El Mundo

El gobierno de Cuba bloqueó Internet y las redes sociales para "calmar" la ola de protestas

Hubo numerosos arrestos en la calle y en domicilios. La Habana amaneció bajo un rígido dispositivo policial

Lunes 12 de Julio de 2021

Un día después de las masivas manifestaciones contra la falta de alimentos básicos y las falencias en la lucha contra el Covid en Cuba, La Habana amaneció ayer fuertemente custodiada y con el servicio de internet cortado. La cantidad de detenidos era imprecisa, pero incluía a varios periodistas y figuras de la cultura.

  Según la agencia de noticias Associated Press, desde el domingo a la noche las autoridades bloquearon las redes sociales, “en un claro intento de detener el flujo de información hacia, desde y dentro de la nación”.

Las autoridades cubanas bloquearon el acceso a Facebook, WhatsApp, Instagram y Telegram, de acuerdo con “Alp Toker”, alias del director de Netblocks, un grupo de vigilancia de Internet sin fines de lucro con sede en Londres. “Esto parece ser la respuesta a la protesta en las redes sociales’’, comentó. Twitter no parecía estar bloqueada, aunque Toker señaló que Cuba tiene la capacidad para impedir el acceso a la plataforma si lo desea.

  Toker señaló que, si bien la reciente facilitación del acceso a Internet por las autoridades cubanas ha aumentado la actividad en las redes sociales, el nivel de censura también ha ido al alza. El corte no sólo bloquea las voces externas, dijo, sino que también silencia “la voz interna de la población que quería expresarse’’.

 El acceso a Internet en Cuba ha sido históricamente caro y escaso. El gobierno restringe a los medios independientes en el territorio y “bloquea rutinariamente el acceso dentro de Cuba a muchos sitios web de noticias y blogs’’, de acuerdo con la asociación Human Rights Watch.

  Cuba atraviesa su peor crisis económica en décadas, aunada a un repunte de casos de coronavirus y en momentos en los que padece las consecuencias de las sanciones estadounidenses impuestas por el expresidente Donald Trump.

 Las protestas actuales, que son las más grandes de las últimas décadas, se han visto “absoluta y definitivamente impulsadas por el mayor acceso a Internet y a los teléfonos celulares en Cuba”, comentó Sebastián Arcos, director asociado del Instituto de Investigaciones sobre Cuba de la Universidad Internacional de Florida. “Una de las frases que los disidentes están utilizando ahora en Cuba es ‘estamos conectados’’’.

   En este contexto, el presidente Miguel Díaz-Canel compareció junto con todo su gabinete en la televisión nacional y atribuyó a una presunta campaña montada desde Estados Unidos la ola masiva de protestas que registró Cuba el domingo. Las marchas antigubernamentales, completamente inusuales para la isla, registraron detenciones violentas, saqueos de tiendas de alimentos y despliegue de unidades de policía especializadas en represión (los temidos "boinas negras"). Desde la tarde del domingo se registraron cientos de detenidos, considerados “desaparecidos” por los grupos disidentes.

  Díaz-Canel “culpó el lunes al pueblo por la violencia”, según analistas disidentes. “La gente salió espontáneamente” a defender “la revolución”, o sea al régimen, según el gobernante en referencia a las formaciones organizadas por el gobierno que salieron a enfrentar a quienes protestaban. Los manifestantes “han tenido la respuesta que merecían, como la han tenido en Venezuela y otros pueblos que han querido agredir”, dijo Díaz-Canel.

Este discurso del presidente cubano pretendía enmendar su declaración del domingo, cuando hizo un amenazante llamado “al combate” a los militantes del Partido Comunista. Videos compartidos en las redes antes del bloqueo de Internet mostraron que durante la noche del domingo hubo un fuerte despliegue de las fuerzas especiales en La Habana y otras localidades, golpizas para dispersar a las personas, así como violentos arrestos.

“El calentamiento que se produce en todas las redes sociales, ¿estuvo presente en todo lo que sucedió ayer o no?’’, se interrogó Díaz-Canel, quien al parecer considera este argumento una prueba irrefutable del complot extranjero. “Estamos observando que en las últimas semanas se incrementó la campaña contra Cuba en las redes sociales planteando un grupo de matrices, de las carencias que estamos viviendo, porque esa es la manera en que se monta: tratar de crear disconformidad, a partir de manipular las emociones y sentimientos’’. De nuevo, el razonamiento del jefe del Estado es que señalar las gravísimas falencias sanitarias y alimentarias de Cuba sería "una campaña" para "manipular las emociones", en lugar de simplemente expresar el descontento social creciente.

  El domingo, decenas de miles de personas se lanzaron a las calles en varios puntos del país y de La Habana. Fueron marchas sin una organización clara, que se armaban en uno y otro lado a medida que más gente llegaba, constató Associated Press (AP). Dos corresponsales de AP fueron agredidos. Simpatizantes del oficialismo rompieron los equipos de un camarógrafo y la policía golpeó a un fotógrafo hiriéndolo en la nariz y uno de sus ojos.

  Una docena de personas con las cuales AP habló marcharon por reclamos que iban desde un cambio de gobierno a alimentos y medicinas, y el fin de los cortes de luz. El bloguero cubano residente en EEUU Harold Cárdenas dijo sobre las protestas: “Es producto del agravamiento de la crisis económica, política y sanitaria del país, provocando mayor polarización interna”.

El presidente de EEUU, Joe Biden, se pronunció apoyando las manifestaciones y “su llamamiento a la libertad’’ tras “décadas de represión y sufrimiento económico a las que ha sido sometido por el régimen autoritario de Cuba”.

Periodista española detenida y sin paradero conocido

La corresponsal del diario español ABC, Camila Acosta, fue detenida, según confirmó al medio independiente Cubanet el escritor Angel Santiesteban. La periodista fue interceptada cuando salió de su casa para hacer un trámite personal. Horas antes había cubierto las protestas en Cuba, y en particular las que tuvieron lugar en La Habana. A última hora del domingo la periodista sufrió el bloqueo de Whatsapp y de Internet, como muchos cubanos e informadores. Acosta no respondió las llamadas y mensajes que le envió el ABC.

  No es la primera vez que Camila Acosta es detenida por el régimen cubano. También ha sufrido el “repudio social”, que le ha obligado a cambiar varias veces de domicilio al ser revocados sus contratos de alquiler por sus caseros, víctimas de las presiones de las autoridades cubanas. La periodista tampoco puede salir de la isla al estar “regulada”, una forma de castigo contra aquellos que hacen declaraciones incómodas en el exterior.

  Además de Acosta, fueron detenidos otros periodistas, como Iris Mariño, de Camagüey, y Orelvis Cabrera, de Matanzas.

  El Movimiento San Isidro, un grupo a favor de la libertad de expresión, difundió una lista de decenas de personas detenidas y desaparecidas. “Responsabilizamos a Miguel Diaz Canel y la policía política por la represión”, escribió el grupo en Instagram .Obviamente, esto lo hizo antes del bloqueo de las redes sociales. El Movimiento, integrado por artistas e intelectuales, precisa que la información fue tomada del grupo en Facebook Desaparecidos #SOSCuba. Entre los detenidos o desaparecidos figura el artista y ex preso político Luis Manuel Otero Alcántara, uno de los líderes del Movimiento y quien el domingo había convocado a sus seguidores a salir al Malecón a sumarse a las protestas que ocurrían en varias localidades cubanas.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario