Central

Diabluras al por mayor del Pachi Carrizo, Camacho y Zampedri

Federico Carrizo la rompió cuando Central más lo necesitaba. Camacho y Zampedri fueron sus escuderos

Martes 24 de Octubre de 2017

Hacía rato que Central necesitaba de su aporte. Venía mal. Endemoniado consigo mismo. Pero ayer la rompió. Apareció en su máxima expresión cuando el equipo necesitaba de un héroe. Federico Carrizo fue el abanderado del triunfazo que metió anoche el canalla en esta ciudad contra Godoy Cruz. Pero el cordobés tuvo dos escoltas de primer nivel como Washington Camacho y el artillero Fernando Zampedri. Aunque cae de maduro que con la semifinal en el bolsillo, Pachi hizo bingo en el Juan Domingo Perón.

Empezó por izquierda. Con baches incluidos. Corriendo sin mucho sentido. Quemando energía sin destino. Carrizo había arrancado para tener otra presentación para el diván. Encima, el equipo estaba empantanado en la mediocridad total. No le salía una cuando intentaba jugar o armar una acción de riesgo. A eso hay que sumarle que perdía 2 a 0 y el proyecto Montero sucumbía sin anestesia.

Sin embargo, el complemento fue otro. Es como que Pachi se activó en el descanso, cuando se venía la hora de bancar a Montero, de mostrar enjundia colectiva, de un acto de rebeldía. Era impostergable sumar la victoria. Máxime aún en este encuentro, en el que había muchas cosas en juego.

Carrizo fue clave cuando Camacho descontó en el primer cuarto de hora. El uruguayo ayer fue su socio ideal. Ahí se encendió la llama de la ilusión de manera espontánea. Godoy Cruz la canchereó un rato después y otra vez el canalla no lo perdonó.

En realidad Pachi lo sacudió con una perlita. La pelota entró como dormida y decretó el inesperado pero tan festejado empate. Era la noche soñada para el volante, quien en este frenético ciclo estaba andando en tres cilindros.

La apuesta de Montero de incluirlo de titular por el suspendido Gil dio en la tecla justa. Porque terminó quedándose con todos los flashes. Fue el abanderado de este equipo. No sólo por ser el autor material del empate sino también porque fue el autor intelectual en el 2 a 1 y en el 3 a 2. Es que Pachi asistió a Zampedri cuando el punta metió ese zapallazo salido como en una noche de Halloween cuando el final estaba en puerta.

Otra medalla al mérito se la llevó Zampedri. El mismo protagonista que pese a ser el goleador del equipo en lo que va de esta campaña se tuvo que comer los dedos en el banco por una decisión de índole táctica.

La descripción de su invaluable conquista para el pueblo canalla llegó a los 87 minutos. Carrizo sacó un pase bárbaro al segundo palo. Y el ex Atlético de Tucumán no dudó y la mandó a guardar con alma y vida.

Otro que la guapeó y se llevó a sus rivales por delante en el complemento fue Camacho. El mismo que viene de una lesión y es clave en esta estructura cuando está en fina sintonía. Como anoche, cuando regó la cancha con sudor. Metió cuando era necesario y fue determinante en la sociedad eficaz que formó junto a Pachi y Zampedri en una noche tan sufrida como soñada por la masa canalla.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario