Edición Impresa

Tristemente célebre

Como rosarina siento pesar por lo que sucede día tras día en la ciudad que se transformó en una de las más violentas, ya no sólo del país sino del mundo. A los responsables políticos se los...

Jueves 03 de Abril de 2014

Como rosarina siento pesar por lo que sucede día tras día en la ciudad que se transformó en una de las más violentas, ya no sólo del país sino del mundo. A los responsables políticos se los escucha, tanto en discursos como en entrevistas en los medios, decir siempre lo mismo. Describen lo que ya todos conocemos hasta el hartazgo. Dibujan con palabras planes que parecen dar algún indicio de solución, pero todo queda reducido a la retórica, ya que en la práctica no se ve ningún avance. El resultado de la nefasta ecuación formada por la ineptitud, la corrupción y la impunidad está a la vista. Rosario, cuna de nuestra enseña patria, donde el homenaje a ésta y a su creador está plasmado arquitectónicamente en el Monumento que es el emblema de la ciudad, hoy es tristemente célebre por el grado de delitos y violencia que invade sus calles y que somete a sus habitantes a un grado de inseguridad superlativo. Señores políticos, estamos frente a un problema de vida o muerte, es hora de que se hagan cargo del mismo con la responsabilidad que la ciudadanía exige y necesita imperiosamente. Les recuerdo que ya estamos en la escalofriante cifra de una muerte violenta cada dieciocho horas.

María Cristina Grecco
DNI 6.730.357

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario