Central

Ya se advierte el "sello Bauza"

El equilibrio colectivo a la hora de atacar y defender fue la clave de la victoria de Central ante Alajuelense en el primer amistoso.

Lunes 02 de Julio de 2018

El Central de Edgardo Bauza ya tiene en el lomo los primeros minutos de fútbol formal. Y hay que decir que la carta de presentación que mostró en el estreno extra oficial de la temporada fue más que positiva. Porque más allá del resultado holgado que consiguió el canalla el sábado por la noche en Costa Rica, en la goleada 3 a 0 a Liga Deportiva Alajuelense, con un doblete de Fernando Zampedri y un tanto de Alfonso Parot, lo más valorable es que el equipo comenzó a funcionar con el orden que pretende su entrenador.

Y así, haber logrado un resultado favorable como consecuencia de la disciplina táctica que planteó el DT en la previa es lo mejor que le puede pasar a un equipo que está en plena etapa de ensamblado y formación. Se puede decir que el canalla subió el primer peldaño en pos de conseguir el sello de solidez colectiva que pretende imprimirle el Patón al Central que se viene. Uno de los mandamientos innegociables de Bauza es que todo tiene sentido a partir del orden, tanto a la hora de ir para adelante como para retroceder. Y esto fue lo que se vio ante Alajuelense en el primer amistoso de la pretemporada. Porque Central fue un equipo que buscó hacer pie en la cancha de atrás hacia adelante. Achicando espacios con una doble línea de cuatro, que funcionó a la manera de un doble limpia parabrisas para no darle resquicio al rival de lastimarlo verticalmente. Y después tratando de ser prolijo con la pelota desde un Néstor Ortigoza activo que siempre tuvo el mapa del partido en la cabeza y le marcó a los compañeros por dónde era conveniente atacar.

Y además le sacó el máximo jugo a la pelota parada. Porque, en el primer tiempo, los goles se originaron desde tiros de esquina ejecutados con maestría por el Colo Gil. Uno fue un centro desde la izquierda, que capitalizó Zampedri entrando por atrás de todos. Y el segundo un envío desde la derecha que conectó Alfonso Parot de arremetida. Después, en el complemento, al tercero lo estampó Zampedri, que definió con eficacia tras dominar la pelota ante la salida del arquero local.

De atrás para adelante hay que decir que Jeremías Ledesma arrancó ganando la pulseada de los tres palos. Contuvo un par de remates de media distancia y siempre se animó a salir a cortar los escasos centros que cayeron en el área.

En la defensa, los laterales Bettini y Parot tenía el mandato de brindar garantías en su sector y sólo en caso de que la jugada lo requiera pasar al ataque por sorpresa. Ambos cumplieron y Bettini redondeó un debut correcto y sin sobresaltos. En la zaga fue aplicado el desempeño de Matías Caruzzo y Oscar Cabezas. El ex San Lorenzo jugó con oficio, ordenó a sus compañeros y nunca se complicó en la salida marcando el perfil del nuevo Central.

Por su parte, en el mediocampo jugaron como doble cinco Néstor Ortigoza y el Colo Gil. El Gordo fue un motorcito de generación de juego, se hizo dueño de la pelota y manejó los tiempos del equipo, tanto a la hora de acelerar como de lateralizar. Fue bueno el aporte de Gil, que tuvo dinámica, marca y pase vertical de salida.

En tanto, en la banda derecha se movió el Pachi Carrizo y en la izquierda Washington Camacho. Ambos siempre ocuparon su sector para marcar y tuvieron libertades para hacer diagonales al momento de ir hacia adelante.

El media punta fue Pablo Becker (no jugó Germán Herrera por un inconveniente estomacal). Y se pudo asociar con Ortigoza para tocar, estuvo activo, pero con el paso de los minutos fue perdiendo incidencia y protagonismo. Pablo Becker es una de las apuestas de Bauza para lo que viene.

Y el único punta fue el incansable Fernando Zampedri, que luchó a pie firme ante los centrales de Alajuelense, no dio ninguna pelota por perdida y tuvo la eficacia de hacer dos goles, que lo llenan de confianza en el inicio de la temporada.

Es cierto que el canalla enfrentó a un equipo de menor jerarquía, pero eso no le quita mérito porque supo respetar un plan de juego claro y además logró plasmar en la red la diferencia que hubo en el trámite.

Una de las cuestiones tácticas que se vio con más claridad fue la rapidez de los jugadores canallas para volver detrás de la línea de la pelota cuando el rival se hacía del balón. Y el respaldo de las líneas para no entregarle resquicios a los adversarios de ganarle la espalda al doble cinco y evitar que encaren de frente a los marcadores centrales.

Fue el primer partido y se trata de apenas los garabatos iniciales de un equipo que tendrá que afinar el lápiz para escribir con letras gruesas las palabras: solidez y protagonismo luego de un último semestre para el olvido.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario