Bicentenario

Las escuelas taller en busca de la formación específica

Los profesionales de tecnología quieren contar con la modalidad propia

Sábado 29 de Diciembre de 2007

Una de las áreas más fustigadas por los cambios reformistas de los noventa es la de tecnología. En realidad, la llegada de la ley federal de educación vino a transformar las tradicionales clases de actividades prácticas, para las nenas, y las de carpinterías, para los varones, en las de tecnología. La verdad que lo único que sobresalió por un buen tiempo de estos cambios fue la no distinción de géneros en los aprendizajes, en especial esto benefició a las chicas que gustosas se sumaron a aprender a martillar o transformar la madera en un objeto.

Sin embargo, el trabajo de los docentes permaneció un buen tiempo desdibujado en tareas que no terminaban de conformar a los técnicos de las reformas. Desde entonces, los talleres de educación manual comenzaron a buscar la mejor manera de reafirmar su identidad histórica y asumir los cambios que demandan los nuevos tiempos.

En rigor, la formación de los maestros dedicados a la enseñanza de la tecnología en la escuela y el reconocimiento del valor de esta enseñanza son algunos de los ejes centrales que desde hace un buen tiempo vienen convocando a los docentes del sector a reunirse y debatir.

El último encuentro de los centros pedagógicos de las escuelas taller de educación manual se realizó el lunes 17 de diciembre pasado en Gálvez. Se trató del segundo encuentro de los profesores del área de varias regiones educativas, entre ellas la que corresponde a Rosario. "Se trabajó en la elaboración de un documento que pide la incorporación de la educación manual como modalidad en el sistema educativo formal", dice el director de la Escuela Taller Nº 63 de Rosario, José Temperini, también presidente del Centro Pedagógico de la Zona 7.

 

Hacer reflexivo

 

Temperini anticipa que la idea es avanzar en una propuesta para el sector con lo que estiman debe atender la educación tecnológica y las competencias de estas escuelas taller. Asegura que la idea no es retornar a la educación manual "de antes", sino trabajar en el "hacer reflexivo con un enfoque tecnológico, junto con el equipo de las escuelas taller".

Para eso, uno de los temas clave es la formación docente, para lo cual reclaman una carrera con sentido, en lugar de una sumatoria de cursos. "Queremos un diseño curricular amplio, que dé respuestas sociales", dice Temperini para correr de lugar la idea de que en los talleres se trabaja sólo con la construcción de un objeto, sin que los alumnos comprendan el diseño tecnológico que implica.

El trabajo en los talleres es uno de los elegidos por los chicos de la primaria, de hecho cuando se los consulta por la preferencia en las materias, es común que éstos encabecen la nómina de las elecciones. Pero hay más, el director del Taller de la zona sur de Rosario asegura que la política en los talleres se basa en la práctica de "un trabajo en la equidad, donde todos trabajan, cada uno dentro de sus medios".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario