Información Gral

El sida, "un asesino en masa" con los rostros de Hitler, Stalin y Saddam

La agencia de publicidad alemana Das Comitee le puso cara al virus del sida. El rostro que imaginó para este enemigo de la salud pública es el de Adolf Hitler. Su objetivo es difundir la idea de que el sida es un "asesino de masas". Pero el de Hitler no es el único rostro utilizado para esta idea: también aparecen avisos con los de Stalin y Saddam Hussein. Video: el polémico anuncio de Tv

Lunes 07 de Septiembre de 2009

La agencia de publicidad alemana Das Comitee le puso cara al virus del sida. El rostro que imaginó para este enemigo de la salud pública es el de Adolf Hitler. Su objetivo es difundir la idea de que el sida es un "asesino de masas". Pero el de Hitler no es el único rostro utilizado para esta idea: también aparecen avisos con los de Stalin y Saddam Hussein.

Realizada para una asociación alemana de lucha contra el sida y pensada para conmemorar el próximo Día Mundial del Sida (que se celebra el 1 de diciembre), la campaña consta de varios carteles y un anuncio en video de unos 40 segundos en el que aparece una mujer manteniendo relaciones con un hombre al que no se reconoce hasta el final. Para sorpresa de los telespectadores, la cara del sujeto que está en la cama es la de Hitler.

"El sida es un asesino de masas. Protegete", dice el anuncio. Hans Weishäupl, director creativo de la agencia, explicó que "muchas personas desconocen en la actualidad que el sida sigue matando a gente cada día. Por eso queríamos una campaña que mostrara claramente a los jóvenes que el virus sigue siendo una amenaza. En Alemania, Hitler es la mejor cara que se puede utilizar para mostrar al demonio".

Pese a las buenas intenciones, la polémica campaña ha generado reacciones adversas ya que otras asociaciones implicadas también en la lucha contra el sida señalan que es un modo de estigmatizar aún más a los afectados y critican que en ningún momento de la campaña se lancen mensajes específicos de prevención. También recuerdan que gracias a los tratamientos, en los países desarrollados la enfermedad ya no es mortal, como parece hacer creer la campaña.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario