El Mundo

Las crecientes amenazas contra Obama desbordan al servicio secreto de EEUU

Washington. — El enorme número de amenazas de muerte contra Barack Obama, el primer presidente negro de Estados Unidos, así como un incremento de los delitos de odio racial en ese país, tienen agobiado al servicio secreto, encargado de su protección, según un informe que divulgó ayer la prensa. Un documento interno del Congreso publicado por The Boston Globe agrega que Obama, al que el servicio secreto protege desde 18 meses antes de las elecciones lo que ya es un récord en Estados Unidos...

Viernes 23 de Octubre de 2009

Washington. — El enorme número de amenazas de muerte contra Barack Obama, el primer presidente negro de Estados Unidos, así como un incremento de los delitos de odio racial en ese país, tienen agobiado al servicio secreto, encargado de su protección, según un informe que divulgó ayer la prensa. Un documento interno del Congreso publicado por The Boston Globe agrega que Obama, al que el servicio secreto protege desde 18 meses antes de las elecciones lo que ya es un récord en Estados Unidos, es también el que más amenazas de muerte ha recibido desde que se hizo cargo de la Casa Blanca, el 20 de enero pasado.

Un reciente estudio del Southern Poverty Law Center preparado para el Congreso indica que los delitos de odio racial en Estados Unidos se incrementaron un 35 por ciento desde el año 2000 —de 602 a 926—, y destaca que la elección de Obama como presidente no ha hecho mas que aumentar el fenómeno. Esto obligó al servicio secreto a abrir un número insólitamente alto de investigaciones.

Cambio de tareas. Según el informe aparecido en el diario The Boston Globe, la situación de agobio que se ha creado entre los agentes de seguridad presidencial es de tal magnitud que las autoridades se plantean revisar las misiones que tiene encomendadas esta agencia gubernamental, con 144 años de historia.

El servicio secreto, además de tener cuidar de la seguridad del presidente y de los máximos líderes estadounidenses, investiga delitos financieros, como falsificaciones, entre las tareas que les fueron asignadas inicialmente. En estos momentos, según el informe, podría dejar de hacerse cargo de esas funciones para concentrarse en la seguridad del presidente y los líderes de la nación y en tratar de evitar intentos de asesinatos y tramas terroristas en grandes reuniones nacionales o internacionales.

El informe del Congressional Research Service constata que al evaluar las actuales tareas del servicio secreto se llega a la conclusión de que esta mezcla de trabajos puede resultar "ineficaz", y se plantea la posibilidad de transferir algunas de estas funciones.

Edwin Donovan, agente especial y portavoz del servicio secreto, declaró al diario que "no hay duda de que la misión de protección se ha incrementado".

Otros delitos. El servicio secreto, que en sus albores en 1865 estaba bajo la tutela del Departamento del Tesoro y tenía como principal función la lucha contra las falsificaciones, ha visto con el tiempo incrementar sus tareas con la investigación de otros delitos, como los fraudes electrónicos y los financieros. Hoy depende del Departamento de Seguridad Nacional creado en Estados Unidos por el ex presidente George W, Bush tras los atentados del 11-S de 2001 en Nueva York y Washington.

El trabajo de protección de los presidentes comenzó en 1894, con Grover Cleveland, que recibía custodia parte del tiempo. Pero tras el asesinato del presidente William McKinley en 1901, su papel se expandió en este terreno. Cuando en 1917 se aprobó una ley que tipificaba como delito las amenazas contra el presidente norteamericano, las tareas se multiplicaron.

Hoy en día, la protección presidencial y de otras grandes personalidades de Estados Unidos acapara la mayor parte del presupuesto del servicio secreto, que asciende a u$s 1.400 millones anuales. El servicio secreto actualmente da protección a 32 personas, 24 de ellas todo el tiempo y las otras 8 parcialmente, y tiene a su cargo la seguridad de reuniones especiales en las que se concentran mandatarios extranjeros y sus familias.

En la web. Recientemente, el servicio secreto investigó una encuesta aparecida en la red social Facebook sobre si Obama debía ser asesinado. Según las investigaciones, alrededor de 750 personas respondieron al sondeo antes de ser retirado.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario