LA REGIÓN

Nunca lo contó "para no ser tratado de loco", pero a fines de los 70 vio un Ovni

El venadense Roberto Pastorino se animó a contar su historia tras el testimonio del cazador Juan Pérez de haber visto una nave espacial

Domingo 01 de Agosto de 2021

Envalentonado por una nota publicada por este diario el 11 de julio pasado, en la que el cazador venadense Juan Pérez contó que tuvo su primer contacto con extraterrestres el 6 de septiembre de 1978, el ex empresario Roberto Pastorino dijo que él también tuvo un contacto similar por esa época pero que nunca lo contó públicamente por miedo a que lo traten de “loco”. La descripción es la misma en ambos casos; una impresionante bola de luz blanca que se desplazaba lentamente y con movimientos oscilantes.

Pastorino aceptó dialogar con este diario sobre esa extraña aparición; algo que jamás había contado públicamente. La aparición se había dado “por el año 1978 o 1979, relato él ex empresario que no recuerda con precisión la fecha aunque sí el lugar. Fue exactamente en la mística curva de “Pastorino” en el kilómetro 354 de la ruta Nacional Nº 8.

La curva de “Pastorino” tiene ese nombre en función a una emblemática estación de servicios que de las más importantes del sur santafesino desde la década del 70 hasta su cierre a mediados de los años 90. Precisamente fueron los hermanos Juan y Roberto Pastorino los propietarios de esa estación que se ubicaba, en dirección a Buenos Aires, a pocos kilómetros.

En la curva “de Pastorino” se produjeron innumerables accidentes de tránsito con el saldo trágico de varias vidas pérdidas. Es una “curva peligrosa” pero no más peligrosa que otras que no tuvieron la cantidad inexplicable de accidentes a lo largo de la historia.

Es que también sobrevuela el mito que en ese lugar se producen repentinamente apariciones de tropillas de caballos y hasta algunos comentarios más osados sostienen que es la base de apariciones de Objetos Voladores No Identificados (Ovni).

image.png
Roberto Pastorino aseguró haber visto una nave gigante con una luz muy fuerte que se desplazaba lentamente. Fue a finales de los 70.

Roberto Pastorino aseguró haber visto una nave gigante con una luz muy fuerte que se desplazaba lentamente. Fue a finales de los 70.

Motel sin habilitar

En esa “curva” pasan cosas extrañas. Está el mito, reflejado por este diario tiempo atrás, del motel alojamiento; un emprendimiento que nunca pudo ser inaugurado pese a estar construido desde el año 1978. Ese “frustrado” emprendimiento motelero también pertenecía a los hermanos Pastorino; dueños de la estación de servicios. La curva de “Pastorino” es un lugar extraño sostienen algunos comentarios más místicos que reales.

>> Leer más: Secretos sobre el motel que debió abrir en 1977 y todavía alimenta mitos e historias

Se decía que el motel nunca fue inaugurado porqué lo habían construido mal y las puertas de los autos no podían abrirse por lo estrecho del garaje cosa que fue descartada por ese diario tras comprobarlo en el propio motel que hoy se encuentra sepultado entre las malezas.

Se dijo también que fue la Iglesia la que no dio su autorización (año 1978) por tratarse de un lugar “pecaminoso” aunque Roberto Pastorino descartó esa hipótesis. Y están quienes dicen que no fue habilitado porque el ingreso se encontraba en plena curva y eso representaba un peligro extra. También fue descartado por Pastorino. “El motel no se inauguró porque la constructora se fundió. Eso fue lo que pasó”, dijo sin mayores rodeos.

motel12.JPG
El motel de Pastorino hoy está sepultado entre las malezas. Iba a ser inaugurado en 1978 pero nunca se terminó.

El motel de Pastorino hoy está sepultado entre las malezas. Iba a ser inaugurado en 1978 pero nunca se terminó.

Aparición

Ese día no precisado del año 1978 o 1979, Roberto Pastorino se dirigía desde su casa en Venado Tuerto hasta la estación de servicio de su propiedad; ubicada a unos diez kilómetros del centro urbano de la Esmeralda del Sur. La extraña aparición se produjo en la curva que lleva el apellido suyo y de su hermano Juan; la famosa curva denominada “de Pastorino”. Fue a las 21 horas y “en la soledad de la noche y duró alrededor de 3 o 4 minutos hasta que desapareció”, relató Roberto.

“Yo iba a la estación de servicios y justo cuando estaba tomando la curva veo una luz muy fuerte a mi derecha y venía como picando. La luz se levantaba, bajaba. Era como una pelota que haces picar contra el piso. En esos años no había nada de tránsito así que me paré en la curva y vía que esa bola de luz se me venía encima y luego giró hacia la izquierda”, recordó Roberto.

Agregó que “sentí al sensación que puede sentir cualquier persona y es la de tener miedo. Era una cosa muy rara, no hacía ningún ruido y la luz que emanaba era muy impresionante. De pronto desapareció la luz y yo seguí camino hasta le estación de servicios que estaba a pocos kilómetros de la curva donde yo había visto esa inmensa luz que se movía de un lado para otro”.

Roberto prácticamente no contó la experiencia a excepción de su hermano Juan con quien eran dueño de la estación de servicios. “Mi hermano me dijo que había visto una luz similar en la estación y que hacía los mismos movimientos que yo le dije. Después de unos segundos, la luz se fue. Nosotros teníamos miedo porque cerca de dónde estaba la luz, había tanques aéreos de combustible y teníamos miedo que exploten”.

Al día siguiente de la aparición, Roberto escuchó un comentario radial que lo intrigó. “A primera yo tenía por costumbre escuchar el panorama de la mañana que se emitía por Radio Venado Tuerto (LT29) y escuché que habían visto (la noche anterior) un plato volador en Amenábar (a unos 70 kilómetros de Venado Tuerto) y que se venía para acá”.

Con ese dato arrojado por la radio, al día siguiente del hecho, Roberto dijo que corroboró que lo que había visto era algo real y no producto de mi imaginación. Al parecer la misma nave que apareció en Amenábar fue la que luego se le presentó a Roberto Pastorino a las 21 horas y probablemente se la misma que se presentó por primera vez ante el cazador Juan Pérez en la estancia La Victoria; casi a la misma altura de la curva de Pastorino aunque a varios kilómetros en línea recta.

>> Leer más: Juan, un venadense que vivió varios encuentros extraterrestres desde 1978, el último previo a la pandemia de Covid

En el caso de Juan Pérez, él relató con precisión que la primera aparición (con características similares a las descriptas por Roberto Pastorino) se produjo el 6 de septiembre de 1978 en una zona cercana también. Solo que Pastorino no puede asegurar si la fecha es la misma aunque es altamente probable que sea la misma “nave” extraterrestre la que apareció en Amenábar, estancia La Victoria y en la enigmática y mística curva de “Pastorino”.

CampoJP4.JPG
La historia del cazador venadense, Juan Pérez, fue llevada al cine en 2018 por el cineasta argentino Alan Stivelman.

La historia del cazador venadense, Juan Pérez, fue llevada al cine en 2018 por el cineasta argentino Alan Stivelman.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario