Información Gral

Venden el autoexamen del sida en farmacias de Brasil

Permite al usuario saber si es portador del virus del sida. Un 20 por ciento de los portadores de VIH en ese país ignoran que son seropositivos

Miércoles 12 de Julio de 2017

Brasil, país pionero en materia de lucha contra la propagación del sida, empezó a vender en farmacias autoexamen de detección del virus VIH, convirtiéndose en la primera nación de América Latina en comercializar estos exámenes.

Los primeros ejemplares llegaron hace una semana a las estanterías de las farmacias del estado de Río de Janeiro, antes de su desembarque en San Pablo. De aquí a final de mes se espera que lleguen a todo el territorio.

El autoexamen, aprobado por la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa), permite al usuario saber si es portador del virus del sida, en este inmenso país de más de 200 millones de habitantes donde la población suele mostrarse reticente a acudir a centros de diagnóstico.

Un 20 por ciento de los portadores de VIH en el gigante sudamericano ignoran que son seropositivos -alrededor de 150 mil personas-, sobre un total de unos 800 mil infectados, según datos de la fundación pública Fiocruz de investigaciones médicas.

Los autoxámenes ya se comercializan en países como Estados Unidos, Reino Unido o Francia.

Pionero en la lucha contra el sida, Brasil ofrece tratamiento gratuito a los seropositivo.

Desarrollado por la empresa local OrangeLife, el test "Action" funciona con la colecta de una gota de sangre que, mezclada con un producto reactivo, permite detectar anticuerpos que señalan una exposición al VIH, el virus del sida.

Con un precio de entre 60 y 70 reales (entre 18 y 21 dólares), el resultado del examen se conoce en 20 minutos: una barra y la persona es seronegativa, dos barras y es seropositiva.

Para sus creadores, la prueba es fiable al 99,9 por ciento, una tasa que supera a la que se realiza a partir de la saliva y se comercializa en Estados Unidos.

Según el director de OrangeLife, el italiano Marco Colovatti, los tests se producen en una fábrica de Río con un capacidad para preparar 100 mil unidades por mes.

Para todos los profesionales consultados por la AFP -farmacéuticos, médicos y el fabricante-, este test representa un avance importante en la lucha contra el VIH. Cuanto más pronto se detecte el virus, mejor se trata.

El problema es que muchos brasileños no se hacen la prueba en el hospital, por pudor o por miedo a ser víctimas de discriminación.

"El interés del producto es que la gente va a poder hacerse el test en un ambiente donde no tendrá que compartirlo con nadie", explicó a la AFP la doctora Valdilea Veloso, del laboratorio de investigación clínica del sida en Fiocruz.

En Brasil, la epidemia afecta principalmente a homosexuales, transexuales, profesionales del sexo y consumidores de drogas. Por ello "evitan ir a pedir atención, haciendo que sean diagnosticadas muy tarde". Las primeras señales sobre la recepción de los autoexámenes por parte de los brasileños son alentadoras.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario