Policiales

Agresión en Mar del Plata: risas y una discusión en el baño, el desencadenante del ataque

Los tres rosarinos imputados declararon ante el fiscal que solo se defendieron. Galvano habría admitido en su declaración al fiscal que le pegó un botellazo a Matías Montín.

Miércoles 20 de Enero de 2021

Una risa a carcajadas, el pedido de un amigo del joven agredido para que no le faltaran el respeto a una trabajadora del boliche y la posterior discusión, fue el desencadenante de la pelea que terminó con el brutal ataque contra Matías Montín en el boliche Ananá por parte de los rosarinos.

Ese fue el corolario de lo que luego terminó con uno de los rosarinos golpeando con una botella de champagne en la cabeza al joven de Haedo.

Así se desprende de las declaraciones que los involucrados hicieron ante el fiscal Paulo Cubas sobre el ataque acontecido contra el joven de Haedo que está internado en terapia intensiva pero evoluciona.

Los tres rosarinos acusados dieron a conocer una versión similar en los testimonios que brindaron este miércoles ante el fiscal. Y de acuerdo a lo que trascendió de las declaraciones de los imputados, y asociándolo también a los dichos del abogado Carlos Varela y del fiscal Cubas, se puede inferir que quien ataca a Montín es Galvano, el joven de 23 años que conducía el BMW M2 blanco que fue detenido este martes en el peaje de Zárate cuando estaba regresando a Rosario junto al hijo de Pillín Bracamonte.

En este sentido hay que recordar que el tercer involucrado Matías Belloso (20 años) se presentó esta mañana en Mar del Plata acompañado por su padre Gonzalo Belloso, exjugador de Central y dirigente de la Conmebol.

La defensa de los dos detenidos hasta el momento (Galvano y Bracamonte) pedirán este jueves ante fiscalía la excarcelación de ambos.

La reconstrucción de la agresión

A partir de las declaraciones de los tres rosarinos imputados se pudo realizar la reconstrucción del ataque al joven de Haedo. El desencadenante del hecho se inició en el baño del boliche, donde coincidieron Belloso, Bracamonte y un amigo de Montín, de nombre Santiago. En ese lugar se dio una situación con una trabajadora del boliche que entró a avisar que estaba clausurado el sanitario y que debían salir para poder limpiarlo, lo que habría provocado la carcajada de Belloso. Al parecer el amigo de Montín le exigió que no ser burlara de la mujer y esa discusión derivó en la primera pelea, según consigna el diario La Capital de Mar del Plata.

Así fue el ataque a Matías Montín

La situación no pasó a mayores en ese momento, porque los jóvenes fueron separados. Posteriormente, Belloso y Bracamonte habrían regresado al sector VIP, donde estaba Galvano, su novia y otras jóvenes. Segundos más tarde -de acuerdo a las declaraciones- llegó a esa parte de la terraza del boliche Montín y según los rosarinos ellos solo se defendieron. Galvano habría admitido en su declaración que le pegó un botellazo, algo que supuestamente fue reafirmado por Belloso. Algunos testigos agregaron que se trataba de una botella de champagne Barón B y estaba vacía.

>> Leer más: El camino judicial que enfrentan los rosarinos acusados en Mar del Plata

La pelea prosiguió durante uno segundos hasta que interfirió el personal de seguridad del boliche, que sacó del lugar a los rosarinos, que habrían regresado al hotel Gran Mar del Plata, donde estaban hospedados.

Los tres rosarinos aseguraron que actuaron en defensa de las agresiones del grupo de Montín. Algo de esto había señalado el martes el abogado Varela, quien afirmó que habían reaccionado a una agresión previa.

En sus declaraciones, los imputados también negaron que se hayan escapado de Mar del Plata en la mañana del martes, horas después del ataque, y que tomaron conocimiento de la magnitud del incidente durante el viaje de regreso a Rosario, que fue interrumpido por la policía a la altura del peaje de Zárate.

Cuando fueron detenidos, Galvano regresaba a Rosario Rosario junto a su novia y Bracamonte.

>> Leer más: Los hijos de Belloso y de Pillín Bracamonte, acusados por un brutal ataque

Belloso, por su parte, retornó a Buenos Aires -está jugando en Arsenal de Sarandí- y también aseguró que se enteró en la ruta de lo sucedido y se comunicó con su familia.

La versión de los hechos será cotejada a partir de este jueves por la fiscal Andrea Gómez con la que aportan los jóvenes que estaban con Montín y otros testigos.

Por otro lado, finalmente las cámaras de seguridad del boliche fueron descartadas por las autoridades judiciales, puesto que no aportaron demasiadas precisiones por la baja calidad de las imágenes y por estar ubicadas lejos del lugar del hecho.

Gómez se hará cargo de la continuidad investigativa de la causa tras la inhibición del fiscal Cubas, quien trabaja en la oficina de Composición Temprana de Conflictos (CTC), que dada la gravedad de la causa supera su competencia.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS