Edición Impresa

"El Estado tendría que haber aparecido antes de haber llegado a esta subasta"

El plazo para entregar los caballos con los que cirujean vence a fin de mes, pero gran parte de los 1.500 recolectores informales está en contra.

Viernes 10 de Abril de 2015

El programa de reconversión de la recolección informal de residuos con tracción a sangre por alternativas de reinserción laboral para los carreros registró hasta ayer a unos 210 inscriptos de 1.500 relevados por el propio municipio. El plazo para elegir entre 5 opciones para entregar el caballo por bicicletas o bien realizar una capacitación en oficios vence el 30 de este mes.
  La convocatoria lanzada en febrero por la intendenta Mónica Fein a través del programa Andando busca promover una alternativa laboral a la tracción animal, reemplazándola por vehículos alternativos (carro manual o bicicleta con carro complementario).
  Según había indicado la propia jefa comunal, el proyecto pretende alcanzar a toda la población carrera, llegando al 100 por ciento de las casi 1.500 familias involucradas en la actividad, con una inversión superior a los 8 millones de pesos, a ejecutarse durante este 2015.
  Hasta hace un mes, el Ejecutivo había recibido en forma voluntaria unos 100 equinos dedicados a la recolección informal. Y finalizado el plazo de inscripción, la Unidad de Protección Animal tendrá a su cargo a los caballos que se hayan entregado.
  A cambio, el programa Andando ofrece propuestas de cooperativismo para tareas de higiene urbana y mantenimiento general en la ciudad o el cambio del equino por bicicletas con carros complementarios o carros manuales, trabajos en huerta de agricultura urbana o capacitaciones en oficios.

Escaso. La inscripción en el predio de la ex Rural de 27 de Febrero y Oroño había comenzado el 6 de marzo con una fecha límite que expira este 30 de abril.
  Hasta ayer, el municipio había registrado unos 210 inscriptos, de los cuales 120 ya eligieron en qué y cómo reinsertarse laboralmente.
  Apenas había arrancado la inscripción en la ex Rural las marchas de un sector de los carreros marcaron la oposición y la negativa al programa. Recolectores con carros a caballo de Vía Honda, La Lagunita, La Cariñosa y Empalme Graneros se movilizaron hasta el Palacio de los Leones para insistir con una frase: “Queremos seguir trabajando”.
  Fueron las mismas familias que resisten la puesta en marcha de la ordenanza votada y aprobada en 2010 por amplia mayoría del Concejo Municipal. Pero al igual que en otras reuniones con las autoridades de la Intendencia, se encontraron con la misma respuesta: la ratificación del programa y la oferta de un futuro laboral sin tracción a sangre.
  Entre las quejas de los carreros “rebeldes” resonó la imposibilidad de trasladar el tonelaje de residuos recuperables y reciclables en una bicicleta.
  Hasta ayer, la Secretaría de Control y Convivencia Ciudadana no preveía una prórroga al cierre de inscriptos, pese a la escasa adhesión que despertó entre los grupos y familias que se dedican a la actividad.
  Quienes sí celebraron la iniciativa fueron los trabajadores nucleados en Cartoneros Unidos. Según habían indicado sus voceros a este diario, la medida permitirá desactivar “la mafia, el lucro con los pobres y el maltrato que existe por personas que venden a 7 mil pesos o alquilan a 500 pesos por semana los caballos a personas desesperadas a las que no les queda otra”. La cooperativa señaló la existencia de un “submundo” que mueve apuestas, cinchadas y hasta carreras clandestinas de equinos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario