Rusia 2018

Guardiola: imposible, inoportuno e inconveniente

La supuesta contratación del entrenador de Manchester City para la selección sólo cabe en una mente ilusa.

Miércoles 04 de Julio de 2018

El rumor corrió como reguero de pólvora, tan rápido como inverosímil e inconsistente, pero aunque algunos se hagan los rulos Pep Guardiola no va a ser el entrenador de la selección argentina.

Y aquí van 5 motivos por los que es imposible, inconveniente y extemporáneo que el sueño de algunos, unos pocos, o uno solo, se concrete. Argumentos sólidos para sostener que no sólo no sería una solución, tampoco una inversión a futuro.


1) Si a los dirigentes de AFA que firmaron el contrato los aterra la indemnización de Sampaoli sepan que Pep gana 23 millones de euros al año.


2) El método Guardiola, como todas las mecanizaciones, requiere de mucho tiempo de trabajo en campo con los protagonistas, un escenario imposible de construir en Argentina porque la mayoría de los futbolistas juega en Europa. Podría elegirse un lugar de trabajo en el Viejo Continente, pero el costo ascendería a las nubes y se sabe que el presupuesto ya está por debajo del sótano.


3) La peor noticia sería confirmar que al presidente de la AFA se le ocurrió la idea porque sería comprobar que no está en condiciones de gestionarla. Un iluso con inquietudes imposibles de implementar es complicado, pero si por Messi pensó en Guardiola, debería entender que Leo llegará a Qatar con 35 años (si se juega en noviembre o diciembre por las altas temperaturas). Tapia, o quien sea el que lo pensó, volvería a poner a los futbolistas por delante de la selección, un error del que ya se conocen las consecuencias.


4) Intangible pero real. La idiosincrasia del hincha argentino hace suponer que sería muy difícil que acepte un entrenador de otro país para su selección. De hecho, alguna vez el propio Guardiola reconoció que Argentina y Brasil deben ser dirigidos por técnicos de sus países.


5) Real y tangible. Los entrenadores de élite dirigen clubes. Hace unos cuantos años cambió el paradigma y salvo honrosas excepciones, los técnicos de primer nivel mundial sólo aceptan vínculos con clubes porque las selecciones los alejan rápidamente de la programación y el día a día. También porque las instituciones poderosas, fundamentalmente las de Europa, siguen trepando cada vez más en desmedro de las selecciones y disponen de cifras astronómicas para pagar contratos.



En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});