La ciudad

Santa Fe tiene por primera vez dos precandidatas trans a cargos legislativos nacionales

Reina Ibáñez y Tahiana Marrone encabezan listas a diputados y senadores por el partido Proyecto Joven. Discriminación y violencia, sus inquietudes

Domingo 13 de Junio de 2021

Santa Fe será la primera provincia argentina en la historia democrática que tendrá a dos precandidatas transexuales a las elecciones legislativas primarias nacionales de septiembre. El Partido Proyecto Joven propone a Reina Xiomora Ibáñez, rosarina de 29 años y nacida en Fisherton, para encabezar la lista a diputados, y a Tahiana Marrone, de 57 años y excombatiente de Malvinas, a primera senadora.

Las elecciones legislativas primarias que definirán los candidatos de cada espacio político serán el 12 de septiembre, y la definitiva se realizará el 14 de noviembre. Se renovarán 127 de los 257 diputados, y 24 de los 72 senadores de la Legislatura santafesina. Las provincias que renueven legisladores son Catamarca, Chubut, Córdoba, Corrientes, La Pampa, Mendoza, Santa Fe y Tucumán.

Santa Fe ya había dado el primer paso presentando candidatas de la comunidad LGTBIQ+ en cargos locales. Así fue en 2007 cuando Michell Mendoza compitió en la lista de precandidatos del Frente para la Victoria y en 2015 y 2019, Jackeline Romero lo hizo por el bloque Iniciativa Popular. Ahora lo inédito es que en Santa Fe por primera vez la población travesti trans tendrá dos exponentes que buscan ganar espacio en el Congreso Nacional, donde se proponen dar debates y apuntalar proyectos sobre las problemáticas que sufren cotidianamente: discriminación, violencia, abuso de autoridad y estigmatización.

Reina Ibáñez es travesti y desde muy joven eligió ser trabajadora sexual, alternando con otros empleos en casas de familia y negocios. Convive con la vulneración de derechos y tiene experiencia en la militancia política y social. En 2015 y 2017 fue precandidata a concejala de Rosario en representación del Movimiento Independiente de Justicia y Dignidad, que lidera Raúl Castells.

Aunque se apartó de la política, redirigió su vocación militante para dar pelea por los derechos del colectivo de trabajadoras sexuales, mujeres héteros, six, trans y varones taxis boys como presidenta de Meretrices Autoconvocadas Rosario.

La historia de Tahiana Marrone es fascinante. Combatió en la Guerra de Malvinas con 18 años recién cumplidos. El 2 de abril de 1982 pisó ese territorio argentino, donde peleó durante 72 días. Está marcada por el valor y la determinación.

Nació en Corral de Bustos con el síndrome de Klinefelter “XXY”, y durante años llevó adelante un tratamiento con testosterona. Después de casarse y tener dos hijos, se hizo una cirugía de reasignación genital. Hoy reside en Chañar Ladeado. Este diario dio cuenta de su vida en una nota publicada el 4 de abril de 2017.

Orgullo de minorías

En un charla con La Capital, Reina y Tahiana expresaron alegría y orgullo ante este desafío, uno más, que les plantea la vida.

image (8).png

Con entusiasmo, Reina recuerda que desde hace varios meses realiza planteos ante las autoridades para alertar de la difícil situación que atraviesan las trabajadoras sexuales. “En este contexto siempre realizamos gestiones, pero ahora todo se agravó por las restricciones, ya que no se puede trabajar. Eso nos afectó mucho para procurar alimento, se generan deudas de alquileres, es imposibles de sostener”, remarca.

Discriminación en agenda

Además, y como uno de los puntos fuertes de su propuesta, advierte sobre el permanente hostigamiento, violencia y discriminación que sufren en la calle. “Las agresiones a las compañeras trans en la vía pública no cesan. Seguimos sufriendo discriminación. Existe una marcada transfobia hacia la comunidad de mujeres trans, se percibe mucho odio que viene recrudeciendo”.

Y recuerda que fue blanco de un miserable ataque. “Me tiraron balinazos en una pierna desde un auto en San Nicolás y Alsina. Siempre las agresiones están dirigidas a mujeres trans”.

>> Leer más: La historia de Tahiana, la mujer trans que peleó en Malvinas y en la vida

Sobre este nuevo desafío se enorgullece de formar parte de “una lista inclusiva. Proyecto Joven incluye a las minorías sexuales, LGTB, pueblos originarios, personas con capacidades diferentes, referentes barriales, es verdaderamente diversa. Se trata de sectores postergados por los partidos tradicionales y gobiernos. Estamos muy contentas de que nos hayan dado un lugar de representación tan relevante, es un orgullo para la comunidad trans”.

Reconoce que “es toda una novedad para el electorado santafesino. Encabezamos las listas dos personas trans, estamos haciendo historia. Muchas veces se habla de inclusión, pero no es así. Es sólo un maquillaje político, discursos hipócritas de los gobiernos, palabras, en los hechos no hay apoyo”.

Asegura que todas esas inquietudes serán la esencia de sus proyectos. “Ya tenemos apuntados y desarrollados proyectos para una real integración de las personas con discapacidad, otro para vivienda para personas trans y generar hospitales para mascotas”.

Una luchadora

Desde Chañar Ladeado, Tahiana atiende a este diario en un alto en sus tareas. Como es técnica en sistemas, brinda charlas y asesoramiento para evitar el robo de datos personales a través de mail o aplicaciones, que se usan para cometer estafas (pishing).

“Esto me agarra en un momento lindo, a pesar de que por la pandemia no se pueden hacer muchas cosas, pero con ganas de trabajar cuando todo mejore”. Y entre risas pero con seriedad, lanza su eslogan de campaña: «Si querés que todo mejore, votar bien se llama Proyecto Joven»”

Entre los temas que más le preocupa figuran “la violencia de género y transfóbica. No solamente física, sino verbal y psicológica. La Justicia es lenta, tanto jueces como fiscales no son idóneos para abordar los casos, y al no estar capacitados los tratan con liviandad”.

Como tantas trans, Tahiana sufrió la discriminación, las miradas peyorativas. “Hace un tiempo hice una denuncia, aporté capturas de pantalla con mensajes y comentarios en un contexto amenazante. Cuando me entrevistó la secretaria de la Fiscalía demostró no estar capacitada; se dirigía a mí en masculino, me trató como a un varón. La verdad que no tengo pinta de chongo ni estoy vestida como hombre”, acentúa.

Esa experiencia, que demuestra el trabajo que aún falta, se cerró cuando le dijo a la auxiliar de la justicia que era una persona “homotransfóbica. Pero ella no sabía lo que refería ese término, es increíble. Me dijo que mi problema era tan importante como el de un hombre al que le habían robado un cerdo. Ese es el error, llegan cuando ya hay golpes, asesinatos, muertes, lesiones graves. Hay que ponerse en la piel de las chicas que sufren estas situaciones, sin distinción, tenemos mucho por hacer”, expresa sobre una problemática que no cesa y preocupa.

Los valores de Malvinas

Con tono sereno pero muy segura, dice que es sensible y le afectan los problemas de todo el mundo. “Este será mi granito de arena si es que nos dan la oportunidad. También vamos a trabajar con la violencia familiar y los abusos en los menores de edad. Se demoran las medidas cautelares de restricciones de acercamiento, y cuando llegan ya es tarde. Vamos a llevar esas propuestas Congreso”, explica sobre la novedosa postulación, que tuvo repercusión nacional.

Tahiana vive en una ciudad de unos 5.700 habitantes, pequeña, con todo lo que eso implica. Se radicó hace 27 años y es apreciada en la comunidad. “Siento el afecto. La gente que trato cotidianamente está súper contenta de la postulación. Yo les digo «espero que me votes», y todos me dicen que sí. No siempre hay precandidata trans a senadora nacional”.

En este nuevo camino, eleva como bandera su participación en Malvinas. “Muchos me aprecian por mi conducta moral y ética, por los principios y valores de Malvinas. El valor por la vida, el respeto por las personas. Así como defendí la soberanía, voy a luchar por nuestra comunidad. Así como dije «sí, juro» un 26 de abril en Malvinas, voy a luchar por la comunidad LGTB y toda la sociedad”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario