La Región

Suman graves denuncias de abuso contra la pareja de entrenadores de triatlón de Rincón

Se trata de un hombre de 42 años y su pareja de 30, imputados por abuso sexual gravemente ultrajante agravado en perjuicio de mujeres menores.

Martes 27 de Julio de 2021

La Justicia de Santa Fe analizaba este martes nuevas denuncias contra una pareja de entrenadores de triatlón de la ciudad de Rincón, detenidos por cinco casos de abusos sexuales de menores, por lo que en la audiencia de prisión preventiva prevista para el jueves la Fiscalía podría ampliar la imputación. La expectativa de pena oscila entre los 8 y 20 años de prisión efectiva "con máximos de hasta 50" por el concurso de cada delito.

El fiscal Matías Broggi, representante del Ministerio Público de la Acusación (MPA), informó que en las últimas horas “se han sumado algunas denuncias” en relación al acusado de 42 años y su pareja, de 30, imputados por abuso sexual gravemente ultrajante agravado en perjuicio de mujeres que al momento de los hechos eran menores de edad.

“Se han sumado algunas denuncias. La idea es ver bien de qué tratan y ampliar la atribución en relación a aquellas que se le llegue a dar intervención a la defensa”, indicó Broggi. El funcionario añadió que no se conoce el número de las nuevas denuncias debido a que están siendo tomadas en la Comisaría de la Mujer y aún no le habían sido remitidas.

El caso conmociona a la ciudad de San José del Rincón, lindante con la capital provincial, donde un grupo de víctimas de abusos sexuales creó “Pañuelos Amarillos Rincón” para dar contención y acompañamiento a las denunciantes.

El sábado pasado la casa de los detenidos fue incendiada y vandalizada, y este martes lucía sin puertas y con signos de haber sido saqueada.

El caso se inició a partir de la denuncia de una mujer de 22 años, que contó que fue abusada por los dos integrantes de la pareja cuando tenía entre 11 y 15 años y concurría al entrenamiento que brindaban con el auspicio de la entonces comuna de Rincón.

Allegados a la mujer le dijeron que todo se inició cuando la chica se comunicó con las integrantes de Pañuelos Amarillos, que le dieron asesoramiento.

A partir de esa primera denuncia comenzaron a aparecer nuevos casos que involucran al hombre, identificado por la organización en su página de Facebook como Walter Sales Rubio, y a su pareja, Sheila Arteriza.

“Los dos eran igual de culpables, ella nos entregaba en bandeja a él”, le dijo la denunciante a Cadena Oh Santa Fe, y agregó respecto a las víctimas que “ahora somos casi todos mayores de edad, hay chicos y chicas”.

La mujer dijo que nunca había podido contar sus padecimientos a nadie, hasta que el año pasado se lo dijo a su novio, y destacó que a partir de su decisión “salieron un montón de casos más”.

>> Leer más: Rincón: entrenador de triatlón y su pareja acusados de abusos sexuales a menores

El entrenador es una figura pública en Rincón a partir de sus actividades como entrenador, con constantes apariciones en los medios de comunicación, y su trabajo como inspector municipal.

En tres casos, el hombre es investigado como autor y también cómplice necesario de los delitos de abuso sexual con acceso carnal agravado, por ser encargado de la educación y la participación de dos personas, y promoción a la corrupción de menores agravada.

En relación a las otras dos víctimas, se le imputó la autoría del delito de abuso sexual simple agravado.

En cuanto a la mujer, Broggi le endilgó los ilícitos en perjuicio de cuatro víctimas, en dos de los cuales deberá responder como cómplice necesaria de los delitos de abuso sexual con acceso carnal agravado y promoción a la corrupción de menores agravada, y como autora del delito de abuso sexual gravemente ultrajante agravado.

Respecto de las restantes dos víctimas, la mujer está imputada como autora del delito de abuso sexual simple. “Los imputados les decían a las víctimas que 'todas las chicas lo hacían' y lograron una naturalización de los abusos, que tienen entidad suficiente para alterar su libre y progresivo desarrollo de la sexualidad”, indicó Broggi.

Según la acusación, los abusos comenzaron a ser cometidos en 2010 y en algunos casos se prolongaron hasta 2018 e involucran a víctimas que tenían entre 11 y 16 años.

Broggi dijo que “si bien cada uno de los imputados tuvo un grado de participación distinto en los ilícitos, los dos cometían los abusos simultáneamente” y adelantó que el Código Penal prevé una condena de 8 a 20 años “por cada uno de los accesos carnales, que en un concurso se suman los máximos hasta 50 años”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario