Central

El punto le hizo un guiño positivo a Central

Central fue efectivo para ponerse dos goles arriba pero le faltó inteligencia para sostener el resultado y San Lorenzo lo superó en el juego. Igual, sumar de visitante es importante

Domingo 18 de Agosto de 2019

Análisis 1: el punto de visitante paga, más en la situación en la que está Central, donde la media inglesa (triunfo de local y empate de visitante) cotiza de la mejor manera. Siempre que pueda sumar, bienvenido sea para el representativo canalla en medio de una situación angustiante.

   Análisis 2: después de estar dos goles en ventaja el empate no puede no tener una lectura amarga, de esas que obligan a replantear acciones y determinar cuál es el camino que se desea tomar.

   Las dos lecturas son valederas. No parecen complementarias, formaron parte del partido que Central hizo en la tarde-noche de ayer en el Nuevo Gasómetro, donde la eficacia fue el principal artilugio que tuvo el canalla para sentirse competitivo, ambicioso en esto de intentar salir cuanto antes de la zona de descenso, pero dubitativo en el análisis más frío y sensato.

   En la situación en la que está Central, siempre será bueno sumar. Pero hay una realidad inobjetable, que no dejó secuelas mayúsculas porque el resultado finalmente le terminó haciendo un pequeño guiño.

   Y eso tiene que ver con que no siempre se encontrará con la chance de ponerse dos goles arriba en el marcador. Y cuando ello le ocurra, inexorablemente deberá aferrarse más a la inteligencia que a la ambición para evitar remordimientos.

   Es que el fútbol es ataque, es defensa, pero también es sapiencia para entender los momentos que se viven en medio de un partido. Y ayer Central no pudo, no supo o no quiso hacer gala de ello. Porque de principio a fin se vio sometido por San Lorenzo y sólo por la mala puntería o decisiones incorrectas de parte del Ciclón no se fue de este estadio con la cabeza gacha.

   Fue muy evidente la postura de Central. La expuso desde el primer minuto y la llevó a cabo todo el tiempo que pudo. Sólo intentó despegarse de ese comportamiento cuando San Lorenzo se cansó y atacó en menor medida.

   Pero esa sensación de equipo querendón la basó pura y exclusivamente en su terrible puntería. Porque, se insiste, no siempre se convierten dos goles en las dos primeras veces que se llega al arco rival. Ese es justamente uno de los puntos salientes que se llevó el canalla del Bajo Flores, sólo que ese correcto accionar le terminó jugando en contra para el análisis de todo lo otro.

   Es inobjetable la suma de 7 puntos sobre 9 en juego. Quizá ni los propios protagonistas lo imaginaban. Pero más allá del punto y de su tremenda importancia, el Central que pretende ser sólido debe aprender algunas cosas más.

   Con juego y goles el camino será muchísimo más sencillo. En el primer punto el equipo quedó rengo. En el segundo sacó un aprobado grande como una casa.

Pero cuando la inteligencia vuelva a golpear las puertas de Arroyito, Central debe atender rápidamente y saber que a partir de ella cualquier trayecto que tome resultará un atajo. Lo de anoche fue un apercibimiento, un toque de atención, del que salió más o menos bien parado porque se llevó algo bajo el brazo.

   Valió el punto por lo que se está jugando. Pudo no tener valor por la poca capacidad para amoldarse a un partido que ganaba mientras el estadio bramaba (por el resultado adverso) y el que, es difícil decirlo con el resultado puesto, seguramente pudo haber manejado con mayor suficiencia.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS