Central

El pizarrón táctico del Patón Bauza

Rosario Central ya comenzó a mostrar los signos futbolísticos que el director técnico pretende inculcarle al equipo en el inicio de su gestión en los trabajos en Costa Rica.

Miércoles 04 de Julio de 2018

La pretemporada en Costa Rica entrega las primeras señales del formato táctico que tendrá el nuevo Central de Edgardo Bauza. Además de la producción plasmada en el amistoso del último sábado con goleada 3 a 0 ante Liga Deportiva Alajuelense, cada entrenamiento con pelota arroja pautas que sirven para descubrir el dispositivo estratégico que tiene en mente el Patón para su equipo. Siempre con el orden como bandera que flamea en lo más alto del pizarrón. Aquí un repaso de los conceptos tácticos que guían el inicio de la era Bauza.

El orden, la primera regla: para Bauza un equipo se construye como un edificio. Es decir que los cimientos son vitales para luego desplegar la máxima altura futbolística que se puede alcanzar. Por ello la defensa debe funcionar como un mecanismo aceitado que transmita seguridad y garantías de atrás hacia delante. Por su parte, los volantes también deben moverse a lo ancho del campo respaldados como un engranaje eficaz, tanto para sorprender al rival y atacar, como para retroceder y taparle los caminos al adversario. Mientras que los delanteros necesitan estar siempre perfilados para poder triangular o girar rumbo al arco de enfrente.

Una defensa compacta: para el Patón los cuatro integrantes de la última línea tienen una prioridad innegociable que es defender el arco propio como una fortaleza que no puede ser vulnerada. Por ello los marcadores de punta primero deben marcar y sólo si se presenta la oportunidad pasar al ataque por sorpresa para dañar al oponente. Además, los zagueros centrales tienen que estar siempre respaldados, no complicarse la vida y buscar la salida más segura, aunque esto signifique lanzar un pase largo al nueve ante la presión de los puntas rivales. En este sector de la cancha llegaron Matías Caruzzo, que tiene bajo el brazo el manual defensivo que propone el Patón, y Gonzalo Bettini, un lateral derecho ágil, aplicado y obediente.

Volver rápido detrás de la línea de la pelota: cuando el equipo canalla no tiene la pelota la obligación de los defensores y volantes es retroceder de manera inmediata hasta superar la línea imaginaria en que el rival maneja el balón. Entonces, ya con los jugadores auriazules acomodados de frente al adversario que conduce la pelota, las dos líneas de cuatro que presentará en principio el equipo de Bauza comienzan a moverse como un abanico achicando espacios y cubriendo espaldas para que el rival esté obligado a tirar el pelotazo o encarar mano a mano.

Ortigoza, la usina de fútbol: para Bauza hay un jugador imprescindible a la hora de administrar el fútbol del equipo y ese es Néstor Ortigoza. El diez canalla es el receptor de la mayoría de los pases de sus compañeros en la elaboración de juego previo a la estocada en busca del área de enfrente. Y Orti, tal su apodo, se muestra siempre como "distribuidor" para guiar con las asistencias a sus compañeros por los caminos más propicios para lastimar al oponente. El ex San Lorenzo maneja como nadie los tiempos para saber lateralizar el juego y mover al rival hasta que surge el hueco propicio para meter la puñalada en tres cuartos. Tanto sea con el pase profundo a los volantes externos como a los delanteros.

Armado ofensivo: el DT canalla puede atacar con dos delanteros definidos o bien apelar a un nueve que sea referencia de área acompañado por un mediapunta. Esta última alternativa la utilizó en el ensayo ante Alajuelense porque jugaron Fernando Zampedri como atacante único y el pibe Pablo Becker, que aportó juego partiendo unos metros más atrás. Y para apelar al dibujo del doble delantero, además de Zampedri está Marco Ruben, una dupla que usará el domingo ante Cartaginés. También está disponible el chaqueño Germán Herrera.

El dibujo táctico: durante la pretemporada el Patón analizará el dispositivo táctico más conveniente para utilizar. Está la opción del clásico 4-4-2. También existe la variante del mediapunta con el 4-4-1-1. Mientras que otra alternativa es un 4-2-3-1. Con el paso de los amistosos el DT evaluará opciones y elegirá el dibujo táctico para cuando llegue la competencia oficial.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});