POLICIALES

Una brigada de homicidios buscaba a un prófugo y fue atacada a balazos

Los policías buscaban a "Finito", acusado de balear a un abogado en marzo pasado. El hombre cubrió su huida a balazos pero no hubo heridos

Sábado 19 de Junio de 2021

Una brigada de Homicidios de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) quedó bajo fuego enemigo en el barrio Nuestra Señora de la Paz, de Granadero Baigorria, cuando trataban de detener al principal sospechoso de la tentativa de homicidio del abogado penalista Ariel González Zeballos, ocurrida el sábado 13 de marzo pasado en una estación de servicios de la zona noroeste de la ciudad. Mientras realizaban tareas de inteligencia en un auto no identificable los policías se toparon con el buscado, apodado “Finito”, que iba como acompañante en una moto. Lo persiguieron y a pocos metros de Montevideo al 1300 de la vecina localidad, el sospechoso sacó un arma y realizó al menos dos disparos contra uno de los efectivos. Luego ingresó a una casa desde la que también otras personas dispararon contra dos de los brigadistas, que por su buena fortuna no resultaron heridos o muertos. Finito logró fugarse en moto. Con el apoyo de efectivos del Comando Radioeléctrico de Baigorria, los agentes de la AIC lograron demorar a seis personas que estaban en la vivienda desde la que atacaron a los policías, entre ellos quien inicialmente conducía la moto en la que iba Finito. Todos quedaron a disposición del fiscal Adrián Spelta, quien en las próximas horas resolverá la situación procesal de los involucrados.

La posibilidad de tener un enfrentamiento armado es parte de la vida del empleado de una fuerza de seguridad. Son personas, como las hay pocas, que cada día que comienzan una jornada laboral tienen una alta posibilidad de quedar expuestos a balas enemigas. Y cuando se habla sobre un enfrentamiento el recuerdo los casos que terminaron en muerte. Para los brigadistas de la Sección Homicidios un caso recurrente que se presenta ante un enfrentamiento es el asesinato del sargento Rodolfo Adalberto Sotelo, efectivo de la “vieja” sección Homicidios de la Unidad Regional II que recibió seis balazos el sábado 11 de septiembre de 2010 mientras repartía cédulas judiciales del entonces Juzgado de Instrucción 10ª junto a dos compañeros vestidos de civil en el barrio Toba de la zona sudoeste rosarina. Ese sábado por la mañana Sotelo conducía un Ford Escort bordó sin identificación policial cuando en Maradona y Campbell fueron víctima de una tentativa de robo por dos hombres que mataron al policía sin que sus compañeros pudieran repeler la agresión.

>>Leer más: Granadero Baigorria: Nuestra Señora de la Paz, otro barrio sumado al mapa de la violencia callejera

En junio de 2012 el entonces juez de Sentencia Julio Kesuani penó con 23 años de prisión a Patricio Alfredo Rojas al declararlo autor de homicidio agravado por el empleo de arma de fuego y lesiones graves calificadas por el uso de arma de fuego en dos hechos; y con 13 años de cárcel a Cristian Leonardo “Chanchito” López, a quien halló partícipe primario de homicidio agravado por el empleo de arma de fuego y lesiones graves calificadas por el uso de arma de fuego en dos hechos. Sotelo tenía 45 años y cinco hijos. Esta vez no hubo que llorar víctimas.

Penalista baleado

La noche del sábado 13 de marzo el penalista Ariel González Zeballos estaba sentado al volante de su Mercedes Benz A200 de color negro en la estación de servicios Axion, en Baigorria y Boedo, avenida que conecta con Camino de los Granaderos en el barrio Parquefield, a pocos metros del club de fútbol infantil El Torito. Alrededor de las 20, dos hombres en moto se acercaron a González Zeballos y descargaron 15 balazos con una pistola calibre 9 milímetros a corta distancia contra el abogado que sobrevivió luego de pasar una temporada internado en el hospital Eva Perón.

No es habitual que un abogado sea baleado o que alguna agresión contra un profesional trascienda. En los últimos años, y con diferentes connotaciones, se conocieron tres casos: el del penalista Alberto Tortajada (septiembre de 2012); Guillermo Peyrano (mayo de 2015); y Jorge Bedouret (mayo de 2016). Por este último caso en mayo David Marcelo T., de 21 años, fue acusado por los delitos de homicidio calificado en grado de tentativa por el concurso de dos o más personas agravado por el uso de arma de fuego además de la portación ilegal de un arma de fuego de guerra en calidad de partícipe secundario. El juez Román Lanzón le dictó 30 días de prisión preventiva.

González Zeballos había tenido una alta visibilidad pública cuando se produjo el triple crimen de Granadero Baigorria, ocasión en la que fue ultimado uno de sus clientes. Ese homicidio múltiple tuvo como trasfondo el sanguinario enfrentamiento entre dos organizaciones históricas: la de Los Monos y la de Esteban Alvarado. El abogado fue defensor de Ezequiel “Parásito” y José Horacio “Grasita” Fernández, dos de las víctimas del triple crimen. Algo similar le ocurrió en octubre de 2009 cuando fue detenido en el importante operativo que la Justicia Federal de Campana realizó contra el grupo liderado por Mario Roberto Segovia, conocido como “El rey de la efedrina”. González Zeballos fue procesado entonces por ocuparse de operaciones financieras y lavado de activos del grupo de Segovia. Un mes después de la detención la Cámara Federal de San Martín dispuso su excarcelación bajo una caución de 250 mil pesos.

image (41).jpg
La escena del ataque a balazos contra el abogado Ariel González Zeballos el 12 de marzo pasado.

La escena del ataque a balazos contra el abogado Ariel González Zeballos el 12 de marzo pasado.

Un mes después del ataque se realizaron cuatro allanamientos en Granadero Baigorria, una ciudad que durante 2020 vivió un récord de homicidios. Una de las casas allanadas fue en la que este miércoles buscó refugio Finito, en Montevideo al 1300, en el barrio en el barrio Nuestra Señora de la Paz. Una barriada que soportó cuatro homicidios entre junio de 2020 y enero de 2021: el de Marcos Luján, de 32 años, en pasaje Asunción al 1300; el de Ezequiel Omar “Peca” Arrúa, de 32 años, y Osvaldo “Chupete” Ibarra, de 48, quienes fueron llevados por sicarios hasta el paredón del cementerio municipal y ejecutados como réplica del crimen de Marcelo “Coto” Medrano, ocurrido un día antes; el de Natalia Maldonado, joven trans de 24 años que quedó en medio de una balacera en Montevideo al 1300 el 10 de enero último; y el de Cristian Ezequiel Rodríguez, de 32 años, en el cruce de los pasajes Asunción y Bogotá el 28 de enero. Cuatro crímenes en siete meses en un radio de 400 metros.

>>Leer más: Brutal atentado a balazos contra un abogado penalista en una estación de servicio

Ese es el barrio en el que una brigada de dos hombres vestidos de civil y en un auto sin plotear fueron a hacer inteligencia para detener a Pablo Leonel “Finito” S., tiratiros de la banda del “Daniel “Dany” Godoy y uno de los sospechosos de haber tratado de matar al penalista González Zeballos. Según pudo establecerse, en inmediaciones de Montevideo al 1300 los policías vieron a dos hombres en una moto. Uno de ellos era Finito, quien iba como acompañante. Así, con la voz de alto, comenzó una breve pero intensa persecución. Finito se tiró de la moto y fue perseguido por uno de los policías.

En su corrida cubrió su fuga con al menos un par de balazos que hicieron que el efectivo se replegara. Finito entró a una vivienda que ya había sido allanada en febrero pasado y al llegar los efectivos desde la vivienda los recibieron con una lluvia de balazos. Así los policías se cubrieron detrás del móvil y pidieron refuerzos al Comando Radioeléctrico. Con la llegada de varios patrulleros lograron demorar a seis personas, entre ellas el motociclista que llevaba a Finito.

Cuando los policías ingresaron a la casa puesta bajo la lupa encontraron la campera que llevaba puesta Finito, pero no estaba ni él ni la moto. Se había logrado fugar. El fiscal Spelta decidía al cierre de esta edición a quienes imputaría de los seis demorados en la casa de Montevideo al 1300. “Baigorria es tierra de nadie”, sentenció una fuente consultada.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario