mujer

Alergias alimentarias: protección de la lactancia

Generalmente cuando se habla de alergia se piensa en gérmenes o sustancias del aire y el ambiente que provocan en el organismo molestias y reacciones de defensa exageradas. Sin embargo, los alimentos también representan una importante fuente de alergenos, sobre todo cuando se trata de los comprendidos en el llamado grupo de los grandes ocho que incluye a la leche, el huevo, el maní, las frutas secas, el pescado, los mariscos, la soja y el trigo.

Sábado 08 de Diciembre de 2007

Generalmente cuando se habla de alergia se piensa en gérmenes o sustancias del aire y el ambiente que provocan en el organismo molestias y reacciones de defensa exageradas. Sin embargo, los alimentos también representan una importante fuente de alergenos, sobre todo cuando se trata de los comprendidos en el llamado grupo de los grandes ocho que incluye a la leche, el huevo, el maní, las frutas secas, el pescado, los mariscos, la soja y el trigo.

Si bien esta afección no se puede prevenir porque la alergia tiene un importante componente de predisposición hereditaria, los investigadores de la Facultad de Medicina John Hopkins en Estados Unidos encabezados por el doctor Roberto Word, realizaron una revisión de 18 estudios luego de la cual establecieron que la lactancia exclusiva durante los primeros tres meses de vida ejerce un efecto protector en aquellos niños que presentan una tendencia genética a desarrollar enfermedades alérgicas.

El abordaje de la lactancia como herramienta preventiva de la alergia alimentaria formó parte de las presentaciones de la reunión anual del Colegio Americano de Alergia, Asma e Inmunología a celebrarse en Dallas la próxima semana. "Cuando la alergia alimentaria es el tema en cuestión siempre hablamos de lactancia materna y de evitar ciertos alimentos. Pero, debido a que no hay una evidencia concreta que sostenga que cumpliendo con esas cuestiones se pueda prevenir la alergia —porque muchos estudios afirman que sí, pero otros detallan que la utilidad de estas herramientas está limitada por existencia de antecedentes directos—, sería incorrecto decirle a una futura mamá que no tome leche pues le estaríamos quitando al bebé por nacer una gran cantidad de nutrientes", señaló el doctor César Martín Bózzola, médico alergista, integrante de la sección Alergia e Inmunología Pediátrica del Hospital Británico.

Según los expertos estadounidenses, las futuras mamás pueden comenzar a cuidar a sus hijos durante la gestación evitando determinados alimentos como por ejemplo el maní, las frutas secas y el huevo. Luego, una vez producido el nacimiento y mientras dure la lactancia es importante proteger al bebé de futuras alergias alimentarias mediante la ingesta de fórmulas complementarias hipoalergénicas, y retrasando la incorporación de alimentos sólidos el mayor tiempo posible.

Otro de los puntos importantes a tener en cuenta es controlar, una vez iniciado el proceso de incorporación de alimentos sólidos, que los chicos no presenten reacciones alérgicas, en cuyo caso resulta necesaria la consulta con el pediatra."La alergia alimentaria forma parte de lo que se denomina alergia general o atopia. La particularidad, en este caso, es que la proteína (alergeno) ingresa al organismo por vía oral y pasa a través del tubo digestivo. Aunque no es una patología hereditaria es muy raro que un paciente alérgico no tenga antecedentes familiares directos de la enfermedad. Las medidas preventivas para proteger a los más chicos son la prolongación de la lactancia y la incorporación paulatina y progresiva de los alimentos, dejando los más controvertidos como las frutas secas y el pescado para más adelante.

De acuerdo con la Academia Americana de Alergia e Inmunología, la hipersensibilidad o alergia respecto a un alimento se establece como consecuencia de la ingesta de una determinada sustancia que produce una reacción inmunológica. No obstante, es posible que una persona no sea alérgica a todos los alimentos que conforman un grupo, sino sólo a algunos de ellos.

Debido a la inmadurez del aparato intestinal, los neonatos constituirían el grupo más comprometido experimentando, por lo general, hipersensibilidad al huevo y las proteínas de leche de vaca durante el primer año de vida.

En cuanto a la Argentina recientemente se llevó adelante la encuesta nacional "Percepción de salud, conocimiento de las defensas naturales y prevalencia de enfermedades alérgicas y patologías asociadas", realizada por el Centro de Estudios para la Opinión Pública. Según el sondeo el 70 por ciento de los encuestados padecieron reacciones derivadas del consumo de otros alimentos.

"Aproximadamente el 80 por ciento de los niños desarrollan alergia a la leche de vaca durante el primer año de vida y muchos de ellos se curan, es decir que logran revertir el cuadro espontáneamente", refirió el doctor Bózzola.

Algunos síntomas

Para poder abordar la alergia alimentaria en forma precoz es importante prestar atención a los síntomas que aunque intermitentes y difíciles de clasificar suelen ser los vómitos, la diarrea, la obstrucción nasal, el eczema, los cólicos y el llanto en los más chiquitos; y la urticaria, la dermatitis atópica, el asma y la rinitis en los de mayor edad.

Hasta el momento la única forma de controlarlas consiste en la detección de la sustancia en cuestión y la posterior eliminación del alimento de la dieta diaria.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario