Policiales

Dos balaceras, fuego y una amenaza de muerte atemorizan a una familia de zona sur

"Poné gente que te cuide, igual vas a morir", decía el mensaje que dejaron las personas que esta mañana balearon una casa de barrio Las Flores

Miércoles 07 de Julio de 2021

"Tenemos mucho miedo", fue el lamento tan conciso como alarmante de una de las víctimas de la balacera ocurrida la mañana de este miércoles en barrio Las Flores. En un pasillo de calle Moreno al 6800 al menos un hombre llegó a pie y gatilló 17 veces contra el frente de un domicilio. Además prendieron fuego tres autos y dejaron una amenaza escrita por debajo de la puerta. El trasfondo está vinculado a un problema anterior que a principios de junio ya había tenido un episodio violento.

Lo que se pudo reconstruir sobre el hecho es que fue pasadas las 6.30 del miércoles cuando al menos un hombre entró a pie al pasillo de Moreno al 6800 y una vez frente a la vivienda gatilló. Los balazos destruyeron la puerta y las ventanas y alcanzaron electrodomésticos dentro de la vivienda. Afortunadamente los habitantes de la casa todavía dormían, por lo cual los balazos solo produjeron daños materiales. En el lugar la policía levantó 12 vainas servidas de calibre 9 milímetros.

>>Leer más: "Igual vas a morir", la terrible advertencia tras balacera a una vivienda

"Del diablo: poné gente que te cuide, igual vas a morir, vos, tu familia o el que esté con vos, por cagador", fue el mensaje escrito a mano que el agresor dejó por debajo de la puerta de la vivienda. Una amenaza explícita que dejó claro la existencia de un problema previo como antesala de los balazos que esta mañana desvelaron a esa cuadra de barrio Las Flores.

La familia afectada por el ataque, de apellido B., tiene una casa en un pasillo que nace a la altura 6800 de Moreno, luego del cruce con Circunvalación y ya en barrio Las Flores. En la misma cuadra, a unos treinta metros, tienen un taller atendido por uno de los hijos del matrimonio que vive en el pasillo. Sobre el terreno baldío que hay frente al taller había tres autos que fueron incendiados como parte del mismo ataque.

Se trata de un vehículo de quien atiende el taller, otro de un primo de la víctima y un tercero de un cliente. En ese mismo lugar, y por motivos que todavía no fueron esclarecidos, el 7 de junio pasado hubo un hecho violento que al parecer tiene vinculación directa con la balacera ocurrida este miércoles.

>>Leer más: La fiscal Haurigot aseguró que en las últimas semanas hubo "una merma grande" de balaceras en Rosario

En aquella ocasión, según pudo saber La Capital, el taller fue baleado por un hombre que se había hecho pasar por un posible comprador de un Fiat Punto que el joven había publicado a la venta en redes sociales. "Se presenta un comprador que 'de la nada' le dispara", aseguraron fuentes de la investigación.

Por ese hecho, que continúa en investigación, el joven pidió custodia para él y su familia. En esa ocasión el fiscal Federico Rébola dispuso la custodia y fue mientras se estaba formalizando esa orden que ocurrió este nuevo ataque.

En las primeras horas siguientes al hecho se corrió el rumor de que entre las víctimas de la balacera había un "testigo protegido" de alguna causa judicial, pero según pudo saber este diario eso quedó descartado. Lo negaron tanto los familiares del joven involucrado como fuentes de la Fiscalía. En un principio todo indica que esta nueva balacera tiene vinculación directa al otro hecho violento ocurrido en junio, aunque tampoco hay certezas sobre el origen del conflicto que desembocó en aquel primer ataque.

>>Leer más: Murió el carpintero que quemaron porque no quiso entregar su casa a una banda narco

Temor y custodia

El mensaje amenazante que la familia B. recibió por debajo de la puerta es claro. El agresor supo de alguna forma que el joven había pedido custodia para resguardarse él y su familia. Por eso la primer advertencia del mensaje: "Poné gente que te cuide, igual vas a morir". Que la amenaza se haya extendido también al resto de familiares encendió la alerta después de una balacera que pudo haber terminado en desgracia.

"Tenemos mucho miedo", dijo un hermano de la víctima que se dispuso a hablar con La Capital para también aclarar las confusiones que se difundieron alrededor del hecho. En ese sentido el joven pidió que no se difundieran imágenes de su vivienda porque temen que los identifiquen y que vuelvan a ser atacados. "Nosotros somos gente laburadora. Acá vive mi hermano con mis viejos, todos trabajan. No estamos en nada raro como para decir que pudo venir de algún lado", indicó el joven.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario