Ovación

Sólo Scaloni lo logró: Messi es feliz en la selección

Desde que Messi debutó en la selección en 2005 tuvo a 8 técnicos antes que al actual DT de Pujato. Ninguno consiguió que el 10 juegue con la alegría de ahora

Miércoles 13 de Octubre de 2021

Lionel Messi está en su mejor momento anímico en la selección argentina. Leo está pleno, feliz, luce en cada partido una sonrisa de oreja a oreja y disfruta de cruzar el Atlántico en cada fecha Fifa para ponerse la diez albiceleste. Siempre fue un jugador de otra galaxia, un marciano con la pelota en los pies y un crack incontenible desde que debutó en 2005 con la camiseta argentina, pero jamás se lo observó disfrutando cada instante al máximo como ocurre en este presente dulce y prometedor del combinado nacional. Fueron ocho los anteriores entrenadores que tuvo el genio rosarino en la selección, pero no hay dudas de que el actual DT Lionel Scaloni logró darle las coordenadas futbolísticas y emocionales para que Leo brille, no sólo con las pelota en los pies, sino fundamentalmente que esté con la confianza y el ánimo por las nubes.

En este contexto favorable, el rosarino ya logró uno de sus sueños, que fue gritar campeón en la Copa América de este año en Brasil y ahora ya con la eliminatoria encaminada, Leo va por otro desafío mayúsculo: volver a poner a Argentina en la cima del mundo el año que viene en la cita ecuménica de Qatar 2022. En esta cruzada la próxima cita es este jueves por la noche recibiendo a Perú en el Monumental.

Messi fue tentado en su momento por los españoles para jugar en la selección ibérica. Pero el pichón de crack rosarino siempre tuvo claro que la camiseta de su corazón era la albiceleste. Y por ello, a lo largo de su notable carrera siempre la tuvo como prioridad y dio la cara por los colores de su país. Desde aquel lejano debut del 17 de agosto de 2005, en un amistoso frente a Hungría, donde la Pulga estuvo en cancha apenas 45 segundos y tras darle un manotazo al rival que lo agarró desde atrás (Vilmos Vanczák) se fue expulsado, hasta este presente de ensueño en la selección de Scaloni corrió mucha agua bajo el puente del intenso romance Messi-selección argentina.

Claro que como en toda historia de amor y pasión hubo alegrías, tristezas, festejos, fracasos y decepciones. Incluso hasta ganas de decir basta por parte del Diez, pero enseguida volvieron las ganas y la pelota de los sueños siguió rodando.

asd.jpg

El primer DT de la Pulga en la mayor fue José Pekerman hasta el Mundial de Alemania 2006. Justamente en ese Mundial la Pulga recién demostraba sus primeros destellos de genialidad. La postal de ese torneo fue su mirada clavada en el piso cuando no ingresó en el cotejo de los cuartos de final, cuando Argentina quedó eliminada por los teutones tras igualar 1 a 1 y perder en la tanda de penales.

Luego tomó las riendas del equipo el Coco Basile (2006-2008) y allí Messi empezó ganarse un lugar, pero todavía no era el dueño futbolístico del equipo. Fue un golpe duro perder la final de la Copa América 2007 de Venezuela, al ser derrotado en la final por Brasil por 3 a 0.

A continuación fue el turno de Diego Maradona (2008-2010). Con Diego, Leo sí fue el eje de la selección. Pero el equipo logró una agónica clasificación al Mundial 2010, que se jugó en Sudáfrica. Y allí otra vez el verdugo en los cuartos de final fue Alemania, con una contundente goleada 4-0. En ese Mundial, la Pulga no pudo agitar las redes. Muchas veces el rostro de impotencia por querer y no poder plasmar todo su talento quedó en evidencia en el Diez.

Más tarde asumió Fernando Batista (2010-2011). Allí el mayor cimbronazo fue el fracaso en la eliminación prematura de la Copa América de Argentina 2011, donde Uruguay fue el límite en los cuartos de final en la tanda de penales en la cancha de Colón. Leo dio todo, pero no alcanzó porque el equipo no funcionó y era muy cuestionado.

Llegó la designación de Alejandro Sabella (2011-2014). Con Pachorra Leo estaba cómodo, aunque a veces el esquema de juego no era tan ofensivo como en Barcelona. Si bien el equipo nunca brilló en cuanto al funcionamiento, sí llegó a la final del Mundial de Brasil en 2014, pero Alemania se impuso en la definición y la decepción de Messi y compañía fue mayúscula. La Pulga hizo un grandísimo Mundial, pero muchas veces bajaba la cabeza y tal vez esperaba más de él y del equipo.

Con el Tata Martino (2014-2016) la selección sufrió los cachetazos de las finales perdidas de Copa América de Chile y Estados Unidos, ambas por penales. Allí Leo buscó oxígeno ante la falta de poder coronar un título con la selección y tomó distancia. Regresó con Edgardo Bauza (2016-2017) en un ciclo por demás de escueto, siempre con la AFA en pleno proceso de caos institucional.

Y en el Mundial de Rusia 2018 con Jorge Sampaoli trascendieron serios problemas de convivencia entre el cuerpo técnico y los jugadores y otra vez Argentina volvió a casa antes de la final tras caer ante Francia en octavos.

Luego asumió Lionel Scaloni, llegó la obtención de la Copa América 2021 nada menos que ante Brasil en el Maracaná. Y la foto más esperada de Messi levantando la copa. Pero este presente dulce no es fruto de la casualidad, sino de que el equipo juega cada vez mejor, hace un culto del manejo de la pelota y destila confianza. Por todo ello Leo está feliz.

Con 34 años, Messi está en la madurez de su carrera. Y no hay ninguna duda de que Scaloni logró la mejor versión del rosarino en la selección. La de un Leo feliz, contento, líder, campeón y con una sonrisa que invita a soñar en grande para lo que viene.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario