La Región y Pandemia

Estuvo 50 días internado por Covid y su familia agradeció al personal colocando un pasacalle

La conmovedora historia de Beto y su relación con el personal médico del hospital Gutiérrez de Venado

Miércoles 09 de Junio de 2021

Un paciente que estuvo 50 días internado por Covid, de los cuales 38 los pasó en la Unidad de Terapia Intensiva (UTI), fue dado de alta días atrás y su familia no encontró mejor manera de agradecerle al personal del hospital provincial Dr Gutiérrez que colocando un pasacalles. Historias positivas que se entremezclan con otras que no lo son y en este marco de pandemia en dónde los casos de contagios bajan pero no así la excelencia en la atención del personal del efector público que prácticamente trabaja a destajo las 24 horas del día.

Quien contó la historia de Beto Sosa, es precisamente su hijo Damián Sosa quien no puede evitar emocionarse mientras relata la odisea. “Bueno te cuento desde un principio. El arranco con decaimiento el 17 de abril y lo vieron 3 médicos de emergencias y todos lo trataban como si fuera el hígado. El día sábado 24 va a un sanatorio privado de acá de Venado y le ponen 3 inyecciones como si fuera una intoxicación también”.

El joven dijo que “ahí en el sanatorio privado se cruzaron con una enfermera que le recomendó ir al hospital de Venado. Al día siguiente domingo 25 de abril se va al hospital y arrancó la odisea de los 38 días internados”, dijo y agregó que “ya ingresó con un cuadro de deshidratación y con la tan famosa neumonía bilateral”.

Sobre el calvario que comenzaron a transitar señaló que “ahí ya uno empieza a perder la noción de los días. Y más él todavía. Al lunes o martes de la semana siguiente lo pasan a terapia. Ahí fue lo más duro para nosotros por más que el que nos avisó fue él mismo que iba a terapia para mejor control”.

image.png
Alberto

Alberto "Beto" Sosa ya en su casa junto a su esposa. La rehabilitación demandará varios meses.

Terapia intensiva

Alberto Beto Sosa es una persona muy querida en Venado Tuerto. Por eso su internación preocupó a muchísima gente. Damián su hijo siguió con el relato ante La Capital. “El primer parte al día siguiente fue duro ya que nos dijeron que era una persona de alto riesgo y que estaba complicado. Ese día le dijeron a mi mamá que podía ir a verlo a terapia. Así que ahí la intriga fue más grande ya que no sabía cómo lo iba a encontrar”.

“Gracias a Dios lo vió bien dentro de su cuadro. Al día siguiente el otro parte fue que le iba a poner el casco Helmet y que ese era el paso previo a la entubación. Por propias palabras de mi viejo nos dijo que eso le hizo muy bien. Se le pusieron dos noches seguidas y eso fue lo que lo salvo de entubarlo. Al día sábado a la noche nos avisan que lo sacaban de terapia”.

Atención de excelencia

Damián agregó con visible emoción que “sacarlo de la UTI fue la primer alegría después de tantos días. Ya íbamos a poder comunicarnos con él por celular. Y el día lunes a la noche él mismo nos cuenta emocionado que lo pasaban a sala común y que íbamos a poder ir a acompañarlo”.

“Al día siguiente bien temprano ya mi mamá fue a quedarse con él y nos turnabamos conmigo para estar con él. Ya verlo todos los días era algo hermoso. Ver ahí como lo trataba el personal del hospital fue algo increíble, parecía que era un familiar de ellos mismos. Todo el tiempo dándole aliento para que se reponga y haciéndoles chistes para que mantenga el buen humor”.

El joven fue más que elocuente tras señalar que “realmente la atención de todo el personal fue lo que lo ayudó a salir adelante. Fue un poco fuerte ver que no se podía ni sentar y que estaba con el oxígeno a 15 que era lo máximo. Después otra vez una mala ya que nos avisan que se cortaban las visitas porque habían aumentado mucho los casos en Venado Tuerto”.

image.png
Beto Sosa (campera negra) junto a su hijo Damián tras el alta médica del hospital provincial Dr Gutiérrez en Venado Tuerto. El efector público se convirtió en el centro de excelencia médica para el tratamiento por coronavirus.

Beto Sosa (campera negra) junto a su hijo Damián tras el alta médica del hospital provincial Dr Gutiérrez en Venado Tuerto. El efector público se convirtió en el centro de excelencia médica para el tratamiento por coronavirus.

Paciencia

La familia estuvo imposibilitada de visitar a Beto Sosa pero había un aliciente. “Todos los médicos le decían que lo más difícil ya pasó que ahora había que tener paciencia. Así que eso fue una tristeza de no visitarlo. Pero entendimos que era lo mejor para él. Porque había que cuidar a los pacientes más que nada. El 25 de mayo nos cuentan que por fin le habían podido poner la tan ansiada bigotera y después de ahí gracias a todo el trabajo de las kinesiólogas Ivana y Sol que iban todos los días. Hasta han ido días que no les tocaba ir a trabajar”.

Sobre las profesionales de kinesiología, Ivana y Sol, resaltó que “la verdad que ellas hicieron el trabajo más difícil en ese momento. Sacarle el miedo a volver a caminar que no es nada fácil la verdad después de estar tantos días acostado en una cama”.

“El domingo 30 de mayo nos vuelven a avisar que lo podíamos ir a cuidar. Otra vez volvió la alegría al cuerpo. Y de ahí se veían avances muy buenos todos los días. El día martes ya le prueban sacar el oxígeno y lo toleró bien por varias horas. La médica le preguntó del 1 al 100 cuantas ganas tenia de irse a su casa. Y él le dijo que 99,99. Entonces ella le dice bueno, hoy te vas a tu casa. Tenes el ALTA. Ahí se les hizo un nudo en la garganta a mi mamá a él y los invadió la emoción de tan hermosa alegría. Hasta a la doctora se le llenaron los ojos de lágrimas”.

image.png
Beto Sosa a horas de tener el alta médica tras estar internado 50 días de los cuales 38 los pasó en la Unidad de Terapia Intensiva (UTI) del Dr Gutiérrez.

Beto Sosa a horas de tener el alta médica tras estar internado 50 días de los cuales 38 los pasó en la Unidad de Terapia Intensiva (UTI) del Dr Gutiérrez.

Pasacalle al amor

“Después de tan largos 38 días y de pasar por tantas cosas llegaba el alta médica. Nosotros buscamos una manera de agradecer a la gente maravillosa del Dr Gutiérrez y buscar alguna forma de agradecer a todo el personal y se nos ocurrió el pasacalles”, contó Damián Sosa.

Damián contó que lo mandó a hacer. “Y ni bien lo tuve fuimos enseguida a pedir permiso para ponerlo. Y como era de esperarse de la dirección enseguida nos dijeron que sí. Así que pudimos ponerlo y fue algo mínimo para poder agradecer todo lo que hicieron por él”.

“Es admirable y da orgullo decir que esa gente que trabaja da todo por cada paciente. Uno ahí adentro toma la dimensión real de lo que ellos viven puertas adentro y del gran esfuerzo que hacen por toda la gente que esta ahí peleando una batalla que nunca se sabe el final”, dijo Damián visiblemente emocionado. Historias de pandemias, historias con final feliz y el reconocimiento a la salud pública de nuestro país; algo que no abunda en el resto del mundo.

image.png
El hospital público provincial Dr Gutiérrez se caratceriza por la excelencia en la atención médica. Es el efector más importante del sur-sur santafesino.

El hospital público provincial Dr Gutiérrez se caratceriza por la excelencia en la atención médica. Es el efector más importante del sur-sur santafesino.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario