Ovación

"El desafío es recuperar mi mejor versión"

Marco Ruben confesó a Ovación que lo que busca es llegar bien al final de su contrato, que expira en junio próximo

Martes 23 de Enero de 2018

Habla suelto. No filtra nada. Marco Ruben se mostró en el lapso que le concedió a Ovación tal cual comulga el día a día. "Estamos bien en líneas generales. Iremos a Avellaneda con la mente puesta en volvernos con los tres puntos", declaró antes de bucear en varios temas que rozaron la faz individual más que colectiva. "No tengo dudas de que será un semestre muy importante. Sobre todo desde lo personal. Quiero recuperar mi nivel, mostrar mi mejor versión porque será importante para llegar bien al final de mi contrato", fueron las palabras que soltó con tinte de reto el goleador de Central en la previa del partido de mañana a la noche ante Independiente. El delantero tiene más que en claro que en junio próximo caducará el vínculo contractual con el club que lleva en la piel. Y llegado el momento analizará cómo seguirá su historia deportiva. Mientras tanto, se enfoca en lo que vendrá en este breve lapso en el que habrá mucho en juego. Sea a nivel personal como grupal.


¿Qué tiene de diferente este reinicio de torneo?


La diferencia es que la pretemporada fue antes que nada más corta que las últimas que veníamos teniendo. Hubo menos días de preparación, esa es la realidad. Pero no sólo para nosotros sino también para el resto de los equipos del fútbol argentino. No veo grandes diferencias luego entre esta y las demás que hicimos en los últimos tiempos.

¿Y en tu cabeza qué pasa porque será un semestre muy movido, ya que entre otras cosas en junio vence tu vínculo con el club?

Sí, sin dudas este será un semestre muy importante. Sobre todo para mí desde lo personal. Porque quiero volver a recuperar mi nivel. Ese es mi desafío. Quiero volver de a poco a tener mi mejor versión. Intentaré estar de la mejor manera, meterme en todo lo que pueda con respecto al equipo y también en la faceta como jugador, porque deseo recuperar el nivel ya que será importante para llegar bien al final de mi contrato.

¿Ese desafío interno que planteás es también porque después del gran primer año que mostraste fuiste intermitente?

Creo que los dos primeros años fueron muy buenos, no sólo el primero. Porque la primera temporada hice 24 goles y luego 21. Después me pasó que no tuve un buen año, es verdad. Fui bastante intermitente. Me aparecieron lesiones y jugué mucho tiempo con el tobillo mal hasta que decidí parar y operarme. También me agarró una molestia en el tendón de Aquiles y terminé haciendo creo que cinco o seis goles. Lógico que si se compara con los dos primeros años, el último quedó muy marcado. Por eso es que mi desafío personal es recuperar mi mejor versión. Luego, a través de goles y de juego, podré ayudar además al equipo.

¿Están ilusionados a nivel equipo, ya que mantuvieron la base pero a la vez sólo llegó un refuerzo?

Seguro. Tener la misma base que el semestre pasado es algo muy bueno. A eso le sumo que los chicos que llegaron en el pasado mercado de pases ya están adaptados. Y eso también es un hecho muy positivo. Estamos bien en líneas generales. Porque salvo José Luis (Leguizamón) y el Colo (Romero), el resto sigue y está muy metido no sólo en lo que es este nuevo proyecto sino en el reinicio del torneo.

¿Qué se plantearon internamente?

Tenemos el claro objetivo de mejorar en cuanto al rendimiento en el torneo. Queremos además terminar en zona clasificatoria de Copa Sudamericana por lo menos. A eso le agrego el desafío importantísimo que tendremos cuando juguemos ante San Pablo.

Además jugarán la Copa Argentina. ¿Tienen en claro que les espera un semestre apretado y muy exigente?

Si, sabemos que es así. Es un semestre importantísimo. De eso no tengo dudas.

¿Coincidís con que mucha gente aún no dimensionó lo que se jugará este equipo en tan poco tiempo?

Lo que pasa es que son pocos partidos, pero a la vez serán muy importantes. Nos jugaremos dos eliminatorias. Una por Copa Argentina y otra por Copa Sudamericana y encima en poco tiempo. Si lo ves de afuera parece poco, aunque realmente serán meses importantísimos para que el semestre siguiente sea bueno y tengamos un incentivo extra en pos de conseguir algo importante.

Está claro que serán dos competencias que pueden proyectar un sueño o provocar que sea una mala temporada.

Totalmente. Por eso pienso que el partido ante San Pablo habrá que tomarlo como una final. Es un partido tan básico como crucial para lo que representa este semestre.

¿Creés que el hecho de haber terminado bien el año fue el detonante que posibilitó encarar con otro semblante lo que vendrá de ahora en más?

Sí, ni hablar. Tuvimos un gran final de año, más allá de lo irregular que fuimos en el resto de los últimos seis meses. Habíamos cerrado una buena campaña con Paolo (Montero), en la que sumamos muchísimos puntos. Pero luego se nos complicó, aunque tuvimos la fuerza para sacar los tres partidos finales del 2017. Porque ganamos tres encuentros importantísimos. Contra Boca y Newell's por ahí son los más significativos, pero el que ganamos en Córdoba ante Talleres fue clave porque veníamos de perder la semifinal de la Copa Argentina. Por eso es fundamental seguir por esa vía y mantener la continuidad.

¿Cuál sería la clave para sostener lo que hicieron en esos partidos puntuales?

Que el equipo esté firme y seguro. Sobre todo en la última línea. Y que los once que entremos a la cancha trabajemos fuerte para que Central sea un conjunto fuerte, que presione y sea difícil para el rival de turno.

¿Y cómo le van a pelear a Boca y River, que invirtieron una fortuna en refuerzos?

La brecha está marcada, pero ojo que en nuestro país no se nota tanto la diferencia como en otros países.

Pero gastaron millones de dólares para rearmarse.

Sí, pero mirá que la brecha en nuestro fútbol no es notoria. Los jugadores de acá son bravos. Meten y corren todo el tiempo. Y los clubes chicos te juegan siempre a muerte. Te quieren ganar y competir. Quieren crecer y mostrarse para que su carrera siga avanzando. No digo que no existan las diferencias, pero creo que en el fútbol argentino se disimulan bastante. De hecho, si te ponés a pensar los partidos que jugamos en los últimos tiempos contra Boca, porque es uno de los que más gastó en este mercado, los ganamos todos. No es tan lineal. Aunque más allá de eso, lo único que tenemos que tener en claro es que debemos mejorar y saber que nos espera un semestre importantísimo desde todo punto de vista.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario