Información Gral

El maquinista quedó imputado y las pericias determinaron que no estaba alcoholizado

El motorman Marcos Córdoba, que permanece internado en una clínica de Villa Crespo, fue sometido en las últimas horas a una serie de análisis para detectar si había consumido alcohol o drogas antes de la tragedia. Los sindicatos ferroviarios pedirán participar con peritos propios para determinar qué ocurrió en el accidente de ayer, donde perdieron la vida 50 personas y hubo 703 heridos.

Jueves 23 de Febrero de 2012

Buenos Aires.- Marcos Córdoba, el maquinista que conducía la formación 3772 de la línea Sarmiento que se accidentó ayer en la estación de Once, quedó imputado en la tragedia que provocó la muerte de 50 pasajeros y provocó heridas a otras 703 personas, mientras las pericias confirmaron que no estaba alcoholizado al momento de los hechos.

Así lo señalaron fuentes policiales y judiciales, quienes precisaron que esa imputación se desprende de las primeras actuaciones judiciales en la causa, más allá de cuál sea la decisión sobre una responsabilidad penal en su contra.

El motorman Marcos Córdoba fue sometido en las últimas horas a una serie de análisis para detectar si había consumido alcohol o drogas antes de la tragedia, en la habitación que ocupa en la clínica Fitz Roy, barrio porteño de Villa Crespo, donde permanece alojado con dos policías de custodia a raíz de las heridas sufridas, dijeron las fuentes a esta agencia.

Esos exámenes, considerados un procedimiento de “rutina”, dieron negativo, se añadió.

El dirigente ferroviario Rubén El Pollo Sobrero aseguró que el joven se encuentra con “prisión preventiva”, lo cual es técnicamente imposible porque la causa recién comienza a tramitarse.

Además, la acusación contra el joven tendría que ser formulada por la fiscalía a cargo de Federico Delgada y luego informada por el juez Bonadío en una indagatoria en la que el conductor de trenes pueda defenderse.

No obstante, fuentes judiciales explicaron que “es válida la imputación contra el motorman por ser el principal actor en el hecho, más allá de que después el juez decida avanzar con otra clase de imputaciones contra otros responsables”.

En esa lista podría incluirse a la empresa Trenes de Buenos Aires o al gobierno nacional, que hoy solicitó ser querellante, es decir víctima, se explicó.

Por lo pronto, el juez Claudio Bonadío visitó hoy la estación de Once para presenciar el lugar de la tragedia, que permanece vallado.

Bonadío fue acompañado por un grupo de policías con los que observó detenidamente el escenario y que le acercaron sugerencias sobre cómo habría ocurrido el accidente.

Más allá de esas opiniones, el juez Bonadío dispuso la formación de una junta de peritos oficiales constituida por dos expertos de la Universidad de Buenos Aires y uno de la Corte Suprema para que puedan explicar qué fue lo que ocurrió.

A ellos podrían sumarse “peritos de parte” y a tal efecto fueron notificadas la empresa TBA -que explota el ramal Sarmiento-, la secretaría de Transporte y la Comisión Nacional de Regulación del Transporte.

Los sindicatos que agrupan a trabajadores ferroviarios anunciaron que pedirán participar con peritos propios para determinar qué fue lo que ocurrió.

Mientras tanto, la Asociación Civil de Defensa del Pasajero y Usuario de Transportes (Adepaut) pidió a la Justicia que disponga la “inmediata intervención” de la secretaría de Transporte de la Nación “con motivo del estrago ocurrido en la estación Once”.

El fiscal Federico Delgado señaló que es “muy incipiente” la investigación penal y que lo primero a determinar será “cuáles fueron las causas de la tragedia”.

Si bien la causa todavía no habla de ningún delito, la hipótesis inicial apunta a la figura de “estrago”, un delito que castiga a quien cause un daño de grandes proporciones con una modalidad intencional (dolosa) o por negligencia (culposa). (DyN)

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario