Política

Fernández no se excluyó de una eventual conducción del PJ nacional

El jefe del Estado volvió a descartar una áspera interna en el oficialismo. Reivindicó la existencia de "intercambios de posiciones" en el Frente de Todos

Domingo 27 de Diciembre de 2020

El presidente Alberto Fernández reivindicó la existencia de “intercambios de posiciones” en el oficialismo y dijo que le parece “bien y posible” una eventual renovación de autoridades en el peronismo nacional, de cuya conducción no se excluyó, y bonaerense.

“Lo que se ve como debates, como entre comillas «choques internos», en realidad es el intercambio de posiciones natural en cualquier proyecto político”, resaltó el primer mandatario.

Fernández también abrió la posibilidad para asumir él mismo al frente del justicialismo a nivel nacional y que sea Máximo Kirchner el titular del partido de la provincia de Buenos Aires.

“Hay un montón de compañeros que me han pedido que sea presidente del Partido Justicialista (PJ) a nivel nacional. Y hay compañeros que quieren que Máximo sea el titular del espacio a nivel provincial. A mí todo me parece bien, me parece posible”, señaló.

El jefe del Estado, sin embargo, pidió “prudencia” porque “hay un montón de problemas antes de ver quién conduce el peronismo”.

En ese sentido, Fernández negó que existan “peleas” y “discusiones” internas en el Frente de Todos (FdT) de la provincia de Buenos Aires.

“A veces hay que ser prudentes. Es más: lo que se habla en los diarios, y en algunos de muy mala fe, claramente, que la realidad. La única obligación que tenemos es que los argentinos estén mejor. Todos, no sólo los peronistas”, dijo.

El presidente destacó también su relación personal con el jefe del bloque del oficialismo en la Cámara de Diputados nacional. Y definió a Kirchner como un “hombre preparado, un gran dirigente, comprometido y de diálogo”.

A futuro

El primer mandatario afirmó que, a su juicio, “el peronismo necesita abrirse, dar debates, incorporar nuevos elementos y promover un recambio generacional”.

“Son todas las cosas en las que he creído toda la vida y sigo creyendo. Es absolutamente razonable, factible, posible, hasta que sería conveniente”, añadió.

Al respecto, insistió: “Los diarios muestran un debate que no existe: no hay una pelea en los términos que plantean. Y eso sí quiero aclararlo, porque mi problema, y el de Máximo también, es qué hacemos con la vacuna, con la pandemia, con la economía. Tenemos un montón de problemas antes de ver quién conduce el peronismo”.

“Para eso, tenemos que trabajar. Eso es lo que hago yo, lo que hacen Cristina (Kirchner), Máximo, los intendentes. Lo que hacemos todos”, agregó. Luego, Fernández abundó sobre la importancia de la unidad para la coalición gobernante.

“Para ganar una elección y para después. A lo largo de toda la campaña repetí repetía una frase que decía: «la unidad es una condición necesaria, pero no es una condición suficiente». Si no nos unimos, dividiremos el voto y favoreceremos a otros. Al mismo tiempo, las circunstancias reclaman que seamos capaces de ser mejores de lo que fuimos, y ese es el esfuerzo en el que todos estamos empeñados”, señaló.

Acerca de la reciente alocución de la vicepresidenta en La Plata, el jefe del Estado defendió el criterio de que en los espacios políticos no haya “discurso único”.

“Siempre critiqué la idea del discurso único, del único pensamiento. Porque todas esas cosas conducen a que se frustre el debate, y se frustra la política”, argumentó.

Fernández también realizó un análisis del momento incierto que vive el mundo y del escenario complejo en el que se inició su mandato en diciembre de 2019. A ese panorama, recordó, se le añadió la pandemia del coronavirus.

“Estamos en un escenario muy singular, porque en una pandemia la experiencia no existe. Porque nadie tuvo la experiencia de la pandemia. Me pueden decir cómo gobernaron otros, pero cómo gobernaron con pandemia no me lo puede contar nadie”, afirmó el presidente.

“Cristina, de algún modo, lo vivió en 2008, cuando el mundo se destruyó económicamente. Pero lo que enfrentamos en este momento es que se derrumba la economía y, al mismo tiempo, se deteriora enormemente la salud. Ese no es un dato menor”, diferenció.

Balance

Paralelamente, Fernández aseguró que durante 2020 se registró “la menor caída del salario real en los últimos cuatro años”, pese a las consecuencias de la pandemia de coronavirus.

En esa línea, indicó que “si el Estado no hubiese estado presente, la pobreza hubiera sido diez puntos mayor” por el impacto de la pandemia. Por ese motivo, consideró: “Debemos estar bastante conformes por cómo se llevaron las cosas”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS