Edición Impresa

Pami, no todo está perdido

En el pasado mes de enero, debí someterme a una compleja operación de columna (la tercera en mi haber) que me provocó una gran incertidumbre y precoupación previa. Pero la misma pudo realizarse exitosamente gracias a la autorización y buena...

Miércoles 02 de Abril de 2014

En el pasado mes de enero, debí someterme a una compleja operación de columna (la tercera en mi haber) que me provocó una gran incertidumbre y precoupación previa. Pero la misma pudo realizarse exitosamente gracias a la autorización y buena predisposición de la doctora Irina Morel, médica auditora de Pami, en el Sanatorio Plaza; y al notable profesional que es el doctor Diego Renzi, quien con su sapiencia me devolvió la calidad de vida. Además, él nunca perdió de vista el debido trato al paciente, lo que se logró por su bonhomía y don de gentes. Por último, quiero agradecer al Sanatorio Plaza y a su notable personal de enfermería, por el buen trato que me dispensaron.

Jacinto José Olivé / DNI 6.058.268

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario