Pandemia

Largas colas en el túnel subfluvial por el pedido del hisopado negativo

La provincia de Santa Fe empezó a exigir el test a los que ingresan desde Paraná, declarada zona comunitaria de circulación de Covid-19.

Martes 11 de Agosto de 2020

Los automovilistas y choferes que intentaron llegar ayer a la ciudad de Santa Fe por el túnel subfluvial Uranga-Sylvestre Begnis se encontraron conque sólo podían hacerlo si presentaban el resultado negativo del hisopado para detectar Covid-19. Es que, a raíz de que Paraná fue declarada zona de circulación viral de coronavirus el viernes pasado, comenzó a regir el decreto que exige ese test para las personas no exceptuadas que pretenden ingresar a la provincia de Santa Fe. En total, de los 154 vehículos que fueron obligados a retornar a la capital entrerriana por distintos motivos, 130 de ellos debieron hacerlo por no cumplir con ese requisito.

   La situación generó una cola extensas en la conexión entre ambas provincias, al punto que muchos decidieron directamente pegar la vuelta y ni intentar cruzar hasta la capital santafesina, tras una disposición que fue cuestionada desde la provincia mesopotámica. Los controles exhaustivos ya se venían realizando, como dio cuenta oportunamente La Capital, con todas aquellas personas que no realiza actividades exceptuadas. La diferencia es que ahora se agrega la exigencia del test.

   Esta medida fue dispuesta en el marco del Plan Accesos Cuidados que implementa la provincia de Santa Fe a partir de que la ciudad de Paraná fue declarada área de circulación comunitaria del coronavirus, al alcanzar el pico de 600 personas contagiadas por el virus.

   El subsecretario de la Agencia Provincial de Seguridad Vial, Osvaldo Aymo, remarcó que “en el puesto de la ruta nacional 168 desde un primer momento aplicamos un fuerte nivel de exigencia para ingresar a la provincia, solicitando todos los requisitos de documentación y protocolo sanitario. Aún antes de que Paraná declarara la circulación comunitaria del virus, nuestro personal en el puesto del túnel ya estaba capacitado y preparado con todos los recursos necesarios para garantizar un ingreso seguro desde la vecina provincia”.

   “La exigencia del hisopado ya se venía realizando desde la imposición del decreto 647/2020 en distintos accesos, pero ahora se incorpora al túnel porque Paraná fue declarada zona de circulación comunitaria” afirmó Aymo.

El decreto determina que a las personas que provengan de zonas con circulación local de coronavirus y no realicen actividades exceptuadas se les exigirá el hisopado o testeo de Covid-19 negativo con una antigüedad no mayor a 72 horas para ingresar al territorio santafesino.

   Aymo fue claro al recordar que “cuando el decreto 647 instaló la obligación de realizar el hisopado dice claramente que se aplica a los no residentes en la provincia que vengan de lugares de circulación comunitaria. Nosotros lo que hicimos fue ponerlo en práctica”.

Más de 2 mil vehículos

Quizás por el corto tiempo transcurrido y la falta de difusión en los medios masivos haya hecho que muchas personas no se enteraran de que debían cumplir con el requisito e intentaron cruzar ayer por una vía que no tiene otra alternativa. “Paraná está muy cerca y el túnel es un embudo. El que lo atraviesa no puede evitar los controles”, dijo Aymo. Y afirmó que en la actualidad el flujo por esa conexión es de aproximadamente 2.500 vehículos diarios.

   Lo cierto es que ayer las personas que quisieron ingresar a la capital santafesina por el túnel se encontraron con la sorpresa. Muchos tuvieron que pegarse la vuelta y otros tantos directamente desistieron de hacer el trayecto.

   El funcionario resaltó también que todos los que ingresan a la provincia, de ese destino o de cualquier otro, deben tener cargada la aplicación de Santa Fe para Covid-19.

   A su vez, Aymo explicó a la diferencia entre personal exceptuado y personal esencial, ya que se puede estar en una categoría y no en la otra. “Por ejemplo, un médico es personal esencial, pero si no realiza actividad en la provincia de Santa Fe no está exceptuado. Por el contrario, un ingeniero o cualquier otro personal especializado que viene a Santa Fe a arreglar un aparato que no puede ser repuesto por personal local, está exceptuado aunque no sea considerado esencial”, graficó.

   Además, están los casos inherentes a la salud personal, porque hay gente que necesita hacer tratamientos médicos en Santa Fe y no se le puede impedir por cuestiones humanitarias. Además, están exceptuados los agentes de las fuerzas de seguridad estatales, no así quienes desempeñan tareas de vigilancia y seguridad en el sector privado.

   La provincia cuenta con 27 puestos de control interprovinciales y cuatro de Accesos Cuidados, en conjunto con el Ministerio de Salud, uno de ellos en el túnel subfluvial, que posee un módulo de control sanitario, con personal de enfermería para la atención inmediata de posibles pacientes con Covid-19 que fueran detectados en ese acceso al territorio santafesino.

Además en este lugar hay personal de la Policía de Seguridad Vial, capacitado para realizar los tests de anosmia en los casos en que fuera necesario, lo cual hace mucho más ágil y efectivo los controles.

Por un caso sospechoso cierran una comisaría

Debido al posible contagio de coronavirus de un detenido, ayer fue necesario el cierre la comisaría 29ª de Villa Gobernador Gálvez y que diez efectivos tengan que cumplir el aislamiento. A la persona sospechosa de tener Covid-19 se le practicó el hisopado y se espera el resultado para conocer si es portador del virus.

   La persona contagiada tuvo contacto estrecho con un familiar con coronavirus y fue arrestada en la calle por resistencia a la autoridad.

Una vez que fue derivada a la seccional se conoció que estaba cumpliendo el aislamiento preventivo, social y obligatorip.

   La secretaria de Salud municipal, Alejandra Ratti, estuvo en contacto con el Ministerio de Salud de la provincia por este tema, y posteriormente el gobierno local dispuso que la persona regrese a su domicilio para cumplir con la cuarentena.

   En tanto, diez efectivos empezaron a cumplir el aislamiento. Seis pertenecen al personal de la comisaría 29ª y los otros cuatro al Comando Radioléctrico que intervino en la detención del caso sospechoso.

Todos permanecerán en sus hogares hasta conocer si esa persona se encuentra contagiada de Covid-19.

   Mientras tanto se procedió a la desinfección de las instalaciones de la comisaría.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario