Tiki Martínez
Lunes 05 de Septiembre de 2016

Ametrallan un patrullero y el edificio donde vive un directivo de Newell's

Fueron dos ráfagas de 30 balazos en Rodríguez al 1600. Adentro del móvil había un policía de custodia. Hay dos detenidos

El patrullero que custodia el frente del edificio donde vive el dirigente de Newell's Claudio "Tiki" Martínez fue acribillado con una descarga de ametralladora ayer al amanecer cuando el agente de consigna se encontraba en su interior. El tirador ocupaba el asiento trasero de una moto cuyo conductor ingresó de contramano en la cuadra de Rodríguez al 1600. Su primer movimiento fue disparar a mansalva contra la vereda impar, el lugar donde estaba estacionada la patrulla, impactando dos veces la carrocería del vehículo y la mampostería de una casa de persianas metálicas bajas sin ocupantes. Posteriormente el ejecutor abrió fuego hacia la vereda de enfrente haciendo blanco en el edificio de Martínez, donde uno de los proyectiles terminó rompiendo un vidrio del primer piso. La misma acción provocó el estallido del vidrio blindado de la puerta de un edificio gemelo ubicado a 15 metros sobre la misma acera en la cual vive el fiscal regional de Rosario Jorge Baclini.

El atentado es el tercer episodio de una secuencia intimidatoria relacionada con el directivo rojinegro. El pasado 4 de agosto la fachada del edificio del secretario del club fue perforada con balazos de nueve milímetros durante la madrugada en vísperas del partido que Newell's debía disputar con Deportivo Morón. Seis días después el ocupante del patrullero de vigilancia denunció que un par de personas en moto se le aproximaron, esgrimieron armas de fuego y le advirtieron que si persistía la custodia atacarían a tiros el móvil.

Dos horas después. El tercer episodio fue ayer a las 6.13. Hubo más de 30 balazos. Dos horas después del incidente dos jóvenes a quienes se presume ejecutores de los balazos fueron detenidos en el pasaje Cusco al 1400, en la villa La Lata. Uno tiene 19 años, el otro 20, vestían ropa similar a la que fue reportada a los móviles por el 911 en el momento posterior al atentado y estaban sobre el mismo tipo de moto.

Pero el elemento de cargo más fuerte contra los detenidos es que el agente de la comisaría 6ª que ocupaba el móvil baleado inicialmente los reconoció como los autores. Cuando terminen las medidas probatorias en curso el fiscal de Flagrancia José Luis Caterina los acusará en una audiencia imputativa que en principio se celebraría mañana a las 11. No hubo secuestro de arma (ver página siguiente).

La temeridad increíble de la afrenta supone una notoria escalada respecto de los hechos previos. Fuentes de la investigación no se aventuraban ayer a decir qué facción dentro de la desmembrada barra de Newell's, carente de un liderazgo reconocido por todas, está detrás del atentado. Lo que sí remarcaban es que la acción tiene que ver con algo que el sector que produce los ataques le exige a la actual conducción del club. O bien una promesa incumplida en la época de campaña electoral —esta conducción asumió hace 70 días— o bien un requerimiento que le demandan ahora.

Ráfagas. A excepción de la víctima del hecho, el agente L. que ocupaba el patrullero, no hay testigos oculares de lo ocurrido. Si hubo por lo menos 15 vecinos del edificio donde vive Martínez que escucharon la ráfaga de metralla de los atacantes. Según relató a La Capital uno de ellos, cuando se acalló el tableteo de los disparos el policía tocó timbre en el portero eléctrico a la vez que gritó cuando los vecinos empezaron a asomarse. "Pidió por favor que llamáramos al 911 porque estaba sin radio y se le había acabado la batería del celular. Estaba alterado emocionalmente pero hablaba con coherencia. Dijo que habían sido dos personas en una moto tipo enduro", relató el vecino, y agregó: "El ruido de los disparos fue muy fuerte y empezaron a bajar algunos vecinos. El policía contó que al ver que le iban a disparar se recostó sobre los asientos porque estaba adentro del móvil".


Impactos. Los disparos contra el patrullero impactaron en un guardabarro delantero y en una puerta. Un proyectil le rompió una manguera que, según las autoridades de Seguridad, le impidió arrancar a partir de ese momento. "Es falso que el patrullero estuviera inmóvil. La señal del GPS revela que el móvil estuvo activo durante toda la semana", subrayó una fuente.

   Asimismo, uno de los proyectiles perforó el vidrio de un parante que separa los dos departamentos del primer piso lo que delata el potencial peligro del ataque. Y en el edificio donde vive el fiscal Baclini dos vidrios estallaron por los impactos.

   El propio funcionario judicial contó a este diario que los disparos lo despertaron. Su percepción de los hechos es que primero los agresores dispararon contra los edificios y luego, en una segunda ráfaga, balearon al móvil.


Controversias. Después del ataque inicial al edificio donde vive, a principios de agosto, Tiki Martínez pidió licencia como secretario del club y descartó que ese episodio tuviera que ver con la barra. En el Ministerio de Seguridad señalaron, tanto entonces como ayer, que no hay ninguna sospecha de que Martínez haya hecho nada disvalioso pero sí está claro que mantenía contactos, como dirigente, con distintos grupos violentos que participan de la vida del club y a los que movilizan ambiciones económicas. "No creemos que esta comisión directiva haya negociado nada con los sectores de la barra brava una vez que estuvieron en ejercicio. No podemos saber si lo hicieron antes. Es posible conjeturar que estos grupos actúan como si reclamaran algo prometido porque además ya lo deslizaron públicamente".

   Lo que está fuera de duda es que estas acciones son promovidas por grupos bajo investigación con varias finalidades, entre ellas desalojar el patrullero que custodia al dirigente y demostrar poder dentro de la disputa en la barra rojinegra. Fuentes de la investigación señalaron que como líderes de los bandos en pugna en Newell's que están bajo permanente pesquisa se observan a cinco referentes: Marcelo "Coto" Medrano; Aquiles Nelson "Chivo" Saravia; Norberto Alejandro "El Alpa" Tillar; Ariel "Teletubi" Acosta y Matías Pera.

   Los hechos de violencia en Newell's ligados a la conducción de la barra brava son una fuente de reiterados baños de sangre y la abrumadora mayoría de sus implicados están ligados a negocios de drogas. Los últimos hechos de este año fueron hace tres meses. El 7 de junio Matías Cuatrero Franchetti fue asesinado a balazos frente al Coloso. Maximiliano La Rocca fue emboscado al salir del mismo estadio y ejecutado a tiros el 27 de junio en Pellegrini al 5400.


Comentarios