita la rigidez necesaria para el coito.

“Pero si el problema no es por vasculatura, el Viagra no sirve para nada y lo que crea es una falsa seguridad que se pierde al no consumir la pastilla”, anota la especialista.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario