Banda Los Monos

Confirman la absolución de Bassi, Damario y Muñoz por el crimen de "Pájaro" Cantero

La Cámara penal leyó la parte resolutiva del veredicto, que los acusados escucharon desde la cárcel de Coronda por videoconferencia.

Jueves 28 de Junio de 2018

Sin salir de la cárcel de Coronda, Luis "Pollo" Bassi y dos de sus hombres escucharon por videoconferencia el fallo que confirmó la absolución de los tres por el crimen de Claudio "Pájaro" Cantero, el ex jefe de Los Monos asesinado a balazos en 2013. Con un monitor sobre un soporte móvil instalado en el centro de la sala, la sentencia se leyó ayer en los Tribunales de Balcarce 1651. Los acusados recibieron la noticia sentados en primer plano y custodiados por dos penitenciarios. Luego otro tribunal confirmó sus condenas en otras causas por las que seguirán presos.

Clima

El último día del juicio por el crimen del Pájaro, el 21 de marzo de 2017, el furgón que llevaba a los acusados a Coronda fue atacado a tiros en la autopista a Santa Fe. Bassi y Milton Damario salieron ilesos pero una bala alcanzó a Facundo "Macaco" Muñoz en el abdomen y fue operado.

El fallo se leyó ayer en un contexto similar luego de los ataques a tiros a casas de jueces que tramitaron la causa de Los Monos. Entre ellos Ismael Manfrín, uno de los tres que absolvieron al clan Bassi hace más de un año y además presidente del tribunal que en abril condenó a 19 personas en el juicio a la banda por asociación ilícita. Los ecos institucionales de esos atentados parecían latir dentro de la sala. Un día antes, el gobernador Miguel Lifschitz había recibido a miembros de la Corte Suprema provincial para analizar sus implicancias.

En ese clima, a las 8 de ayer los camaristas Carlos Carbone, Guillermo Llaudet y Carolina Hernández confirmaron la absolución de Bassi, Damario y Muñoz por el crimen de Cantero. La fiscal Cristina Herrera había apelado porque pretendía condenas por el crimen del 26 de mayo de 2013, cuando Pájaro fue asesinado y su muerte disparó una inédita escalada de venganza con cuatro homicidios en dos días.

Los jueces leyeron ante Herrera, su par Guillermo Corbella, los defensores y un puñado de periodistas —no concurrió público— sólo la parte resolutiva del fallo de casi 40 páginas que luego acercaron a las partes. "No puedo decir nada hasta ver los fundamentos", dijo Herrera, que dejó expresadas reservas en caso de pretender apelar ante la Corte.

Pantalla

Los jueces se fueron pero la pantalla siguió encendida, a la espera de otro tribunal. Muñoz a la izquierda, Damario en el centro y Bassi a la derecha aguardaron unos minutos hasta que volvió Carbone, esta vez junto a los camaristas Viviana Alonso y Afredo Ivaldi Artacho.

Este tribunal revisó el crimen de Juan Pablo Colasso, un ex barra de Newell's que supo ser del riñón de Bassi pero luego lo enfrentó y fue acribillado el 14 de noviembre de 2012 frente a su casa de Villa Gobernador Gálvez (ver aparte).

En este caso los jueces confirmaron los 16 años de prisión para Bassi y los 14 para Macaco. Damario había sido absuelto en primera instancia, aunque condenado a 3 años por la falsificación de un carné de conducir, pena también ratificada.

"Estamos muy conformes. Esto demuestra que en la provincia de Santa Fe hay división de poderes. Se dictó una sentencia conforme a derecho", dijo Hilda Knaebleim, defensora de Damario junto a Claudia Burgos. El joven criado en el Fonavi de Hipócrates y Lola Mora cumple además una pena a 12 años por el asesinato de Lucas Espina en 2013.

Impune

El crimen del Pájaro sigue impune. Los tres acusados —sobre todo en base a escuchas a miembros de Los Monos— sortearon la cárcel en este caso porque se consideró insuficiente la prueba. Aunque pagaron altos costos personales: los tres perdieron a sus padres en venganzas aún no esclarecidas y de idéntica forma fueron asesinados dos hermanos de Bassi.

Cantero fue asesinado de tres tiros frente al boliche Infinity Night de Villa Gobernador Gálvez, cuando llegó con tres amigos y orinaba frente a un portón. Le dispararon desde un vehículo gris. Lisandro Mena, que estaba con él, recibió un balazo en la pierna y otro en el maxilar. Lo mataron siete meses después. Según la pesquisa, en el crimen se usó una rara pistola Glock austríaca calibre 9 milímetros que nunca fue hallada.

Damario, de 29 años, y Muñoz, un ex estibador portuario de 27, llegaron al juicio oral acusados como ejecutores a las órdenes de Bassi. El Pollo, de 32 años, ex barra de Newell's y dueño de una remisería villagalvense, fue juzgado como instigador. Por el hecho sólo fue condenado Osvaldo "Popito" Zalazar, quien no estaba implicado por la muerte y recibió 3 años y 3 meses por la tenencia de un arma.

Luego de revisar videos del juicio, los camaristas refrendaron la absolución dictada por los jueces Manfrín, Julio Kesuani y María Isabel Mas Varela. En el primer voto, al que adhirieron sus pares, Llaudet fue crítico con la investigación a la que calificó de "pobre, tergiversada y errática". Consideró que la teoría de un crimen instigado en una guerra entre bandas puede resultar "seductora y hasta plausible" pero los indicios fueron insuficientes.

Remarcó que la prueba se basó en escuchas de otra causa, no se citó a declarar en siete meses al testigo herido en el hecho, no se avanzó sobre el vehículo involucrado ni se tomaron medidas días antes del debate. El profuso intercambio telefónico entre los acusados, para los jueces sólo acreditaría un nexo entre ellos, pro no una relación con el crimen.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});