Edición Impresa

Un paciente vegetativo que respira sin ayuda crea dilema en Neuquén

La familia pide aplicar la muerte digna a Marcelo Diez, inconsciente desde hace 18 años. Eso implicaría extraerle la sonda que lo alimenta, y hay quienes se oponen. Decide la Corte local.

Sábado 06 de Octubre de 2012

Médicos del Comité de Bioética del Centro Médico Neuquén (Cemic), solicitaron al Tribunal Superior de Justicia de dicha provincia que autorice el retiro de "soporte vital" de Marcelo Diez, quien se encuentra en estado vegetativo desde hace 18 años a causa de un accidente en moto.

La presentación judicial del comité ante el mayor tribunal incluye también ser aceptado como "amicus curiae" (opinión de terceros ajenos a un litigio para colaborar con la resolución), de manera de respaldar el reclamo judicial que oportunamente realizaron las hermanas del paciente.

El caso de Marcelo Diez (de 48 años, accidentado cuando tenía 30) es muy conocido en Neuquén pero gana trascendencia nacional por su complejidad y la vigencia actual (desde que el Congreso la aprobó en mayo de este año) de la muerte digna.

La abogada Mariana González, en la conferencia de prensa en la que acompañó al comité, se quejó ayer de que "la muerte digna no puede aplicarse" en el caso de Diez "porque existe una resolución anterior del juzgado de familia número 3, y confirmado por la Cámara de Apelaciones, que rechazó el pedido de la familia.

Tanto el juzgado como la cámara basaron su negativa en que el paciente respira sin ayuda mecánica y para dejarlo partir sería necesario quitarle la sonda que lo alimenta, pereciendo de hambre y deshidratación.

Adriana Diez, una de las hermanas de Marcelo, opinó que "ninguna familia quiere pasar por esta situación, pero mucho menos tener que judicializar el tema" y consideró que "hay situaciones en donde la medicina no puede curar, como es el caso de Marcelo, entonces no hay motivo para no dejarlo partir".

El médico Víctor Hugo Borrajo indicó que "en el estado vegetativo permanente no hay conciencia ni voluntad; no existe ningún rasgo psicológico que pueda describir que el paciente se mantiene con vida".

"El paciente puede tener sueño vigilia, alimentación por sondas, pero el latido de su corazón y el mantenimiento de la respiración son autónomos, no hay conciencia, no hay voluntad", explicó. El médico dijo que cuando "no hay rasgos psicológicos que lo describan, no hay una persona moral que describir, solamente biológica".

"Quiero hacer la diferencia entre lo que es «dejar morir» y «permitir morir». Será un acto médico evitar la atención terapéutica para permitir morir al paciente de una enfermedad que es incurable, que es irreversible".

La médica María Cristina Ambort manifestó que "la discusión que se presenta tiene que ver con el concepto de muerte: hasta no hace tantos años una persona se declaraba muerta cuando dejaba de latir el corazón, cuando dejaba de respirar".

"Los avances tecnológicos han permitido que una persona conserve la actividad cardíaca pero no aquellas que le permiten ser miembro de la comunidad", agregó.

La médica señaló: "Los estudios médicos confirman que se encuentra en un estado vegetativo permanente. Es decir, Marcelo Diez ya no está con nosotros ni estará nunca más".

El accidente

Marcelo Diez tuvo un accidente en moto el 23 de octubre de 1994: un auto lo chocó en la ruta 22. Sus hermanas Adriana y Andrea respetaron la voluntad de sus padres de tenerlo en su casa, pero cuando murieron reclamaron por el derecho a una muerte digna. Piden que le retiren la sonda clavada en su intestino. Mientras, permanece internado en un instituto privado de Neuquén.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario