Edición Impresa

El Vaticano renovó sus reproches a las monjas feministas de EEUU

La Santa Sede confirmó el decreto por el cual Benedicto XVI pidió encuadrarse a la organización religiosa y la invitó a cooperar. Cuestionan su "falta de apoyo a enseñanzas de la Iglesia".  

Martes 16 de Abril de 2013

El Papa Francisco confirmó ayer los reproches de su predecesor, Benedicto XVI, a las religiosas rebeldes estadounidenses, a quienes el Vaticano recrimina su posición demasiado liberal, sobre todo en cuanto al aborto, y las invita a "cooperar" con los obispos de ese país.

El presidente de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el arzobispo alemán Gerhard Ludwig Müller, se reunió con representantes de la Conferencia de Dirección de Mujeres Religiosas (LCWR, por sus siglas en inglés), entidad que representa al 80 por ciento de las religiosas católicas de Estados Unidos, unas 57 mil monjas.

Müller "debatió" con Francisco "la evaluación doctrinal" efectuada por el arzobispo de Seattle, Peter Sartain, encargado de estudiar la delicada situación. Sartain concluyó que las monjas se deben adecuar a los principios básicos de la Iglesia católica.

La jerarquía vaticana reprocha a las monjas su "falta de apoyo a las enseñanzas de la Iglesia sobre la ordenación de mujeres y sobre la homosexualidad", así como su silencio sobre el aborto y la eutanasia.

En un breve comunicado oficial divulgado ayer, las monjas reconocieron que entablaron un "diálogo franco y abierto" con el Vaticano, y "oran para que produzca frutos".

Así se puso fin a las esperanzas de que mostrara una postura más flexible para con las religiosas. El año pasado, un reporte del Vaticano sostuvo que el grupo tenía "graves problemas doctrinales" y promovía "temas feministas radicales incompatibles con la fe católica", criticándolo por tener una postura flexible en temas como anticoncepción y homosexualidad. Las monjas recibieron un amplio apoyo entre los católicos estadounidenses, en particular del ala liberal de la Iglesia, mientras líderes del grupo viajaban por el país en un autobús para defenderse de las acusaciones.

"El arzobispo M. Juller le informó a la presidencia (de la Conferencia) que recientemente discutió el análisis doctrinal con el Papa Francisco, quien reafirmó las conclusiones del análisis y el programa de reforma", dijo el Vaticano.

Se recordó al grupo que "permanecerá bajo la dirección de la Santa Sede", indicó la fuente.

Fue la primera reunión de las monjas con M. Juller, quien sucedió al cardenal estadounidense William Levada como director de la Congregación para la Doctrina de la Fe. Levada, quien se retiró el año pasado, supervisó la investigación de las religiosas rebeldes.

En abril de 2012 el departamento doctrinal criticó a la Conferencia por desafiar a obispos y por permanecer "callada sobre el derecho a la vida", diciendo que no había tenido una "visión bíblica de la vida familiar y la sexualidad humana" como tema central.

Las monjas apoyaron la reforma de salud del presidente Barack Obama, en la que se incluye un seguro obligatorio de cobertura de métodos anticonceptivos, mientras que los obispos del país se opusieron a ella. Muchas monjas dijeron que el reporte del Vaticano interpretó mal sus intenciones y subvaloró su trabajo por la justicia social.

Trabajos sociales. Partidarios de las monjas dijeron que las religiosas ayudaron a la imagen de la Iglesia en Estados Unidos en un momento en que la institución estaba inmersa en un escándalo de abusos sexuales a niñas, niños y adolescentes por parte de sacerdotes. Fueron elogiadas por muchos católicos y los medios por su trabajo con los pobres y los enfermos. Por otra parte, el comunicado del Vaticano expresó gratitud por la "gran contribución" que las monjas estadounidenses habían hecho al enseñar y cuidar a los enfermos y pobres.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS