Política

"No puede ser que se tenga que asistir a los que hacen mal las cosas"

El presidente Mauricio Macri valoró la gestión del gobernador de Córdoba Juan Schiaretti y le dará más de 15 mil millones para obras, pero criticó a otras administraciones.

Miércoles 27 de Enero de 2016

El presidente Mauricio Macri reconoció que la reforma del régimen de coparticipación federal "es una vieja deuda pendiente", pero advirtió al mismo tiempo que "no puede ser que uno siempre esté asistiendo a aquel que no hace las cosas bien".

Macri se expresó de este modo durante una conferencia de prensa conjunta con el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, quien participó de la reunión del gabinete nacional y provincial que el presidente encabezó en el Centro Cívico del Bicentenario, en la capital cordobesa. El gobierno nacional se comprometió a transferir más de $15.000 en concepto de obras a la provincia.

En momentos en que los gobernadores de diversas provincias —y en su mayoría peronistas— le reclaman discutir un nuevo régimen, el jefe del Estado reconoció que "es una vieja deuda pendiente que siempre parece muy difícil de resolver", aunque evitó dar precisiones sobre posibles modificaciones.

Al ser consultado sobre este tema, el presidente sostuvo que su gobierno está "devolviendo herramientas a cada provincia para que pueda salir adelante" porque "el desafío del país es el federalismo", aunque señaló que "es importante que quede claro" que "no puede ser que uno siempre esté asistiendo al que no hace las cosas bien".

En este sentido, agregó: "Córdoba es una de las provincias que mejor se han administrado en los últimos años, mas allá de algunas discriminaciones que hubo en el pasado por no alinearse con ex gobierno nacional. Uno tiene que apoyar al que quiere crecer y hace las cosas bien".

Macri sostuvo que propiciará una tarea conjunta con las provincias en la que, para hacer cosas, pongan "una parte la provincia y otra la Nación" y agregó: "Con ese espíritu espero ir generando agendas de trabajo en todo el país". A partir de esa premisa, el mandatario dijo que estimulará "a los gobernadores a crear trabajo de calidad, futuro, no más clientelismo y oscuridad en las cuentas públicas".

De inmediato sostuvo que espera que ése "sea un eje de todos los gobiernos" provinciales, con los que prevé ir encabezando reuniones de gabinete como la que hizo en Córdoba, según dijo.

Por su parte, Schiaretti ratificó su postura a favor de "modificar la ley de reparto de los recursos entre Nación y provincias", pero aclaró que en la reunión de gabinete "no correspondía tratarlo ya que eran temas específicos de la provincia de Córdoba".

Tras la reunión de los gabinetes de la Nación y de la provincia, el presidente hizo una reseña de las obras e iniciativas en materia de vialidad, energía, comunicaciones y turismo (entre otras) para las que el Estado nacional dará asistencia financiera.

"Al gobernador le dije que lo apoyó de Córdoba pero los gasoductos tienen que estar terminados antes de 2019, al igual que las rutas, porque Córdoba tiene que estar comunicada", explicó el jefe del Estado.

Además, puso de relieve el compromiso de su gestión de cumplir con el pago de las partidas comprometidas durante el kirchnerismo el año pasado para ayudar a recomponer las zonas afectadas por las inundaciones en Sierras Chicas, donde de los 540 millones de pesos sólo se enviaron 100 millones.

Por su parte, el Estado cordobés se comprometió a adherirse a la Emergencia Nacional de Seguridad y a impulsar el reemplazo del sistema de boletas por partido por el de Boleta Unica Electrónica (BUE), así como colaborar en la diagramación de un calendario electoral unificado con la Nación.

En medio de los elogios a la administración provincial Macri incluyó al intendente de la ciudad de Córdoba, Ramón Mestre, a quien le dio un marcado apoyo frente al conflicto con el gremio municipal, que —sostuvo— se opone a la "modernización" de la gestión comunal en materia de servicios y obras públicas.

Por otra parte, el mandatario indicó que espera "recorrer todas las provincias y tener reuniones con los distintos equipos de gobierno" similares a la que mantuvo este martes en Córdoba y no se descarta que Entre Ríos sea el próximo destino.

El anuncio de la transferencia de dinero para obras de infraestructura y viviendas a la provincia gobernada por Schiaretti llega a pocas horas de la reunión de los mandatarios del PJ con el ministro del Interior Rogelio Frigerio. Le pedirán un desembolso de más de $ 9000 millones que corresponden a certificados de obra pública retrasados. Se detalló un plan de obras viales por 13.000 millones de pesos y se aportará para las obras de saneamiento cloacal urbano.

Poner el hombro. En el arranque de la pulseada  por las paritarias, Mauricio Macri envió un fuerte mensaje a los gremios, a los que les advirtió que “este  es un momento de poner el hombro”. Macri defendió en Córdoba la creación del Ente de Servicios  y Obras Públicas y les pidió a los  gremios que se oponen que “entiendan que es  un momento donde hay que poner el hombro”.

Misa en Cura Brochero para seducir al Papa

El presidente Mauricio Macri participó ayer de un oficio religioso en memoria del sacerdote José Gabriel Brochero, mientras su gabinete intenta concretar un encuentro con el Papa Francisco el mes próximo en Roma.

. El presidente visitó Villa Cura Brochero para asistir a la misa que ofició el cardenal Mario Poli para homenajear al cura argentino que será ungido santo por el Papa, probablemente en octubre próximo. Junto a Macri concurrieron funcionarios nacionales como el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el ministro de Comunicaciones, Oscar Aguad, a quienes se sumaron el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, el intendente de la capital provincial, Ramón Mestre, y el jefe comunal local, Gustavo Pedernera.

"Brochero es el ejemplo de la Argentina que queremos. Él apostó en el futuro, creyó en los cordobeses, trabajó cerca de la gente, fue un hombre positivo, siempre creyó en lo que hacía y eso es a lo que necesitamos, apostar a futuro", sostuvo Macri en el marco de la visita.

Si bien el jefe de Estado fue invitado por el obispo de Cruz del Eje, monseñor Santiago Olivera, antes de conocerse la decisión de canonizar a Brochero, su concurrencia a la misa se enmarca en la búsqueda de un acercamiento con la Iglesia y un encuentro con el Sumo Pontífice.

El Gobierno intenta dejar atrás la tensión inicial que se percibió entre el Papa y el jefe de Estado y trabaja por estas horas para que el primer encuentro entre ambos desde que Macri llegó a la Casa Rosada se produzca en Roma el mes que viene.

Dado que Francisco tiene previsto realizar una visita pastoral a México entre el 12 y el 17 de febrero, el macrismo apunta a que el encuentro entre ambos sea en la segunda quincena de ese mes. La semana pasada, la canciller Susana Malcorra había anticipado que "habrá pronto" un encuentro entre el presidente y el Sumo Pontífice.

Las tensiones con el Vaticano se debieron, según trascendió en diciembre pasado, a que Macri y la ex presidenta Cristina Kirchner desatendieron un ofrecimiento del entorno del Papa para que ambos plantaran un "olivo de la paz" como un gesto para aliviar la conflictiva transición que atravesaba el país.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario