Policiales

La ejecución de Ulises Funes, nuevo crimen de una violenta saga barrial

La familia del joven asesinado el domingo fue blanco reciente de al menos dos ataques a tiros. Su padre fue baleado hace una semana

Martes 09 de Enero de 2018

Una granada en la puerta de la casa de su abuela, un ataque a tiros contra su padre en Alvear, un video en el que su hermano aparece disparando al aire con una ametralladora pese a estar con arresto domiciliario. Con esa cadena de incidentes previos que involucraron a su familia, Ulises Nicolás Funes fue asesinado a tiros el domingo a la noche cuando estaba con su novia frente a un pasillo de barrio La Lata.

Según los datos preliminares de la investigación, por el lugar pasó un auto gris con al menos tres ocupantes desde el cual le dispararon balas calibre 9 milímetros a la cabeza y el tórax.

El joven marino mercante de 23 años y sin antecedentes era parte de una familia del barrio Tablada enemistada con el entorno del asesinado barrabrava de Newell's Roberto "Pimpi" Caminos. Enfrentamiento que tuvo un pico máximo el 11 de marzo de 2016 cuando fue asesinada la madre de Ulises, Mariela Griselda Miranda, un hecho que dio inicio en la zona a una saga sangrienta de crímenes que muchos atribuyen a esa rivalidad. De hecho, uno de los detenidos por ese homicidio es un hijo de Pimpi (ver aparte).

Hermanos

La familia de Ulises terminó de quedar en el ojo de la tormenta en mayo pasado, cuando tropas federales desembarcaron en los barrios Tablada y República de la Sexta y bajo el altisonante rótulo de "Los Miserables" detuvieron a ocho personas a quienes acusaron de pertenecer a una asociación ilícita dedicada a robos domiciliarios y la venta de drogas.

Entre los buscados como presuntos líderes estaba Lautaro "Lamparita" Funes, quien recién cayó en septiembre y quedó detenido imputado de varios delitos y al menos un asesinato. Por su parte el padre, Jorge, de 43 años, fue dado de alta hace tres días de un ataque a tiros que sufrió el 1º de enero en Alvear, adonde se mudó para distanciarse del escenario del conflicto. Alan, de 19 años, estaba desde octubre con prisión domiciliaria por un crimen del que lo acusaron cuando era menor, pero desde el viernes está prófugo luego de que comenzar a circular un video en el que aparece disparando una ametralladora.

Más allá de otros hijos pequeños o que no han estado involucrados en investigaciones, el otro hijo de Funes era Ulises, que según dijera su padre en una nota a este diario pasaba embarcado gran parte del año a raíz de su trabajo.

Sin palabras

El domingo a la noche Ulises estaba con su novia en la puerta de un pasillo de Garay 1400, cerca de la esquina con Corrientes. Si bien según los partes oficiales ese era su domicilio, algunos vecinos indicaron ayer que el muchacho sólo iba a ese lugar de visita.

Eran cerca de las 20.30 cuando pasó por el lugar un Fiat Siena gris. Algunos mencionaron que en el auto iban dos hombres y una mujer rubia que, sin decir una palabra, le dispararon a Funes y escaparon.

El joven recibió múltiples balazos en la cabeza y el tórax y falleció en el momento. El gabinete criminalístico de la Policía de Investigaciones (PDI) levantó en la calle y en la vereda cinco vainas servidas calibre 9 milímetros.

Los efectivos tomaron declaraciones en el barrio por orden del fiscal de Homicidios Florentino Malaponte. "Se manejan líneas de investigación respecto de posibles sindicados", decían ayer los partes oficiales sin ahondar sobre quiénes o qué sector estaría detrás del ataque. Si bien una lectura rápida permitiría enmarcar el caso en la disputa con los Caminos, en la calle también circulaban rumores que también apuntan hacia otras direcciones.

"Muy fuerte"

Sin marcas de sangre ni del trabajo policial, la escena del crimen estaba ayer al mediodía ocupada por dos motos, una reposera verde y un banquito de plástico que nadie usaba. Nadie respondía a la puerta en el fondo del pasillo, rematado por un galponcito de chapa junto a una heladera rota y una pequeña pileta pelopincho en desuso.

Todos los vecinos parecían foráneos en esa cuadra de casas de material de uno o dos pisos, algunos sin revocar. "Estaba en Villa Constitución", "vivo en Gálvez", "no soy de acá", contestaban.

Sólo una vecina recordó que Ulises solía ir de visita a la casa delpasillo. "Lo veía jugar a las bolitas en la vereda. Es muy fuerte cuando uno se entera de estas cosas", lamentó.
"Casi organizado"
"Esto parece casi un ataque organizado y continuado contra los Funes", dijo Juan Pablo Audisio, abogado de la familia, quien acompañó a los parientes de Ulises con los trámites del velorio e hizo gestiones para tratar de que Lamparita fuera autorizado a asistir.
   Es que el crimen del domingo fue precedido por una serie de incidentes con los Funes como blanco. Cerca de fin de año, según el defensor, fue tiroteada la casa de la abuela de Alan donde el muchacho estaba viviendo —en prisión domiciliaria— con su pareja y su pequeña hija de meses. Al llegar a la casa, luego de los disparos, un tío se acercó a lo que parecía ser una naranja depositada en la puerta y resultó ser una granada de ese color. El artefacto y algunos casquillos fueron secuestrados por la PDI.
   Si bien ese ataque entonces no se dio a conocer fue denunciado en la comisaría 16ª. "Pedimos la protección de un móvil en la puerta, no lo pusieron. Y por temor Alan cambio de domicilio", dijo Audisio, sobre el muchacho que hasta ayer permanecía prófugo.
   Otro hecho vinculado a la familia ocurrió el anteúltimo día de 2017 cuando cayó preso Carlos Jesús Fernández, apodado "Pelo Duro" y también señalado como otro de los jefes de Los Miserables junto con Lamparita, aunque hasta ahora sólo fue ligado al crimen de Cristian "Bebe" Ferreyra, de mayo pasado.
   Asimismo, el pasado 1º de enero Jorge Funes recibió varios disparos de bala en la cara, la zona lumbar y el abdomen frente a una casa de Aguaribay y El Timbó de Alvear. Un vecino lo llevó hasta un hospital de Rosario donde quedó internado en estado crítico. Hace tres días recibió el alta.
   Al día siguiente comenzó a circular por las redes sociales un video en el que se muestra a Alan disparando una ametralladora al aire al parecer como parte de los festejos de fin de año. Luego de su paso por el Instituto de Recuperación del Adolescente de Rosario (Irar), el joven estaba con arresto domiciliario desde octubre. La información al respecto indica que junto con él se ve a un joven detenido días antes y luego liberado, alias "Leo loco", a quien ayer le dictaron la prisión preventiva por dos meses (ver aparte).
Una represalia
"Creemos que el atentado a Alan, a Jorge y a Ulises son parte de una misma represalia", dijo Audisio. Contó que Ulises, además de ser embarcado, trabajaba en la Municipalidad y no tenía antecedentes penales.
   "A él lo habían baleado a comienzos del año pasado con un disparo en el glúteo. Eso también fue denunciado en una causa que está como tentativa de homicidio. Nunca estuvo involucrado en nada, se hicieron 33 allanamientos y no le encontraron nada", añadió el abogado, para quien "esto es un ataque directo a testigos presenciales del homicidio de su madre. Se hizo una crónica muchas veces equivocada sobre la familia Funes, es fácil adjudicarles todo lo que pasa en el barrio".



¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario