Edición Impresa

"Un agravio inédito y preocupante"

La Procuración General de la Corte bonaerense, a cargo de María del Carmen Falbo, consideró ayer que el ataque de los vecinos contra el fiscal Enrique Lázzari "dificultó" la investigación del crimen y es un "agravio inédito y preocupante".

Viernes 17 de Abril de 2009

La Procuración General de la Corte bonaerense, a cargo de María del Carmen Falbo, consideró ayer que el ataque de los vecinos contra el fiscal Enrique Lázzari "dificultó" la investigación del crimen y es un "agravio inédito y preocupante".

El organismo que agrupa a fiscales y defensores oficiales de Buenos Aires consideró que el asesinato de Daniel Capristo fue un "lamentable episodio" y expresó su "solidaridad y compromiso institucional" con los familiares. Sin embargo, manifestó su "preocupación por el ataque sufrido por el fiscal porque no sólo terminó dificultando las primeras tareas de investigación, sino que representa una afrenta injustificada a la persona de este funcionario".

"El hecho se exhibe como un agravio inédito y preocupante al Ministerio Público y a la Justicia, que es una de las instituciones esenciales de toda república democrática", remarcó el organismo.

Una lógica idéntica. La Procuración expresó que "el Estado de Derecho no admite el linchamiento ni la Justicia por mano propia, ni puede tolerar pasivamente que los reclamos justos de los ciudadanos se canalicen por vías violentas, pues ellas no solo no aportan soluciones, sino que participan de la misma lógica que se pretende repudiar".

"La difícil tarea de administrar la conflictividad penal en territorios de marginación y desigualdad como el conurbano bonaerense, exige un gran esfuerzo que es el que hacen la mayoría de jueces y fiscales, no siendo los responsables principales de la inseguridad", destacó.

En ese sentido, manifestó que "la brutal agresión al fiscal, que no pretendía más que ejercer su función dirigiendo la investigación en pos del esclarecimiento del hecho y castigo a los responsables, aparece como una reacción que debe objetarse desde todo punto de vista".

En tanto, el ministro de Justicia bonaerense, Ricardo Casal, sostuvo que el funcionario "se constituyó en el lugar del crimen 10 minutos después de ocurrir el hecho y en vez de ser bien recibido porque iba en tiempo y forma a cumplir con sus funciones fue agredido y hoy está internado en un hospital con fuertes golpes en la cara".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS