POLICIALES

Drogas y un incendio fatal llevaron a prisión a un sicario de Los Monos

Es Juan Domingo Ramírez, quien en 2014 protagonizó una fuga de película de la jefatura y fue condenado como parte de la banda de Las Flores

Domingo 20 de Diciembre de 2020

Juan Domingo Argentino Ramírez tiene 46 años y si fuera por el nombre, quizás su historia debería ocupar espacios en secciones periodísticas como política o información general. Sin embargo sus antecedentes lo hicieron una figura repetida en las crónicas policiales de la última década. Ligado en forma estrecha a la banda de Los Monos como sicario, condenado como partícipe de esa asociación ilícita surgida en el barrio Las Flores, investigado por varios homicidios, acusado de regentear búnkers de venta de drogas y protagonista de una fuga cinematográfica de la jefatura de la Unidad Regional II, el hombre volvió a caer preso. Fue durante allanamientos realizados ayer por la Unidad de Narcotráfico de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) en el marco de una causa que investiga el fiscal federal Claudio Kishimoto por venta de drogas. Además, según informó el Ministerio de Seguridad provincial, la Justicia lo tiene en carpeta por un trágico incendio provocado en una casilla del barrio Saladillo hace diez días donde murió un nene de 7 años.

Los operativos de ayer, que terminaron con la detención de Ramírez y su madre, se realizaron en una vivienda de Rueda al 1800, en una casa de Roma 675 bis, en una cochera de Virasoro al 1900 y en las ciudades de Villa Constitución y Cañada de Gómez.

Tras la saga de sangre que siguió al homicidio de Claudio “Pájaro” Cantero, el 26 de mayo de 2013 frente a un boliche de Villa Gobernador Gálvez, el nombre de Juan Domingo Ramírez empezó a conocerse oficialmente como uno de los sicarios de Los Monos. A tal punto que estuvo investigado por el triple crimen ocurrido en el cruce de avenida Francia y Acevedo dos días más tarde en el marco de la venganza que siguió a la muerte de quien fuera líder del clan surgido en la zona sur rosarina. Sin embargo Ramírez fue desligado de esa causa pero no de sus vínculos con la banda y por eso se libró una orden de captura en su contra.

>> Leer más: Un alto miembro de Los Monos fugó de Jefatura a 9 horas de su detención

En ese marco, y tras seis intentos fallidos de arresto, agentes de la entonces Brigada Operativa de la División Judiciales que actuaba bajo las órdenes del juez de Instrucción Juan Carlos Vienna supieron que Ramírez se escondía en la localidad chaqueña de Santa Silvina, donde tendría familiares. Pero por el seguimiento de su teléfono los primeros días de 2014 también se enteraron de que estaba volviendo a Rosario para visitar a su padre y lo esperaron. Así cayó el día 14 de enero de ese año después de intentar huir por los techos, en una finca de Roma 675 bis del barrio De la Carne, la misma donde ayer fue apresada su madre, Petrona Antonia T., de 73 años.

Pero Juan Domingo solo estuvo preso nueve horas. A las 7 de la mañana del 15 de enero desde la División Judiciales se reportó a las guardias de jefatura que Ramírez ya no estaba donde lo habían dejado: una oficina de la repartición en la cual pasó la noche esposado a la baranda de hierro de una escalera. El hombre, según surgió de la investigación, logró zafar rompiendo de un tirón los grilletes que una pericia determinó que estaban debilitados por el desgaste. Tras ello le aplicó un golpe al sargento Rubén Zapata que lo custodiaba mientras otra agente había ido al baño y se fue caminando. Frente al propio edificio de la UR II se subió a un taxi como cualquier hijo de vecino y desapareció.

Por esa evasión tiempo después Ramírez fue condenado a 5 meses de prisión; el policía Matías Germán Almirón recibió una pena de 6 años de cárcel por haber extorsionado a la mujer del detenido exigiéndole el pago de 200 mil pesos y la entrega del boleto de compra venta de un Citroën C 3 a cambio de facilitarle la huida; y el por entonces subjefe de Judiciales, el subcomisario Luis Quevertoque, fue absuelto por incumplimiento de sus deberes.

>> Leer más: Policía condenado acusó a sus jefes de Judiciales de filtrar datos a Luis Medina

Los pasos de Ramírez se perdieron en aquel enero de 2014 por seis meses. El 28 de julio del mismo año personal de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) y de la subdelegación Goya de la Policía Federal lo arrestaron en un asentamiento en las afueras de la ciudad correntina de Goya. Tras confirmar que se trataba del hombre con pedido de captura internacional en el marco de la causa que investigaba a Los Monos a los pocos días fue trasladado a Rosario.

En esa ocasión los efectivos a cargo de la custodia se aseguraron de encerrarlo en un lugar más seguro y en abril de 2015 aceptó en un proceso abreviado una condena de 3 años y 6 meses de prisión efectiva tras aceptar ser integrante de la asociación ilícita del barrio Las Flores.

>> Leer más: Inminente acuerdo abreviado con condenas a miembros de Los Monos

Juan Domingo cumplió la sentencia y para mediados de 2017 ya estaba bajo el regimen de libertad condicional. El 11 de junio de ese año Ramírez iba en una moto Honda Tornado negra por bulevar Oroño y Biedma cuando chocó contra un Fiat Palio rojo. Asistido por el Sies, fue llevado al Hospital de Emergencias con una fractura de cráneo por lo que quedó internado en estado delicado y con pronóstico reservado aunque bajo custodia policial.

Si bien entonces los voceros policiales señalaron que Ramírez presentaba pedidos de captura por el homicidio de Luis Aranda, cuyo cuerpo apareció junto a una casilla del barrio El Mangrullo la semana anterior al accidente, desde Tribunales se sostuvo que no era buscado. Y agregaron que tras la condena por asociación ilícita como miembro de Los Monos estaba en libertad condicional desde el 21 de marzo de ese mismo año.

>> Leer más: Quedó internado grave y detenido luego de un choque

Ahora Ramírez volvió tras las rejas en el marco de una causa que lleva adelante el fiscal federal Claudio Kishimoto por la comercialización de estupefacientes y que desplegó allanamientos en Rosario, Villa Constitucion y Cañada de Gómez. Pero también sindicado como posible instigador de un incendio que se cobró la vida de un nene en el barrio El Mangrullo hace diez días y que habría sido originado por una deuda de drogas que tenía el padre de la criatura o algún familiar, dijeron desde el Ministerio de Seguridad.

Juan Domingo fue apresado en la misma casa donde vivió los últimos años, en Rueda al 1800. De allí la policía se llevó tres celulares, 94.300 pesos en efectivo, un picador de marihuana, precintos, dos tarjetas de memoria, un pen drive y un Volkswagen Bora dominio IRM 169. Asimismo, en una cochera ubicada a la vuelta de esa propiedad, sobre Virasoro al 1900, incautaron otro auto a nombre de Ramírez, un Hyundai patente JPS 923.

En tanto, en la casa paterna de Ramírez fue apresada su madre tras encontrarse 103 gramos de cocaína y 82 gramos de marihuana fraccionada para la venta; y en la villa de Batlle y Ordóñez y Hungría, en la zona sur de la ciudad, no se registraron detenciones pero se secuestraron dos teléfonos celulares.

>> Leer más: Confirman que fue intencional el incendio que terminó con la vida de un nene de 7 años

Respecto a la causa investigada en el fuero provincial se trata de la muerte de Ángel Lionel Rueda, quien falleció calcinado al ser sorprendido por el fuego que destruyó la precaria casilla en la que dormía solo la madrugada del 10 de diciembre en Ensenada al 500, en el sureste de la ciudad.

Las pericias realizadas por especialistas de los Bomberos Zapadores a pedido de la fiscal Valeria Piazza Iglesias arrojaron que “las llamas se iniciaron de forma súbita con algún tipo de acelerante, posiblemente un combustible líquido, por lo que el incendio fue intencional”. Ante ello la causa pasó a manos de la fiscal Gisella Paolicelli, de la Unidad de Homicidios Dolosos, quien tendrá el trabajo de determinar si ese incendio fue provocado en el marco de una venganza o una deuda pendiente del padre de la criatura muerta o de algún otro familiar.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS