Escenario

El lobizón enamorado vuelve a mostrar sus colmillos en un musical rosarino

"Nazareno Cruz y el lobo" vuelve a ver la luz, hoy en El Círculo, en una puesta en escena a cargo del Estudio de Comedias Musicales. Nora González Pozzi dirige la propuesta, que cuenta con más de cuarenta artistas.

Viernes 12 de Noviembre de 2010

"Nazareno Cruz y el lobo" vuelve a ver la luz en una puesta en escena a cargo del Estudio de Comedias Musicales. La directora Nora González Pozzi convocó a Juan José Camero, protagonista de la película de Leonardo Favio, y al bailarín Hernán Piquín para esta ambiciosa propuesta que podrá verse hoy, a las 21, en el teatro El Círculo (Laprida y Mendoza). Las funciones se reiterarán mañana y pasado mañana a la misma hora.

"Para mi fue un antes y un después en el cine nacional", aseguró González Pozzi sobre las razones de llevar a escena este trabajo, y añadió sobre la historia: "Tiene muchísimos años y no deja de tener magia. Cuando la vi me disparó muchas cosas, me pareció muy bella y pensé que algún día haría esa historia", contó la directora.

Aquel deseo se hizo realidad con una puesta en escena en la que participan más de cuarenta artistas. El elenco, además de Camero y Piquín, está encabezado por Ignacio Pérez Cortéz y Lucila Siryi como la pareja protagónica de Nazareno y Griselda. La música, a cargo de una orquesta en vivo dirigida por Leonel Luquez, pertenece a Lito Vitale y a Juan José García Caffi, autor de la banda de sonido de la película.

La pieza tiene los antecedentes de aquel filme que rodó Favio en 1975 y el texto para radioteatro de Juan Carlos Chiappe, pero según la directora la suya se trata de una propuesta original. "Es una versión libre, en tono folclórico, con raíces argentinas, si bien es una leyenda universal", apuntó la directora, quien destacó la disposición de Lito Vitale para colaborar en el proyecto.

Para conservar "el alma de la película" González Pozzi invitó a Camero que aparece en escena "como aquel Nazareno recordando lo que vio". En tanto, Piquín se sumará como el lobo en una incorporación con la que el bailarín se entusiasmó mientras dictaba cursos en la escuela que funciona en El Círculo.

Para Camero fue la oportunidad de reencontrarse con un personaje que marcó un hito en su vida: "De alguna manera están contando una historia que signó mi carrera en mis comienzos. Cuando me mostraron lo que hacían estos talentosos chicos no me podía insertar más que desde la humildad. Estoy agradecido de que me hayan invitado y por hacer un aportecito digno", contó el actor.

El intérprete explicó que “toda la puesta que hicieron esta maravillosa mujer que es Nora y los maestros de la Escuela es muy onírica, no es una copia fiel del «Nazareno» de Leonardo Favio”, dijo y añadió sobre su participación: “Es insertarme con agradecimiento como aquel Nazareno que fui, como un espectador de su propia historia en una estructura extraordinaria”.
  Sobre la vigencia del personaje señaló: “En realidad tanto el éxito como el fracaso son cosas difíciles de explicar, pero que no hayan superado nunca más la cifra de «Nazareno Cruz y el lobo» en cine es un dato que indica que esta fábula está en el corazón del pueblo y está muy presente en mucha gente”.
  Piquín, con una ajustada agenda laboral, se hizo tiempo para participar en la puesta. “Espectáculos así son muy difíciles de armar. Y que haya una persona como Nora que apoya todo esto me parece genial. En Buenos Aires uno tiene más oportunidades, pero acá hay que apoyar estas propuestas hechas con tanta calidad”, señaló el artista.
  Piquín recordó que visita Rosario desde que era estudiante del teatro Colón. Sin embargo esta ocasión es singular: “Vine muchas veces a bailar a El Círculo, pero que ahora me hayan llamando para bailar con una compañía local me llena de orgullo. Que piensen en mí, que no soy rosarino, es un enorme placer”, aseguró el artista. 

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS