El Mundo

Maduro libera 22 presos políticos para tratar de mejorar su imagen

Muy golpeado por el reporte de Bachelet, el gobierno chavista trata de hacer "buena letra".

Sábado 06 de Julio de 2019

El régimen de Nicolás Maduro buscó mejorar su pésima imagen internacional mediane la liberación de 22 presos políticos, al día siguiente de que se conociera un demoledor informe sobre las violaciones sistemáticas de los derechos humanos en Venezuela. El durísimo informe de la ONU publicado el jueves recoge las denuncias de la alta comisionada para los Derechos Humanos Michelle Bachelet, quien visitó tres días Venezuela en junio.

Ayer, la justicia venezolana liberó a 22 presos políticos entre los que se encuentran la juez María Lourdes Afiuni y el periodista Braulio Jatar. Son dos figuras emblemáticas de la represión del chavismo contra la Justicia independiente y los informadores. Ambos estaban presos desde los tiempos del extinto Hugo Chávez.

La decisión, confirmada por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), había sido anunciada poco antes en Ginebra por la propia Bachelet, que visitó Caracas entre el 19 y el 21 de junio y pudo comprobar de primera mano el grave deterioro de los derechos bajo el régimen chavista. La alta comisionada de Naciones Unidas trasladó una diplomática felicitación a Maduro. En su opinión, la medida "muestra un nuevo compromiso de las autoridades venezolanas con la resolución de los múltiples desafíos en materia de derechos humanos que enfrenta el país". La alabanza llega luego del demoledor informe que publicó su institución 24 horas antes, que además de dar cuenta de la crisis, el colapso sanitario y la emergencia alimentaria, reseña la represión sistemática de las fuerzas de seguridad en Venezuela. El informe contabiliza 5.287 muertes dudosas de presuntos delincuentes durante 2018 y 1.569 en lo que va de 2019. Hay indicios de que los policías y servicios de inteligencia fraguan falsos abatimientos y luego dejan armas en las manos de los asesinados. El informe se basó en 558 entrevistas con familiares de las víctimas y detalle el modus operandi de las temidas FAES, las Fuerzas de Acciones Especiales. Estas son usadas para la represión política, así como d de las protestas sociales. En Venezuela había 630 presos políticos antes de estas 22 liberaciones, según el conteo de la ONG Foro Penal Venezolano.

La libertad plena para la jueza Afiuni y de régimen de presentación para el periodista Jatar cobran especial relevancia por el simbolismo de estos presos. La primera emitió en 2009 una sentencia que dejaba en libertad al empresario Eligio Cedeño, abierto enemigo del chavismo, que abandonó el país. La medida de Afiuni enfureció a Chávez, quien pidió por televisión "30 años de cárcel" para la jueza. Fue recluida inmediatamente en el Instituto Nacional de Orientación Femenina, la cárcel de mujeres de la capital, donde sufrió un deterioro físico y psíquico evidente. Más tarde recibió el beneficio de la prisión domiciliaria. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos se pronunció a favor de Afiuni. Recibió libertad condicional en 2013, pero su proceso judicial continuó hasta ahora.

Braulio Jatar fue detenido de manera ilegal y apareció días más tarde en prisión. Ocurrió en agosto de 2016, luego de que el portal de noticias que dirigía, Reporte Confidencial, publicara vídeos en los cuales se observaba cómo la caravana presidencial de Maduro era objeto de protestas y la ira desatada en su contra durante una visita a la Isla de Margarita. Se hizo famosa la secuencia en la que Maduro debe huir al trote de la furia popular. Jatar fue detenido sin orden judicial en un camino rural y apareció días más tarde en una prisión. El beneficio para Jatar lo coloca en libertad condicionada, bajo régimen de presentación. A estas dos liberaciones se suman las de presos que son en su mayoría líderes estudiantiles. Según Bachelet, "los venezolanos merecen una vida mejor, libre de miedo y con acceso a alimentos, agua y servicios sanitarios" y añadió que "las instituciones esenciales y el Estado de derecho en Venezuela se han erosionado".

En tanto, Juan Guaidó, presidió una marcha. Levantando una pancarta en la que se leía "No torturas", miles de opositores marcharon rumbo a la sede de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM) donde estuvo detenido un oficial naval, capitán Acosta Arévalo, que falleció el 28 de junio, luego de 7 días de ser detenido y torturado en ese lugar.

emoción. La ex jueza Afiuni fue encarcelada en 2009 por orden directa de Chávez. Ayer fue liberada.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario