Escenario

"Nosotros tocábamos mejor que los Soda, pero ellos tenían más prensa"

"Recuerdo esa canción", dirá algún cuarentón que pinta canas cuando escuche, precisamente, el tema con ese nombre. Es de Graffiti, la banda rosarina que sorprendió en los 80 y que hoy, a veinte años de...

Viernes 28 de Marzo de 2008

"Recuerdo esa canción", dirá algún cuarentón que pinta canas cuando escuche, precisamente, el tema con ese nombre. Es de Graffiti, la banda rosarina que sorprendió en los 80 y que hoy, a veinte años de su disolución, vuelve a los escenarios con sus integrantes originales. La cita es a las 21.30, en la sala Lavardén, Sarmiento y Mendoza. Y allí se comprobará, como cantaron en "Exhibición Condicionada", que "esta melodía no la pueden parar".

  "Nosotros tocábamos más que los Soda, pero la difusión para ellos era infernal. Empezamos a grabar en el mismo sello seis meses después que ellos grabaron su primer disco y fijate la diferencia entre las dos carreras", dice Eduardo Carbi, voz y baterista de la banda pop que surgió en 1985 y que hoy vuelve en su plenitud, de la mano de Ariel Pozzo (guitarra), Claudio Falzone (bajo), Ricardo Vilaseca (teclados) y Gul Rodríguez (batería).

  La imagen en retrospectiva va y viene durante el diálogo de Carbi con La Capital. "¡Mirá lo que conseguí recién!", dice mostrando el vinilo de "Exhibición Condicionada", primera producción de la banda, que rescató en un disquería céntrica a 50 pesos. "Salía más que uno de García, esto es una pieza de colección", comenta el músico de 48 años, que en los 80 caminaba por la peatonal Córdoba con su look new romantic, con rostro pálido, cabello con gel y piloto negro.

  "Estamos escuchando el material y todavía nos sorprende lo que hacíamos. Cada uno tocaba con cierto nivel, no eramos una banda trucha", asegura Carbi, quien hoy reside en Londres y toca la batería en Mozez, una banda de soft pop, y en el grupo de Howard Donald, uno de los vocalistas de Take That, de donde surgió Robbie Williams.

  "Graffiti se separa porque me voy a Alemania con Vilaseca en el 89. Era la entrega del poder de Alfonsín a Menem, los tiempos de La Tablada, el saqueo de supermercados y el mil por ciento de inflación", recuerda Carbi. "En ese momento desaparece CBS —prosigue—, que era el sello más importante del país y donde habíamos grabado nosotros, Charly, Soda, Cadillacs, Virus. CBS se convierte en Sony y el estudio donde habíamos grabado nuestro primer disco era el mismo donde grabó Gardel y donde se hicieron todos los discos de Sandro. Ahí pusieron una peluquería", detalla en un pincelazo explícito de la debacle argentina.

  Puertas adentro, en aquellos años eran inevitables las comparaciones. Y el clásico del pop rosarino era Identikit-Graffiti. Aunque Carbi lo desmienta: "No nos chocábamos, eso era mitológico, si hasta compartimos escenario muchas veces. La competencia era más de la gente que entre nosotros. Además, Rosario es un pañuelo, no te vas a llevar mal con un tipo que vive a la vuelta de tu casa".

  Para Carbi este regreso está lejos de cualquier especulación posterior. "Esto no lo hacemos con fines de lucro, ni para llamar la atención a un sello discográfico. Simplemente consideramos que nos debíamos este reencuentro y es hermoso revivirlo. De ahí en adelante todo puede ser posible. Lo importante —concluye— es que marcamos cuatro y Graffiti te arranca la cabeza tal cual como sonaba veinte años atrás". l

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});