Ovación

Murió Carlos Timoteo Griguol: la historia de un maestro de fútbol y de la vida

El ex futbolista y entrenador, figura de Rosario Central, murió a los 86 años. Estaba internado en una clínica por una afección pulmonar asociada al coronavirus

Jueves 06 de Mayo de 2021

A los 86 años, falleció el ex futbolista y entrenador Carlos Timoteo Griguol, figura de Rosario Central, y del fútbol argentino y mundial. El emblema del fútbol nacional murió este jueves, según confirmó su yerno, el ex jugador Víctor Marchesini.

Se encontraba internado en el Sanatorio Los Arcos, en el barrio porteño de Palermo, desde el 12 de abril debido a una afección pulmonar asociada a un diagnóstico de covid-19. Griguol había sido vacunado contra el coronavirus en la sede del club Ferro Carril Oeste hace poco más de un mes.

Embed

Carlos Timoteo Griguol había nacido un 4 de septiembre de 1934 en Villa Las Palmas, Córdoba, en una casa con un amplio jardín delantero que, bajo la atenta mirada de su padre Carlos o su madre Mafalda, se transformaba en la canchita del barrio. Tenía dos hermanas.

Llegó a Buenos Aires con su sueño de fútbol a una pensión del barrio porteño de Balvanera donde conoció a uno de sus mejores amigos, Luis Artime. Para aguantarse la estadía vendió artículos de electricidad, hasta que don Victorio Spinetto y Adolfo Mogilevsky lo adoptaron y lo pusieron en carrera.

Debutó como futbolista profesional en Atlanta en 1957 y en ese equipo ganó la Copa Suecia de 1958. Los Bohemios le ganaron un playoff a Rosario Central en la semi y la final a Racing Club. En 1959 fue convocado a la selección argentina con la que ganó el Campeonato Sudamericano, hoy denominado Copa América.

Se casó con Betty, una chica que jugaba al básquet en Atlanta, y con ella tuvo cuatro hijas: Mariana, Karina, Tamara y Carla.

Griguol era un centrojás de pierna fuerte, jugaba en el medio de 5 y llegaba al área para imponer su físico, era serio, sacrificado. Luego la experiencia lo había puesto de 6, donde tuvo aún más ascendencia entre sus compañeros.

Creía que haber nacido en el campo lo había dotado de “un puñado de costumbres”, como “escuchar a los mayores, aprender de sus años, respetarles lo vivido”. Quizás por eso también nunca perdió su tonada cordobesa.

En Rosario Central

Griguol pasó en 1966 a Rosario Central y el primer día que debió presentarse en la concentración no pudo hacerlo. Viajaba desde Buenos Aires en auto, la copiosa lluvia cortó el camino y se lo impidió. Responsable como era, se agarró una buena calentura. Ya en Rosario, sobresalió inmediatamente, como lo haría cualquier jugador que luego de la práctica se quedaba a entrenar solo.

Jugó en el Canalla hasta su retiro en 1969 cuando cambió sin dilación la camiseta por el buzo de DT, y comenzó a trabajar en las inferiores del club. Con Francisco “Pancho” Erausquin como ladero laburaban 12 horas por día con unos 300 pibes.

En 1971 dirigió en forma interina al primer equipo y el 6 de mayo de 1973 reemplazó a Ángel Tulio Zof en el banco de suplentes. Cuando terminó el Metropolitano, se llevó a todo el plantel doce días a La Cumbre, Córdoba, a una pretemporada ya que le preocupaba la condición física de sus jugadores.

Ese mismo año con Los Picapiedras, como el periodismo había bautizado al Canalla, gritó campeón del Torneo Nacional. Griguol festejó el 29 de diciembre de 1973, con 37 años, su primer campeonato como DT. Fue subcampeón en el Metropolitano y el Nacional de 1974 con “el mejor equipo de Central de la historia”, y jugó la Copa Libertadores de ese año y 1975. Luego un hasta pronto lo alejó de Central.

griguolcancha01b.jpg
Griguol en 1974 en la vieja cancha de Central en remodelación con el Oso Ferrero, el Pío Cabral, Eduardo Cáceres, Carlos  Aimar, José Van Tuyne y Mario Kempes.

Griguol en 1974 en la vieja cancha de Central en remodelación con el Oso Ferrero, el Pío Cabral, Eduardo Cáceres, Carlos Aimar, José Van Tuyne y Mario Kempes.

1976 fue un año sabático, y tras su paso por Tecos de Guadalajara, México, volvió a Central para dirigirlo en 1977 y 1978. Con un equipo de jóvenes valores no pudo campeonar y fue reemplazado por Zof.

Griguol ya no volvería a ocupar el cargo de director técnico canalla, aunque su impronta quedó incólume en el club. El cariño con los hinchas fue eterno y se manifestaba cada vez que El Viejo pisaba el Gigante de Arroyito.

Recordando su paso por Central en una entrevista firmada por el periodista Eliseo Trillini que el Diario La Capital publicó el 1º de octubre de 1998, Griguol se ufanaba de “la cantidad de gente que hemos tenido en los planteles y la posibilidad de haber podido orientar a muchos jugadores”. Creía además que “el Central del 75 no tiene nada que ver con el actual (...). Con Pancho Erusquin y el Indio Solari comenzamos a trabajar con las inferiores y si hubiese existido la posibilidad de vender en el mercado europeo como en la actualidad, Central sería multimillonario”. Y si bien Central creció con los años, para Griguol “se estancó al no tener la visión de convertirse en un club grande”.

Quizás la mayor de las gratitudes de Central con Griguol se resuma en una palabra: profesionalidad. Timoteo heredó un vestuario ya ordenado por Miguel Ignomiriello, y le agregó ropa limpia para los jugadores, horarios estrictos, campos de juego en condiciones y un médico permanente. Y un cambio de actitud en el equipo sorpresivo para la época: se jugaba igual de local que de visitante.

griguol70b.jpg
Griguol charla con un periodista de La Capital en una foto publicada el 28 de junio de 1978.

Griguol charla con un periodista de La Capital en una foto publicada el 28 de junio de 1978.

Tras algunos pasos fugaces por Kimberley de Mar del Plata (1979), River Plate (1987-1988), Betis de España (1999-2000) y Unión de Santa Fe (2002), su pasión y conocimiento se asentaron en Ferro Carril Oeste (1979-1987 y 1988-1993) y en Gimnasia y Esgrima de la Plata (1994-1999, 2000-2001 y 2003-2004). En el Lobo platense tuvo su despedida como Mister. Con Ferro salió subcampeón de Boca Juniors y River en el Metropolitano y el Nacional de 1981, y en 1982 se coronó campeón invicto del Nacional. En 1984 repitió el título y fue segundo en el Metropolitano. Por su parte, con River ganó en 1987 una Copa internacional, llamada Interamericana, y con Gimnasia logró tres subcampeonatos en los Clausura 1995 y 1996, y en el Apertura 1998.

Griguol y el trabajo

El Maestro utilizaba hasta el infinito la palabra trabajo, “capaz de transformar una pierna de picapiedra en pierna hábil” y de “garantizar el logro de objetivos”. Era su receta para superar las dificultades. “Trabajando siempre, sin perder el ritmo”, afirmaba. Publicado por el Diario La Capital el 8 de junio de 1999, un imperdible ping pong con el periodista Mauricio Tallone lo pinta con el overol puesto:

-¿Con trabajo se aprende a definir como (Gabriel) Batistuta?, pregunta el cronista.

-Por supuesto, algunos lo hacen a los 17 años y otros a los 24. El tema es saber quién se aguanta esos siete años de aprendizaje, contesta Timoteo.

-Pero hay chicos que son malos jugadores y no aprenden más..

-Debe ser porque la madre los cagó a palos para que no rompan las plantas. O porque no tienen esa manteca especial para aprender.

-¿Y cómo se consigue esa manteca?

-Muy simple, en lugar de practicar diez veces, lo hacés un millón de veces.

Griguol y la educación

La preocupación de Griguol por los pibes fue una constante y lo dejó muy en claro no solamente con su estrategia de renovación generacional. “Sé perfectamente que las instituciones necesitan vender y les doy la solución a través de mi trabajo”, decía, mientras sembraba y regaba futuros cracks en las inferiores. Tal era su eterno proyecto que el 8 de junio de 2000 le confesó al periodista Fernando Gabrich de La Capital: “Hubiera agarrado las selecciones juveniles, pero las mayores no. Lo que pasa es que a mi no me gusta trabajar de a ratos”.

El Maestro la tenía clara y no miraba únicamente para arriba. “De los chicos que están en el fútbol sólo el uno o el dos por ciento llega a jugar en Primera y una pobre cantidad logra ser estrella, mientras que los demás son comparsa (...). El problema son los que no llegan. Esa es nuestra preocupación como cuerpo técnico”, obligó en esa misma entrevista.

Pero el diablo sabe más viejo que por diablo y Griguol tenía la solución: “Hay que implantar que todo jugador que está en divisiones inferiores debe, obligatoriamente, estudiar (...). Ya sea computación, idiomas, peluquería, abogacía o medicina. Lo importante es que el jugador se prepare para realizar otra cosa ajena al fútbol. Nosotros a todos los jugadores les exigimos que terminen la secundaria”.

Ya se lo había dicho a La Capital en 1998: “Yo les exijo a los chicos que hagan un curso de algo, que aprendan algún oficio. No acepto que vengan y me digan ‘lo único que sé hacer es jugar al fútbol’. Hay que estar preparado para la vida”.

Para eso les exigía a sus jugadores que no inviertan su dinero en autos y farra, sino en devolverle la plata a los padres o en el mercado inmobiliario, ya que su experiencia era amarga: “Casi todos los jugadores invirtieron mal. Le puedo nombrar a cinco jugadores por equipo que pueden haber invertido bien el dinero ganado (...), el resto están todos viviendo no sé de qué”.

Por qué será recordado Griguol

Porque era disciplinado y exigente como pocos.

Porque le enseñó a Hugo Gatti a orinar en un inodoro y no en cualquier lado.

Porque organizó rifas, asados y hasta donó parte de su sueldo para comprar semillas para sembrar un campo de juego o ropa para las inferiores.

Porque de su bolsillo compró un tractorcito para cortar el césped de la cancha como él quería. Y lo hacía él mismo.

Porque nunca se privó de disfrutar del fútbol y jugaba apuestas, mayormente asados, con sus jugadores por los resultados.

Porque le gustaba “enseñar, y que los jugadores puedan rendir sin ser estrellas”.

Porque les inculcaba a sus jugadores “la infrecuente gentileza de alcanzarle la pelota a un rival”.

Porque utilizaba estrategias de otros deportes: “(Los jugadores) saben que esto es como la NBA. Tenés diez segundos y en ese tiempo hay que convertir. No importa quien lo haga, da lo mismo”.

Porque a la salida del túnel les propinaba a sus jugadores un sopapo en la cara o en el pecho: “Las trompadas eran para despertarlos. Había partidos bravos, entonces vos les encajabas un cachetazo en la cara y se les perdía el cagazo que tenían y entraban a la cancha puteándome a mí”.

Porque para su equipo quería “a todos los (jugadores) que se rompen el alma. No me interesa de qué forma. Y si no lo hacen, los hablo hasta que se la rompan”.

griguolgrandes01b.jpg
Mario Kempes, Ángel Tulio Zof y Griguol en noviembre de 2008 en un homenaje en Rosario al Matador.

Mario Kempes, Ángel Tulio Zof y Griguol en noviembre de 2008 en un homenaje en Rosario al Matador.

Inteligente, tan cerebral como desmesurado, quizás adelantado a su tiempo y decidido a hacer del fútbol una escuela de vida, en un cable de Télam publicado el 11 de agosto de 1998 en el Diario La Capital, Carlos Timoteo Griguol tenía hasta planificado cómo le gustaría colgar los botines de su propia vida: “Sueño con ser recordado como un buen tipo”, se esperanzó. Así será. Gracias Maestro.

Producción periodística: Elbio Evangeliste / La Capital

Retoque fotográfico: Jorgelina Cerrutti / La Capital

Referencias bibliográficas

Bazán, Fabián (2009) De chiquito yo te vengo a ver. Rosario Central para canayitas. Rosario, Homo Sapiens Ediciones.

Brisaboa, Jorge (1996) De Rosario y de Central. Rosario, Homo Sapiens Ediciones.

Fontanarrosa, Roberto (2000) No te vayas campeón. Equipos memorables del fútbol argentino. Buenos Aires, Editorial Sudamericana.

Artículos periodísticos

“Griguol: ‘Vuelvo a Central si se dan las condiciones’” (1995) Por Alejandro Cachari. 30 de mayo. Diario La Capital. Suplemento Ovación. Rosario, Editorial Diario La Capital.

“La lección del maestro” (1995) Por Pablo Ramón. 27 de junio. Diario La Prensa. Personajes. Buenos Aires, Multimedios La Capital (Mar del Plata).

“La leyenda continúa” (1998) Agencia Télam. 11 de agosto. Diario La Capital. Suplemento Ovación. Rosario, Editorial Diario La Capital.

“Griguol, el viejo maestro” (1998) Por Eliseo Trillini. 1º de octubre. Diario La Capital. Suplemento Ovación. Rosario, Editorial Diario La Capital.

“Carlos Timoteo Griguol, última serie” (1999) Por Mauricio Tallone. 8 de junio. Diario La Capital. Suplemento Ovación. Rosario, Editorial Diario La Capital.

“Silencio, habla el maestro” (2000) Por Fernando Gabrich. 8 de junio. Diario La Capital. Suplemento Ovación. Rosario, Editorial Diario La Capital.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario