POLICIALES

Un joven asesinado en Tiro Suizo estaba sospechado de balear a un abogado

Vinculado al "Coto" Medrano, Pablo Leonel "Finito" Sosa era buscado por el ataque al penalista Ariel González Zeballos en marzo. En junio lo hallaron pero se tiroteó con policías y huyó.

Martes 10 de Agosto de 2021

“Era bravo el Finito. Estaba prófugo y dos veces se agarró a corchazos con la policía y se escapó”. Así recordaba ayer un investigador a Pablo Leonel Sosa, el hombre de 26 años asesinado la noche del domingo en Lamadrid y Flammarión, en el barrio Tiro Suizo. Más allá de la información inicial, hasta anoche no había trascendido mucho sobre la mecánica del ataque y los vecinos no tenían mucho para decir en un lugar donde hubo cuatro crímenes en apenas dos meses (ver aparte). Sin embargo horas más tarde, luego de que se identificara a la víctima, pudo saberse al menos que el muchacho era oriundo de Granadero Baigorria y se trataba del principal sospechoso por el ataque al abogado Ariel González Zeballos, quien sobrevivió a una brutal balacera en marzo de este año en una estación de servicio de zona noroeste. Sosa era buscado por ello e incluso casi lo detienen hace dos meses, pero logró huir tras tirotearse con la policía.

Minutos después de las 22.30 del domingo una ráfaga de tiros sacudió la zona de Lamadrid y Flammarión. Cuando terminaron los disparos quedó tendido el cadáver de un joven. Hasta anoche no había trascendido si habían sido disparados desde un vehículo o si hubo un enfrentamiento. Sólo pudo saberse, según vecinos, que el joven había sido atacado en Flammarión y Olegario Víctor Andrade y luego fue corriendo hacia Lamadrid, donde cayó muerto.

Lo que sí se infería, a partir del hallazgo de doce vainas servidas calibre 9 milímetros, era que el ataque había sido brutal. Y que varias de las balas habían alcanzado el cuerpo de la víctima, que presentaban múltiples heridas de arma de fuego. La investigación de lo sucedido quedó en manos del fiscal de Homicidios Gastón Avila, quien encomendó a la Agencia de Investigación Criminal (AIC) las medidas para iniciar la pesquisa, entre ellas la toma de testimonios y el relevamiento de cámaras de vigilancia en la zona.

Baigorriense

La identificación de la víctima, sobre el mediodía, aportó el caudal informativo más importante. Sosa estaba anotado como principal sospechoso del intento de asesinato del penalista González Zeballos ocurrido el pasado sábado 13 de marzo. Cerca de las 20 de ese día el abogado llegó a la estación de servicio Axion de Baigorria y Boedo, en el barrio Parquefield, en su Mercedes Benz A200 negro.

>>Leer más: Brutal atentado a balazos contra un abogado penalista en una estación de servicio

Al parecer el letrado se aprestaba a bajar del vehículo cuando aparecieron en escena dos hombres en una moto que descargaron 15 balazos con una pistola calibre 9 milímetros a corta distancia. El abogado, que en su momento había dicho no conocer el motivo del ataque, quedó gravemente herido y sobrevivió luego de pasar una temporada internado en el hospital Eva Perón de Granadero Baigorria.

Precisamente en el barrio Nuestra Señora de la Paz de esa ciudad vivía quien terminó siendo el principal sospechoso de balear al abogado. Hasta allí lo fueron a buscar policías de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) vestidos de civil en un auto no identificable la tarde del el pasado jueves 17 de junio. Según la crónica publicada entonces por este diario, cuando vieron al Finito como acompañante de una moto los policías le dieron la voz de alto y comenzó la persecución.

>>Leer más: Una brigada de homicidios buscaba a un prófugo y fue atacada a balazos

En inmediaciones de Montevideo al 1300 Sosa sacó un arma y disparó al menos dos veces contra los efectivos. Luego ingresó a una casa desde la que otras personas también dispararon contra los policías, que no fueron alcanzados por las balas. Ya con apoyo del Comando Radioeléctrico baigorriense, los policías ingresaron a la vivienda en cuestión y demoraron a seis personas, entre ellos quien manejaba la moto en la que habían divisado a Finito, que logró escapar.

Tiratiros del “Coto”

Finito Sosa estaba anotado como un tiratiros de Marcelo “Coto” Medrano, un narco vinculado a la barra brava de Newell’s que fue asesinado la noche del 10 de septiembre del año pasado en una estación de servicio ubicada en Pueyrredón y Eva Perón, en Granadero Baigorria. Al día siguiente de ese crimen fueron asesinados Ezequiel Omar “Peca” Arrúa, de 32 años, y Osvaldo “Chupete” Ibarra, de 48, en un hecho que se presume fue un vuelto por el homicidio del Coto.

Arrúa e Ibarra fueron llevados por sicarios hasta el paredón del cementerio municipal de Baigorria donde fueron ejecutados. Una investigación ubicaba Sosa entre los asesinos. “En su momento tiró para el Coto y cuando lo mataron a éste empezó a ver cómo se reubicaba. Su zona de influencia era el cordón, principalmente Granadero Baigorria”, recordaba ayer un investigador sobre Finito, quien había estado en el radar del MPA por ese doble crimen y otros tiroteos en la zona, en general contra miembros de la banda de “Dany” Godoy, un narco del cordón enfrentado con Medrano y sospechado de haber tenido alguna participación en su asesinato.

En ese sentido, el vocero consultado indicó que el ataque contra González Zeballos que le atribuyeron a Sosa ya no tenía que ver con sus actividades anteriores bajo el ala del Coto sino que por entonces “estaba buscando laburos, tirando para quien le pagara”.

>>Leer más: La zona de Flammarion y Lamadrid fue escenario de al menos 17 homicidios en 9 años

En cuanto a qué estaba haciendo Finito Sosa la noche del domingo en una de las zonas más picantes del sur rosarino (ver aparte) tal vez sea algo a dilucidar por quienes investigan su crimen. “Tal vez estaba escondido de la policía porque sabía que tenía captura. Pero ahora no se podrá descartar que se haya estado escondiendo de alguien más, que finalmente lo encontró”, expuso la fuente consultada.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario